Lo que sí se sabe es que un sector crítico como el lácteo no la está pasando bien en ninguna parte del mundo, y aquellas regiones donde la enfermedad está en su punto más alto se siente de forma particular.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La lechería mundial no ha dado señales positivas. Si bien China parece que comienza a dar los primeros pasos hacia la recuperación luego de la crisis por la pandemia Covid-19, es muy incipiente y nadie se anima a dar nada por hecho. Lo que sí se sabe es que un sector crítico como el lácteo no la está pasando bien en ninguna parte del mundo, y aquellas regiones donde la enfermedad está en su punto más alto se siente de forma particular. Mientras tanto, productores e industria, tratan de resistir.
En los últimos días el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA) divulgó una serie de artículos de analistas o publicaciones internacionales en los que se destacan las difíciles situaciones del sector en todo el mundo.
El 2 de abril AHDB Dairy publicó un análisis de Patty Clayton sobre las caídas en los precios al productor en Reino Unidos, al día siguiente un reporte de Dairy News sobre la Unión Europea, el 4 de abril el artículo de P.J. Huffstutter en Reuters sobre la caída del mercado en Estados Unidos, y el miércoles 8 una nota de Farmers Weekly sobre el último evento de Fonterra (éste últimos lo compartimos en un artículo aparte).
Ningún área de la economía mundial está en una situación fácil, y eso incluye al sector lechero mundial.
REINO UNIDO: ¿QUÉ HAY DETRÁS DE LAS FUERTES CAÍDAS EN LOS PRECIOS AL PRODUCTOR?
En Reino Unidos los productores observan y se preguntan por qué los precios bajan en algunos contratos cuando la demanda del consumidor aumenta. Patty Clayton lo explica en un análisis publicado por AHDB Dairy.
Afirma que los consumidores pasaron a de comprar en los servicio de alimentos al comercio minorista, lo cual creó una gran división en la industria láctea, particularmente en el sector de la leche líquida.
La pérdida rápida de un número significativo de clientes y los pagos retrasados ??o cancelados por pedidos enviados anteriormente, han afectado seriamente los flujos de efectivo para estos negocios. Si bien algunos de estos negocios han podido desviar la leche a otros mercados o productos almacenables, este no ha sido el caso para todos.
No todos los procesadores tendrán acceso a los compradores minoristas, ni es un proceso sencillo mover la leche de un uso a otro, señala Clayton.
Agrega que los constantes cambios en los precios de la leche son reacciones a corto plazo ante el impacto del cambio repentino y severo en nuestros mercados. El anhelado equilibrio se llevará a cabo a través de las ventas de leche al contado, ejerciendo la presión del aumento de los volúmenes de leche en unos pocos procesadores que se encuentran sin demanda pero con entregas continuas.
Parte de la leche se venderá en los mercados minoristas, pero probablemente el exceso se use para producir productos almacenables como leche en polvo, manteca y queso. También es probable que los márgenes del procesador permanezcan bajo presión, con desafíos de flujo de efectivo y costos de almacenamiento potencialmente crecientes si la demanda permanece limitada por un período prolongado de tiempo, concluye.
UNION EUROPEA Y EL APOYO AL MERCADO LÁCTEO.
Dairy News señala que algunos estados miembros tomaron medidas unilaterales para apuntalar la caída de los precios del mercado, en contravención de las normas de la Unión Europea (UE). Es el caso de Francia e Italia que se vieron obligados a intervenir y tomar las medidas necesarias para proteger sus mercados nacionales de leche.
Los precios de la leche han caído debido a la pandemia y algunos actores lácteos solicitan que Europa actúe al respecto para coordinar la acción de todos los estados.
Un ejemplo de la caída de los precios es el de la leche en polvo descremada cuyo valor promedio en la UE cayó un 16 % (a 2.180 euros la tonelada).
Italia y Francia toman medidas unilaterales y eso alarmó a la lechería comunitaria porque no está permitido por la normativa interna de la UE.
Otros actores advierten que se ha producido un colapso en la solidaridad del mercado de la UE, lo que es un gran riesgo para la integridad del mercado único de productos lácteos.
Por otra parte se teme que el la leche en polvo descremada caída por debajo del precio de intervención que es 1.698 euros la tonelada. Si cae más a ese nivel la UE se obliga a comprar cualquier polvo ofrecido en intervención hasta finales de septiembre, hasta un máximo de 109.000 toneladas. Entre 2015 y 2017, la UE acumuló 380.000 toneladas de LPD.
CAÍDA DEL MERCADO EN ESTADOS UNIDOS.
Con el cierre masivo de escuelas y restaurantes los productores no consiguen colocar la leche y no tienen más remedio que desecharla. Otra dificultad adicional es que las empresas de transporte están tratando de conseguir conductores para los camiones, informó Reuters.
El negocio de los lácteos se vio afectado con más fuerza y ??antes que otros productos agrícolas porque los productos son altamente perecederos: la leche no se puede congelar, como la carne, ni guardarse en un silo, como el grano.
Las cooperativas lácteas supervisan la comercialización de leche para todos sus miembros y se encargan de la logística de envío. Se le pagará por la leche que están tirando, pero los pagos para todos los miembros de la cooperativa se verán afectados en breve por la pérdida de ingresos.
Land O’Lakes Inc. y Foremost Farms USA son dos cooperativas de productores que han advertido a sus socios que se deben deshacer de la leche. Foremost Farms USA fue más lejos, hace unos 20 días comunicó que “ahora es el momento de considerar un poco más el sacrificio de los rebaños”. “Creemos que la capacidad de recoger y procesar su leche podría verse comprometida”.
Foto AHDB.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas