En el Mercado Municipal de Valera el kilo de queso duro se encuentra desde 2.500 hasta 2.700 bolívares. Los comerciantes explicaron que en una semana podría llegar a los 3.900, apenas 600 bolívares por debajo del salario mínimo oficial.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Los mayoristas indicaron que los productores aumentan los precios dos veces por semana debido a la variación en el precio de los insumos | Foto: María Gabriela Danieri

El precio del queso en el estado Trujillo cuesta más de medio salario mínimo, y de acuerdo con los comerciantes del Mercado Municipal de Valera, podría superarlo a mediados de enero.

Actualmente el kilo de queso duro está entre 2.500 y 2.700 y el semiduro, entre 2.000 y 2.500 bolívares soberanos. Esta situación obliga a los ciudadanos a adquirir menos cantidad de este alimento o incluso reemplazarlo por cuajada o requesón, cuyo precio oscila entre 1.100 y 1.400 bolívares.

José Hernández, propietario de una charcutería en el mercado de Valera, detalló que el precio del queso sube dos veces por semana, debido a la variación en el precio de los insumos. Sus proveedores, productores de Sabana Grande, en el municipio Miranda, y de Mene Grande, en el estado Zulia, le ofrecieron queso duro en 3.000 bolívares para la próxima semana.

Deberá colocarlo, con una ganancia de 30 %, en 3.900 de venta al público. Apenas 600 bolívares menos que el salario mínimo oficial, fijado en 4.500 el pasado noviembre. “Los productores le dicen a uno que la leche, la sal y otros insumos le suben. Yo a veces le gano el 20 % para no ponerlo tan caro, y legal con facturas, porque si viene el Sundde lo puedes perder”, dijo.

Estos aumentos progresivos son la causa de la caída del 50 % de las ventas con relación a años anteriores. “Está fuerte. Espero que un día Dios quiera y los del Gobierno se pongan la mano en el corazón y piensen en el pueblo”, expresó.

Pablo Montilla, comerciante minorista, comentó que apenas compra tres quesos para vender, pues debido a la hiperinflación apenas sobrevive. Se le dañó la nevera y no ha podido arreglarla.

Compran menos

Soraida Matheus, usuaria de una charcutería, comentó que siempre trata de llevar queso a su casa, pero dependiendo del precio lleva uno o medio kilo. “Como todos los alimentos, este sube todos los días, pero no podemos dejar de comprarlo”, relató.

Yoleida Suescun dijo que ella lo compra porque su esposo, quien está fuera del país, le envía dinero para mantener a sus dos hijos. “No vale la pena trabajar por un sueldo mínimo que ni te alcanza para queso y mortadela”, explicó.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas