Focalizado en lechería y apoyado por consultor español.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Lechería. La tuberculosis bovina genera serios problemas, perdiéndose genética y producciones. Manuela García Pintos

La Dirección General de Servicios Ganaderos (MGAP) comienza a preparar el Plan Piloto de Vacunación contra la Tuberculosis Bovina, para elevárselo a las autoridades de la secretaría de Estado.

Más allá de la drástica disminución de los casos de la enfermedad, la consultoría con un experto español, mostró que el Plan Piloto sería positivo, pero siempre y cuando siga acompañado de una buena vigilancia epidemiológica, de la eliminación de los positivos y otras iniciativas.

El especialista español Christian Gortázar Schmidt, investigador responsable del Grupo de Investigación en Sanidad Animal y Biotecnología del Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos, revisó predios lecheros y mantuvo reuniones en varios departamentos. Este catedrático, en sus investigaciones, combina herramientas de ecología, veterinaria y biotecnología, incluyendo enfermedades víricas, bacterianas y parasitarias, con énfasis en el control de los problemas compartidos entre la fauna silvestre, los animales domésticos y el humano.

En el marco de la evaluación final de la consultoría y tras algunos encuentros vía zoom entre las autoridades de Servicios Ganaderos y su equipo en España, Gortázar dijo estar convencido de la viabilidad del Plan Piloto que quiere impulsar el MGAP.

El titular de la Dirección General de Servicios Ganaderos, Dr. Diego De Freitas explicó a El País que “la idea es comenzar con el Plan Piloto en cinco o seis establecimientos lecheros, manejando alrededor de 4.000 reses”, pero aclaró que el volumen de animales a manejar en el proyecto, “depende un poco de cómo sean los porcentajes de positivos”.

De Freitas aclaró que si el Ministro Fernando Mattos y el Subscretario Ignacio Buffa aprueban el Plan Piloto, demandará “un trabajo de unos cuatro o cinco años, donde habrá que ir evaluando los avances”. El jerarca sanitario lo dejó bien claro: “el consultor nos decía y es muy importante, que en tuberculosis no es una sola medida”. Mientras que se comienza a avanzar en los detalles del proyecto, a nivel de la División Sanidad Animal se comenzará a armar el equipo de técnicos uruguayos, que deberán estar en contacto con el consultor español y su equipo, para ir coordinando acciones y avances.

Hasta el momento “no hay una estimación económica del costo”, aclaró De Freitas. “Esa evaluación comienza ahora” y tampoco está definido “qué vacuna se utilizará”, dijo el jerarca. “Se está viendo si la vacuna será inactivada o no. La ventaja de la inactivada es que tiene muy buen porcentaje de inmunidad”, agregó De Freitas.

La meta es que la vacuna interfiera lo menos posible con los resultados. “Con la inactivada los tiempos se acortan mucho y eso es muy importante para la campaña”, detalló el titular de la Dirección General de Servicios Ganaderos.

A nivel predial, el proyecto demandará armar distintos grupos de animales, donde se probarán las vacunas, pero también se precisa un grupo de animales que oficiarán de centinela. Eso posibilitará evaluar las distintas alternativas, si Uruguay aplica una vacunación más general en el futuro.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas