Uruguay |26 abril, 2019

Lecheria | ¿En qué hay que trabajar para mejorar la competitividad de la lechería porteras adentro?

Sin dejar de reconocer los altos costos y otros problemas de competitividad que enfrenta Uruguay, el Ing. Agr. Edgardo Cardozo, asesor de establecimientos lecheros y exsubsecretario del MGAP, señaló aspectos que se pueden ajustar para que los tambos tengan mejores resultados.

Sin dejar de reconocer que hay grandes problemas por los altos costos, que quitan mucha competitividad al sector productivo uruguayo, el Ing. Agr. Edgardo Cardozo, asesor de establecimientos lecheros y corrales de engorde, dijo en entrevista con Agronegocios Sarandí que también hay que trabajar porteras adentro.

Señaló que hay una estructura de costos de la leche que es muy alta, que entre 50% y 60% de los costos corresponden a alimentación y mano de obra, y por lo tanto hay que hacer mucho hincapié en el uso de comida barata. “Debemos concentrarnos mucho en la producción y cosecha de pasto. Hay muy buena información en el país sobre la producción y mezcla de pasturas”, dijo.

Dijo que también hay que trabajar mucho en la educación. “En los últimos años vimos una evolución tecnológica muy importante y no hay gente preparada para operar esos equipos. De lo contrario, se hace un uso muy ineficiente de esas herramientas. Esos dos aspectos, groseramente, constituyen el 60% de los costos internos del tambo”, aseveró.

La industria

Agregó que Uruguay no exporta leche, sino productos lácteos, y por eso es importante que la industria evolucione de una forma más rápida de lo que lo está haciendo. “En el mundo se están creando productos a partir de la leche y generando valor. Seguimos exportando leche en polvo como commoditie, que tiene poca posibilidad de valorizar la leche que producimos”, sostuvo.

Admitió que para un país que exporta 70% de la producción, los quesos y la leche en polvo son productos indispensables, pero dijo que hay que desarrollar otros productos a partir de la leche líquida de los tambos, generando mayor valor agregado en los mercados.

Genética y alimentación

Cardozo explicó que la genética tiene una influencia muy menor en términos de comportamiento reproductivo del rodeo, porque las características reproductivas tienen baja heredabilidad, a diferencia de la producción de leche, porcentaje de grasas o proteínas.

“Los magros registros están más asociados a factores de manejo. Me animaría a decir que nos hemos preocupado mucho en mejorar la producción (de leche), pero no hicimos un ajuste de las necesidades nutricionales del ganado”, analizó.

Observó que hay vaquillonas nuevas que paren, que en su lactancia dan entre 5.000 y 7.000 kilos de leche, por ende a los dos o tres meses están superando los 30 litros diarios, pero no se les está dando el cuidado que necesitan, para minimizar las pérdidas de peso que siempre ocurren. “No hay ningún animal que pueda comer lo que necesita para dar 30 litros de leche. Lo hace a expensas de lo que consume, más la remoción de su tejido, grasa y músculo”, dijo.

Señaló que si se quiere preñar una vaca a los 90 o 100 días de parida, para tener un intervalo interparto de un año o 13 meses, hay que considerar que en los primeros 100 o 120 días es cuando la vaca da su pico de producción.

“La vaca pare, que es un estrés brutal, sobre todo para animales jóvenes, la estamos desafiando para que maximice su producción de leche, pero no estamos dándole de comer la cantidad y calidad de alimento que necesita”, dijo Cardozo.

Agregó que la selección se hace para que produzca leche, proteína y grasa, “y entonces estamos viendo que parte de su balance corporal es negativo y muy marcadamente negativo, y lo primero que reciente es su comportamiento reproductivo. Y gran parte del problema está ahí”.

Mimar a las vaquillonas

Cardozo sostuvo que ajustar el manejo implica tener un cuidado muy especial de ese ganado, a los efectos de, al menos, minimizar ese balance negativo, en términos diarios, que la energía sea la máxima que pueda consumir en una dieta balanceada. Pero que además el balance negativo sea lo más corto posible en el tiempo, a sabiendas de que nunca logrará pasar a tener un balance positivo, nunca antes de los 70 o 90 días, según el volumen de producción de leche de la vaquillona.

Dijo que estos problemas también ocurren en la ganadería de carne, donde baja considerablemente el porcentaje de preñez en segundo entore, porque las vaquillonas de primer parto no son cuidadas como merecen.

Cardozo contó su experiencia como asesor en la firma San Marcos, donde trabaja hace 30 años. Allí uno de los tres tambos es exclusivo para vaquillonas, con un tratamiento especial de esa categoría.

San Marcos, de Nilo Pérez e Hijos SG, realizará un remate de vaquillonas Holando este viernes, en San José, con negocios a cargo del escritorio Soria Negocios Rurales.

Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas