México |29 diciembre, 2017

producción | En riesgo la producción quesera en Hidalgo

Productores de quesos de la región de Tulancingo, en el estado de Hidalgo, prendieron el “foco rojo” para alertar a las autoridades gubernamentales, toda vez que desde hace años enfrentan una crisis que se ha agravado por la competencia desleal que se les ha venido encima por dos vertientes: la importación de productos lácteos y la elaboración clandestina.

Autor:
Fuente: El Sol de Hidalgo
Link: https://www.elsoldehidalgo.com.mx/local/en-riesgo-la-produccion-quesera-en-hidalgo

Al respecto, Enrique Meléndez, productor de leche y queso en el Establo San Luis, explicó que poco a poco han desaparecido algunos establos y advirtió que otros están en riesgo de correr la misma suerte.

Por ello es que hoy, tras varias reuniones con otros productores, han coincidido en que requieren mayores apoyos para hacer frente a las circunstancias adversas que les amenazan.

Como ejemplo de las acciones que afectan a quienes producen quesos en la región de Tulancingo, subrayó la importación de la leche en polvo y el uso de grasa vegetal. Con esos insumos se pierde la calidad de un buen queso, y ello permite que mientras los productores tradicionales venden su producto en 120 pesos, la competencia desleal lo puede ofertar en 60 pesos.

Ingreso económico para cientos de familias

En Tulancingo hay productores de bovinos leche, ovinos carne, porcicultores, apicultores y engordadores de bovinos, con un aproximado de 700 productores pecuarios; un total de 3 mil 200 jefes de familia realiza actividades económicas en este sector primario de manera directa y es su único o mayor ingreso económico, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI, en su censo de 2010.

El inventario de bovino-leche para el año 2015, según datos de la SAGARPA, fue de casi 14 mil cabezas, con las cuales se logró una producción de 18 mil toneladas con un valor económico pagado al productor de 70 millones de pesos, en este municipio.

Más del 80 por ciento de la producción de leche fluida se emplea en la agroindustria local para la fabricación de quesos, habiendo registradas 71 empresas en el Valle de Tulancingo, aunque en esta ciudad se censan 26 productores que operan en Jaltepec, Cebolletas, Santa Ana Hueytlalpan, Rojo Gómez, Plan de Ayala, Huapalcalco, Huajomulco y Centro, pero pudiera haber más que operan en la clandestinidad.

Cabe citar que hay cuatro concentraciones importantes, considerando que el municipio de Acatlán tiene dos grandes: la primera está ubicada en las cercanías de la cabecera municipal y agrupa 16 queserías, y la segunda está localizada en La Peñuela, con 12 establecimientos.

De las otras dos, una se encuentra en los límites de Acatlán y Tulancingo, en las cercanías de la carretera Tulancingo-Acatlán, y la última se establece en la zona de Huapalcalco.

HISTORIA DE ÉXITO

Para el productor de leche y queso, Enrique Meléndez, del establo San Luis, hay riesgo de que desaparezcan varias empresas, sobre todo por la competencia desleal y la crisis generalizada.

“La empresa familiar inició con mi abuelo Tomás Santos hace 70 años; tenía apenas una vaquita; luego siguieron mis papás con la tradición y establecimos una unión de producción agropecuaria”.

Ahora, el hato ganadero es de 350 bovinos, de los cuales 120 producen leche (cada una, en promedio, 22 litros al día). Es decir, 2 mil 400 litros al día, con los que se puede hacer hasta 240 kilos en queso tipo Chihuahua, Oaxaca o algún gourmet, por cierto muy solicitados por la comunidad judía, considerando que por cada 10 litros se produce un kilo. Aunque no es la única vocación, igual está el yogurt, los dulces tradicionales y otros.

Refiere que hay momentos en que el forraje es de óptima calidad y llegan a 24 litros, aunque luego merma, por la calidad del mismo, pero siempre se complementa con suplementos de primera y alimento balanceado. El objetivo es dar al cliente calidad.

CRISIS PARA LOS PRODUCTORES

“Desafortunadamente la crisis ha hecho que muchos establos hayan desaparecido; en los últimos 10 años, 20 establos”, estimó.

Las grandes productoras tienden a desaparecer, pero a consecuencia del Tratado de Libre Comercio, hace 25 años, empezaron a mermar los hatos ganaderos.

La crisis, reconoce Enrique Meléndez, ya tiene muchos años, siendo un lastre para ellos, y a eso se suma la competencia desleal y la introducción de leche en polvo, proveniente de Estados Unidos, “eso hace que se venda en México a precios económicos; en este país no hay subsidios como los que se tienen en aquel.

“Nosotros cerramos el ciclo, desde la siembra, cosecha y producción, y eso es lo que hace que el producto sea de calidad, lo malo es cuando hay quien no cumple todo el proceso y entonces ocupa esa leche en polvo para los quesos y los malbarata.

“Usan además grasa vegetal y entonces encuentras quesos de 60 pesos, cuando su valor real es de 120; lo reducen hasta 50 por ciento”.

Aunado a las erogaciones de gas, luz, sueldo de empleados, entre otros tantos gastos, por ejemplo cuando una parte mecánica falla, hay que invertir en las piezas, que por lo regular son extranjeras, y se pagan en dólares o en euros.

“El proceso debe ser clarificar, pasteurizar, calentar la leche, inocularle un cultivo, empacado al vacío; son normas que deben cumplirse”.

El riesgo es la enfermedad intestinal y hasta salmonella, entre otras.

Para el entrevistado, su trabajo, que inicia a las 4:30 de la mañana, representa una tradición y amor a lo que tanto les ha costado como familia. “La ganancia es mínima, es demasiado el trabajo y la inversión”.

EL PROBLEMA DE LACTOSUERO

La producción y procesamiento de leche para la elaboración de quesos en el Valle de Tulancingo es una actividad que contribuye de manera importante al desarrollo económico y social de la región, pero, en sentido negativo, genera un alto impacto al ambiente, tanto al suelo como a los ríos, y al entorno en general.

Se estima que se generan 400 mil litros diarios de lactosuero en la región; 61 por ciento proviene de las empresas queseras de Acatlán, 29 por ciento de las de Tulancingo, y 10 por ciento de las de Santiago Tulantepec y Cuautepec.

La derrama irracional de lactosuero (líquido obtenido tras la coagulación de la caseína de la leche), sobre todo a cielo abierto, ocasiona deforestación y degradación, además de polución en los cauces.

Lo anterior, de acuerdo con el estudio Alternativas a la problemática ocasionada por lactosuero en el Valle de Tulancingo, realizado por investigadores de la Autónoma de Chapingo, que cita que tan solo en el Valle se producen 546 mil 700 litros de leche de vaca para la elaboración de queso y otros productos lácteos.

NO HAY SANCIONES

A la fecha, la Delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, en voz de su titular, Emilse Miranda, subrayó que no han emitido sanciones, que eso compete a la Comisión Nacional del Agua.

El lactosuero es vertido al drenaje, a ríos y zanjas de la región, provocando así una gran contaminación no solo del suelo, sino del aire; de hecho, nada se sabe sobre la medición del impacto ambiental.

Se crean focos de contaminación debido a que el subproducto propicia el desarrollo de innumerables grupos de bacterias patógenas y favorece la presencia de fauna nociva.

De la totalidad del lactosuero generado, se considera que un cierto porcentaje es utilizado para la alimentación del ganado, como lo hacen la familia Meléndez Santos, de la tienda La Preferida, y otros productores de la zona.

PAPEL DETERMINANTE

Como dijo Enrique Meléndez, en las últimas dos décadas han desaparecido los grandes establos que caracterizaron a la Cuenca Lechera de este Valle de Tulancingo, pero aun así, la producción de leche es una importante fuente de empleo e ingreso para los productores rurales del municipio.

La agroindustria de lácteos, como lo son fábricas de queso, brindan valor agregado a la leche fluida y prolongan la vida comercial no solo en la región, sobre todo porque el producto se destina igual a otras partes del país, especialmente a la Ciudad de México, en algunos casos con la comunidad judía, pues incluso rabinos son testigos de cómo se procesan los mismos; al menos en el rancho de la familia Meléndez Santos supervisan la ordeña, para que ellos elaboren su producto kósher. Lo mismo sucede en la Universidad Autónoma del Estado, en la Productora Universitaria de Lácteos, PROUNILAC.

Es que la cuenca lechera ha otorgado un papel determinante en la actividad económica del municipio. Se sigue apostando a la tecnificación de los productores lácteos.
“ En las reuniones con compañeros productores hemos coincidido en que se requiere de apoyo a fin de hacer frente a los productos importados que afectan los mercados local, regional y nacional. Eso redundará en ser más competitivos”.

OBJETIVO DE ALCALDÍA: REGULARIZARLAS

En Tulancingo hay una buena producción de quesos de gran calidad, por eso se ha caracterizado por muchos años esta cuenca.

Pero, como se dijo, se enfrentan los establecidos a la competencia desleal, a quien trabaja en la clandestinidad, y que incluso no pudieran cumplir con todos los requisitos y normativas, además del costo de los trámites con Medio Ambiente, permiso de uso de suelo, licencia municipal.

De hecho, en la alcaldía, se reconoció, aunque hay un censo de 26 productoras, se estima haya más, y se trabaja en ello a fin de regularizarlas.

EL RESPALDO GUBERNAMENTAL

Ha habido algunos programas de apoyo al sector empresarial, con el objetivo de beneficiar a empresas del sector agroalimentario para participar en implementación y certificación en sistemas de gestión de calidad e inocuidad, que les permita incrementar su competitividad e incursionar en el mercado nacional e internacional, aunado a que se promueve a las empresas hidalguenses en encuentros de negocios y eventos nacionales, exteriorizaron en la Secretaría de Desarrollo Económico, SEDECO, en la entidad.

También identificar canales de distribución para impulsar y promover la oferta de productos hidalguenses en tiendas departamentales, autoservicio y especializadas.
En Tulancingo se ha apoyado a empresas con capacitación y encuentros de negocios con cadenas de autoservicio.

Destacan: dos de lácteos, una de quesos y otra de yogurt, de las marcas Mangibone, La Manchega, Lactel y Carmina.

 

Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas