Cada 8 de setiembre se recuerda en nuestro país el Día de la Industria Nacional, fecha en la que, además de reconocer y valorar la labor que desempeñan los trabajadores industriales, se destaca el importante crecimiento que ha permitido el sector, puesto que ha generado mucha mano de obra laboral, y lo sigue haciendo conforme pasan los años.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Erno Becker, titular de la Cámara Paraguaya de Industriales Lácteos.
Erno Becker, titular de la Cámara Paraguaya de Industriales Lácteos.

En este contexto, El Nacional entrevistó al presidente de la Cámara Paraguaya de Industriales Lácteos (Capainlac), Erno Becker, quien sostuvo que la industria ha generado la oportunidad de que productores de granja, de tambos, puedan salir al mercado nacional e internacional con su elaboración, para que en efecto estos puedan ser consumidos. Sostuvo que la industria es uno de los eslabones más importantes del sector.

“La industria es el segundo eslabón y viene a ser el más importante del sector lechero porque hoy día la industria tiene que producir lo que el consumidor quiere, tiene que satisfacer sus gustos, su placer, su deseo. Entonces, la industria está constantemente desafiada a trabajar en mercado, a hacer investigación de mercado, a trabajar fuertemente con el departamento de marketing que es una de sus dependencias, y producir un producto lácteo que quiera el consumidor”, dijo.

“Tenemos que decir que hemos incluido la cadena productiva donde el primer eslabón es el tambero, en donde esos pequeños y grandes productores están participando de la producción lechera, desde una vaca hasta mil vacas y entonces esa es una característica muy particular paraguaya por lo que somos solicitados por otros países en las charlas y conferencias, a modo de multiplicar aquel modelo un poco extinguido en los países vecinos como Brasil, Uruguay o Argentina”, agregó.

Pequeñas familias

En este contexto, mencionó que la lechería paraguaya tiene la connotación económica que es para pequeñas familias. “Por ello trabajamos entonces con el Gobierno, en un modelo de asociación público-privada desde hace 20 años. Estamos así trabajando en conjunto con el Viceministerio de Ganadería, con Senacsa como entidad de control, con el INAN para siempre tener una certificación de nuestros productos, y así el productor tiene una asistencia técnica tiene un modelo de manejo animal, que le permite tener un ingreso adicional”, puntualizó.

La Cámara Paraguaya de Industriales Lácteos celebra el día de la Industria Nacional.(Foto Más Encarnación).

La Cámara Paraguaya de Industriales Lácteos celebra el día de la Industria Nacional. Foto: Más Encarnación

Señaló que actualmente también hay muchas mujeres que forman parte de este flujo de trabajadores del sector de la leche. “Vamos produciendo leche con el autoabastecimiento nacional, tenemos ya un 15 % de excedente que exportamos”, explicó.

Uno de los desafíos dentro del sector es que los pequeños productores aprendan a inmiscuirse con mayor precisión en el modelo más eficaz y competitivo. “El principal limitante que tenemos en la producción lechera es producir alimentos para el ganado. Tenemos que trabajar con las instituciones, enseñarle al productor sobre tener un buen cultivo de maíz. No para vender en granos sino para darle a la vaca un alimento húmedo, que ensilamos, lo enterramos bajo tierra y le damos de comer todo un año si se hace suficiente”, detalló.

Explicó por otra parte que existe un excedente de productos lácteos que a fin de no desperdiciar se exporta a varias partes del mundo, como países de Centro América, Medio Oriente, Brasil, entre otros. “Brasil es nuestro principal comprador de leche en polvo”, precisó.

Exportaciones

Respecto a las exportaciones, dijo que significan alrededor del 15 % de la producción nacional, y existe un ingreso de divisas por exportaciones lácteas de aproximadamente 30 millones de dólares al año el ingreso de divisas por exportaciones lácteas. “Es un valor no muy significativo, pero es una industria que crece moderadamente, atendiendo todos los compromisos del consumo nacional, tanto los programas públicos y privados, y lo que sobra se exporta, porque eso hace a un crecimiento saludable de la lechería nacional de manera que los precios también son muy estables”, puntualizó.

A nivel nacional existe un consumo de más o menos 135 litros por persona por año. Desde Capainlac están realizando campañas en conjunto con instituciones del Estado, a fin de que se pueda incluir en mayor medida el producto en la dieta diaria, teniendo en cuenta que la recomendación de los organismos internacionales, es que el consumo ronde los 180 litros por persona por año

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas