Lo afirmó Roberto Murchison, presidente de la entidad que realizó esta semana una jornada con referente del sector. Cuál es la cuenta pendiente de los políticos para atraer inversiones.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Roberto Murchison, presidente de IDEA.

Con 50 asistentes de forma presencial en Rosario, y otros mil online, se realizó esta semana la edición 2021 de Experiencia IDEA Agroindustria.

Por el escenario pasaron funcionarios como Pablo Javkin, Intendente Rosario; Luis Basterra, Ministro de Agricultura y, Omar Perotti, gobernador de Santa Fe. Pero también estuvieron referentes del sector privado como Gustavo Idígoras, Coordinador General Técnico del Consejo Agroindustrial Argentino, Ivo Sarjanovic, Director de Adecoagro, Alberto Arizu, CEO Bodega Luigi Bosca; Ivana Cavigliasso, Presidenta Cámara Argentina del Maní y Rosana Negrini, Presidenta Agrometal, entre otros.

Roberto Murchison, Presidente de IDEA y del Grupo Murchison, estuvo a cargo del cierre del evento, donde hizo hincapié en que “la agroindustria año a año nos muestra cómo se reinventa, invierte en conocimiento y desarrollo, busca productividad y no solo compite en un mundo globalizado, sino que además se transforma en referente”.

Otro punto desatacado, fue la federalización de la inversión y la generación de “trabajo genuino”.

“La agroindustria es un faro, nos marca el camino a seguir. No es el único lugar en el sector privado donde esto está ocurriendo, el ecosistema emprendedor es otro para nombrar uno. El futuro argentino depende de estos desarrollos”, sostuvo desde el escenario.

En diálogo con A24.com Agro, Murchison profundizó sobre algunos puntos clave del encuentro, y avanzó sobre lo que necesita la Argentina para captar más inversiones.

– Me llamó la atención muchos temas en común las distintas charlas. Escuché mucho sobre búsqueda de consensos. Eso es algo que para nosotros, desde IDEA viene siendo muy importante hace bastante tiempo. Pensamos que en el mundo empresarial se tiene que buscar mucho la colaboración, es la forma de ir para adelante. La agroindustria viene practicando eso desde hace años. Es interesante escuchar en el evento, desde le ministro de Agricultura (Luis Basterra), hasta Omar Perotti (Gobernador de Santa Fe) hablar de la búsqueda de consensos como parte de la solución, de la salida post pandemia. Otro tema interesante es la generación de empleo genuino, que también forma parte de la agenda de IDEA, es el aporte del sector privado y la importancia que va a tener en la Argentina para salir de la pandemia. El tercer tema que me llamó la atención y que Julián Domínguez (exministro de Agricultura) sacó en su panel es la educación. Surgió en varios paneles su importancia como política de Estado y como tema en que varios sectores deberíamos ponernos atrás de esa agenda.

¿Por qué esas energías positivas luego parecen no traducirse en el día a día?

Yo no estoy en el ecosistema de la agroindustria así que desconozco internamente a que vino esa frase. Lo que sí está claro es que tanto desde el Gobierno y desde el sector privado se habló de la necesidad de generar consensos en el contexto de que en la agroindustria es una industria que produce mucho más de lo que consume la Argentina y a pesar de eso, tenemos tensiones entre el comercio exterior y el mercado interno, la mesa de los argentinos, esto formó parte de la charla de Mariano Bosh con el ministro Basterra. Y en ese contexto creo que hubo un reconocimiento tanto del sector privado como del público de que existen esas tensiones y hay que resolverlas buscando consensos.

¿En la Argentina es difícil encontrar esos consensos?

Yo te diría que no. Lo que ciertamente debe ser complejo, especialmente para quien le toque gobernar, es que la pandemia, a diferencia de otras crisis que hemos tenido en la Argentina, donde cae el PBI, por usar una variable que siempre medimos, provocó diferentes impactos. Acá el turismo prácticamente se murió, pero el comercio electrónico explotó por el aire. Y en el medio tenés un montón de industrias que tuvieron desarrollo desparejo, a algunas les ha ido bien, a algunas de las ramas de la industria de la construcción les ha ido bien, hay otras que han quedado relegadas. Es decir, saliendo de la pandemia, los temas a resolver, más allá de que tengamos un tema macroeconómico general que afecta a todo el mundo, son sectoriales e incluso regionales. Y eso va a requerir de mucho diálogo para generar los consensos. ¿Se puede hacer? Si, se ha hecho también. Si vos te fijás, la industria automotriz es una industria que se ha sentado con el Gobierno y han llegado un acuerdo respecto de temas impositivos, y un acuerdo de producción lo cual le permitió dar previsibilidad a la industria y de esa forma aumentaron un 30% las exportaciones el año pasado. Eso es un buen ejemplo donde el Gobierno se sentó con un sector y buscó el consenso y logró algo que fue muy positivo porque fue uno de los sectores que ha salido bien de la pandemia dado el contexto. Yendo para adelante vas a tener que tener mucho de estas discusiones para tratar de llegar a consensos sobre lo que hay que hacer en cada sector y en cada región.

¿Para generar ese consenso todavía quedan muchas cosas por resolver?

Yo lo que vi acá fueron distintas actores e la agroindustria y las cadenas en diálogo franco aún en las charlas informales con el Ministro, con el exministro Julián Domínguez. Yo vi que había vocación de diálogo de ambos lados y que había un trato cordial.

– ¿Por qué para IDEA es importante hacer una jornada sobre Agroindustria?

La agroindustria forma parte de la agenda de IDEA desde siempre. El término agroindustria refleja un sector específico de la economía de hoy, alguien hoy dijo que habría que hablar de agrobioindustria (lo dijo Beatriz “Pilu” Giraudo en el panel “Una hoja de ruta para el sector agroindustrial”) lo que también me parece interesante. Es uno de los pilares de producción de la Argentina. Es uno de los ecosistemas empresarios dinámicos que invierte en desarrollo, se reinventa constantemente. Es uno de los sectores que está marcando el Norte para donde ir y por eso desde IDEA nos parece importante darle luz y espacio para hablar de temas específicos del sector. Si bien muchas veces lo incluimos en el coloquio, el hecho de tener estos eventos con anterioridad nos permite darle más tiempo y más paneles a este sector tan importante para la Argentina.

¿Cómo ves el clima de inversión de la Argentina?

El contexto macroeconómico no ayuda a las inversiones. Tenemos un problema de moneda y demás. Pero hay sectores de la economía que si atraen la inversión. Sectores dinámicos como la agroindustria, los sistemas de emprendedores, el e-commerce ha crecido mucho y está generando inversiones, parte del sector de la construcción. Lo que es difícil cuando uno mira la Argentina hoy, y que creo que debe estar pasando en muchos países del mundo es que hablar de la economía en general es muy difícil, uno tiene que entrar a hablar en cada sector y cada región. Yendo para adelante, tenemos que ordenar los temas macro que afectan a la inversión: terminar de cerrar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y luego estabilizar la moneda, esos son los puntos importantes si queremos generar un clima de inversión.

¿El clima electoral puede generar ruido en la cabeza de los empresarios?

La Argentina tiene elecciones cada dos años, las elecciones forman parte de la vida diaria del país y los empresarios estamos acostumbrados a eso. Eso depende de cada sector y de cada empresario. Mi visión particular es de una mirada más de largo plazo. Entonces no le presto tanta elección a estas elecciones, tengo una mirada más de 10 años de lo que está pasando. Y en ese sentido, por lo menos yo veo muchas cosas muy positivas de la Argentina. Veo un país que a través de su sistema político ha logrado atender varias de las tensiones sociales que se han generado. Algunas, producto de la pandemia, otras producto de la falta de crecimiento económico. Pero de alguna forma, a través del sistema de partidos políticos, de la organización social, logra contener las tensiones sociales que se generan, logra manifestarlas pacíficamente y no vemos las cosas que han pasado en otros países de la región. Eso es muy positivo. No tenemos grandes problemas ni raciales ni religiosos y eso nos da cierta estabilidad. En ese sentido, la Argentina tiene un montón virtudes yendo para adelante si uno mira el horizonte de mediano y largo plazo. Falta ordenar la macroeconomía.

¿Ordenar esa macroeconomía es la deuda pendiente de la política?

Si. Pero creo que los otros temas son más difíciles de ordenar y la Argentina los tiene más o menos ordenados. Creo que tenemos un sistema casi bipartidista, con dos coaliciones con alternancia de poder. Hay un montón de virtudes que no tenemos que menospreciar. Muchas veces los argentinos no le damos importancia a las cosas buenas que tenemos y ponemos el ojo en los problemas. Pero hay virtudes en nuestro sistema político y eso es lo que yo quiero como inversor a largo plazo.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas