Argentina |9 abril, 2019

La Serenísima | Entró en crisis el plan subsidio cruzado de La Serenísima

La razón por la que falta leche barata en las góndolas.

El faltante de leche La Armonía, algo que desde hace días se nota especialmente en los supermercados de Capital Federal, puso bajo la lupa a La Serenísima, la marca emblema de Mastellone Hermanos SA.

Los sachets de la marca alternativa del gigante lácteo son los únicos incluidos en el programa Precios Cuidados. Y la vorágine inflacionaria en un país con más del 30% de sus habitantes sobreviviendo bajo la línea de pobreza colocó a estos productos entre los más demandados en el día a día.

Así, mientras que la leche La Armonía en sachet se comercializa a $25,47 el litro, el resto de los productos elaborados por Mastellone Hermanos SA cotiza con comodidad por encima de los $42.

A la hora de evaluar el por qué de la repentina “desaparición” de la marca barata de las góndolas, fuentes del segmento lácteo consultadas por iProfesional pronosticaron que la compañía dueña de casi el 70% del negocio de la leche desacelerará el ritmo de procesamiento hasta discontinuar la línea.

En todos los casos, los nombres interpelados señalaron que la persistencia de La Armonía dentro de Precios Cuidados sólo podría mantenerse en un contexto de consumo sostenido del resto de las marcas de La Serenísima, que son las que mantienen la ecuación financiera como para que la marca barata siga presente en las góndolas. La mala noticia es que hoy ocurre todo lo contrario.

La merma que exhibe la comercialización de las líneas más caras de Mastellone Hermanos SA, destacan analistas y expertos, limita cualquier posibilidad de seguir “subvencionando” sachets a 25,47.

“Si la intención del Gobierno es continuar manteniendo una línea de leche barata, debería poner fondos para sostener ese precio. La Serenísima viene perdiendo millones y la realidad es que con los costos que enfrenta y la presión impositiva que hay, es una utopía ofrecer un sachet a 25 pesos. Casi el 50 por ciento del precio final de la leche en góndola se lo queda el Estado en impuestos. Para cualquier empresa sostener un precio bajo se hace imposible”, dijo a iProfesional Manuel Ocampo, referente de la Asociación de Productores de Leche (APL).

Ex vicepresidente de SanCor, productor y hombre cercano a Federación Agraria Argentina (FAA), Walter Martino también reconoció ante iProfesional el peso de los impuestos y el alza permanente de costos como variables determinantes a la hora de sostener una leche barata.

“Hoy prácticamente no existe una empresa de tamaño relevante que no esté operando con números en rojos. Ni hablar el caso de La Serenísima. Las únicas lácteas que pueden mostrar algún indicador positivo son las que, lamentablemente, operan con cierta marginalidad; es decir, las que compran parte de la materia prima en negro. De lo contrario es imposible. La crisis del consumo está complicando el funcionamiento hasta de las compañías con mayores espaldas del sector”, comentó.

Números que no cierran

Mastellone Hermanos SA viene de concluir 2018 con pérdidas por casi $2.000 millones. Se trata, en términos reales, de uno de los mayores rojos de su historia.

Ni siquiera el escenario negativo de SanCor le permitió tener un mejor año. En el 2017, su desempeño había sido diferente, con ganancias por $1.156 millones.

Según reconocieron muy cerca de la empresa, sus resultados se vieron afectados por la combinación de la fuerte y abrupta devaluación del peso y la intensa caída en los niveles de consumo de productos lácteos en el mercado interno.

“Aunque es cierto que hay complicaciones de abastecimiento por cuestiones estacionales, antes que leche en general lo que falta es producto barato. Las empresas no pueden sostener una propuesta así sin encarecer el resto de sus marcas y La Serenísima no escapa a eso”, sostuvo a iProfesional Daniel Villulla, gerente de Caprolecoba, cámara que nuclea a productores de la cuenca oeste de la provincia de Buenos Aires.

En sintonía con el resto de las voces consultadas, el directivo sostuvo que las complicaciones para el sector se intensifican a partir de un consumo que viene golpeado el escenario macroeconómico. La merma se concentra mayormente en los artículos lácteos que se ofrecen por fuera de Precios Cuidados.

“Si La Serenísima no logra vender en cantidad sus productos a precio real, ¿de qué manera puede seguir sosteniendo una leche barata? Es imposible cubrir el costo de mantener un producto a precio muy barato si no hay venta sostenida de etiquetas más caras. Eso es un poco lo que estamos viendo. Empresas y productores la tienen cada vez más difícil”, expresó.

Por el lado de Mastellone Hermanos SA, desde la compañía transmitieron a iProfesional la decisión de no efectuar declaraciones. Más allá de esta posición, fuentes cercanas a la láctea reconocieron la creciente preocupación ante las quejas que distintas organizaciones sociales vienen elevando contra La Serenísima por la “suba injustificada y exponencial” de sus etiquetas de leche.

La semana pasada, y por poner un caso, Barrios de Pie denunció a la empresa ante la Secretaria de Comercio por sus últimos aumentos, además de acusar a Mastellone Hermanos SA de “uso ilícito de la posición dominante de la que (la firma) goza en el mercado minorista”.

Mercado lácteo, en crisis

En paralelo a lo que ocurre en torno a La Serenísima, lo cierto es que la lechería en general atraviesa un momento para el olvido.

Según datos del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), la producción nacional de leche fluida disminuyó más del 10% en el inicio de 2019 por variables como las altas temperaturas y distintas inundaciones sucesivas en cuencas clave.

“Habitualmente la producción alcanza su pico de mínima en el mes de abril, por lo cual el descenso –de principios de año– continuará. De persistir las condiciones meteorológicas de principios de año puede que se acentúe, siendo entonces factible que la disponibilidad de materia prima sea inferior al año anterior (6% a 8% en 1° cuatrimestre). Esto, sumado a una mejora en el plano internacional (tipo de cambio y precios) redunde en una fuerte puja de la demanda por materia prima”, alerta OCLA en su informe sectorial de marzo.

“Según la proyección realizada por las empresas que representan alrededor del 60% de la producción total del país, las caídas interanuales ya constatadas en enero pasado persistirían hasta mayo inclusive”, añade.

Atento a estos guarismos Villulla, de Caprolecoba, añadió aspectos que todos los años tallan en el funcionamiento del mercado doméstico.

“La curva de producción cae a partir de diciembre y esa baja sigue hasta abril inclusive, que es cuando vuelven los partos de las vacas. Es histórico. En cambio, la curva de consumo va hacia arriba cuando comienzan las clases. Basta alguna complicación adicional para que surja algún ruido en el abastecimiento”, explicó.

Para el directivo, los faltantes notificados en distintos puntos de la Argentina representan un “inconveniente transitorio”. “Año tras año, la producción resulta deficitaria respecto del consumo interno en el primer semestre. Ya en el segundo, aparece el excedente. Es algo usual”, remarcó.

Más allá de este problema histórico, los tambos vienen funcionando con dificultades, las cuales se intensificaron mayormente a partir de 2018.

“Por dificultades económicas y financieras, los productores bajaron la cantidad y calidad del alimento destinado a los animales. Y aumentó la venta de vacas lecheras para faena. Eso generó un menor stock de leche en el segundo semestre del año pasado. Si sumamos ese menor excedente a la curva hacia abajo que tiene lugar cada año, más las complicaciones climáticas, entonces no resulta raro que exista algún sobresalto en determinadas instancias de abastecimiento”, concluyó.

Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas