El titular de la Cámara Paraguaya de Industriales Lácteos, Erno Becker, manifestó que por primera vez el sector ha generado rentabilidad en la exportación de leche en polvo, según cómo respalda los datos generados la Red de Inversiones y Exportaciones (Rediex).
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Varias industrias lácteas se dedican a la producción de leche en polvo. (foto: gentileza)

Dentro del 1er. trimestre del 2020, la industria láctea exportó 801,7 toneladas de leche en polvo, 62,1% más que los envíos realizados en el mismo periodo del año pasado, cuando se exportaron 494,6 toneladas. “El precio subió bastante bien, tuvimos un aumento del 15% en el mercado internacional, eso incentivó a los industriales que tienen leche en polvo a exportar más y evacuar los excedentes a nivel nacional. Hay que señalar que por primera vez la exportación es rentable y es todo un logro para nuestra industria lechera”, sostuvo.

Señaló que el mercado internacional de la leche es relativamente bajo en comparación con otros productos, el cual es cercano al 17% de su producción mundial. “En el grano exportamos un 80% de lo que se produce. La leche tiene una media baja, pero para nuestro mercado ha mejorado. Brasil sigue siendo uno de nuestros principales compradores, además de Bolivia, Rep. Dominicana y otros países de Centroamérica. También vendemos en el Medio Oriente, en Turquía, Dubái, Emiratos Árabes Unidos, entre otros”, comentó.

Añadió que las políticas de precios internacionales, manejadas principalmente por Nueva Zelanda, al ser el productor número uno de productos lácteos, hizo que el precio mejorara. “Hay que señalar que China volvió a comprar leche en polvo de dicho país (Nueva Zelanda), ya que los asiáticos incluyeron en su dieta proteica de primera necesidad a este producto e incluso identificándolo como una forma de mejorar las defensas contra el coronavirus. Eso hizo que el mercado restante mejore su precio”, detalló.

“Por primera vez tenemos ganancias al exportar leche en polvo, anteriormente estaba en 2.500 a 3.200 dólares la tonelada y hoy hablamos de 4.200 a 4.600 dólares la tonelada. Es un muy buen precio, por arriba de lo que estaba anteriormente”, dijo.

Becker expresó que las expectativas para este año son bastante alentadoras en materia de consumo interno de lácteos y exportación. “Las expectativas para este año son positivas, ya que consideramos que el Programa Vaso de Leche que desarrolla nuestro Gobierno va a continuar; aunque no tengamos clases presenciales, los padres seguirán retirando la leche de las escuelas y colegios en forma de kits. Además, tenemos otros programas nacionales que utilizan entre 1 y 2 millones de kilos de leche en polvo para madres embarazadas y niños. Es un cupo interesante porque se cubre con producto nacional”, dijo.

Comentó que la leche en polvo es un producto que se fabrica de los excedentes que son procesados. “La mejor manera de mantener su valor nutricional, así como el propio producto por varios meses e incluso hasta 2 años, es transformándolo en leche en polvo, lo que facilita el tiempo para la comercialización”.

Añadió que el consumo en el mercado interno se mantiene igual. “El consumo sigue siendo parecido al 2020, al menos en estos primeros 3 meses. No está creciendo, pero tampoco bajan los niveles, esperamos cerrar un buen año interno, ya que un alto porcentaje de lo que producimos es para la consumición interna”, aseguró.

Afirmó que las lecherías se organizan en dos turnos para trabajar en cuadrillas y dentro de ese protocolo las industrias están trabajando normalmente. “No se ha despedido gente, por lo que seguimos empujando para adelante. Mantenemos alrededor de 5.000 pequeños productores, lo que consideramos algo positivo, ya que ayuda al desarrollo de la agricultura familiar. Esperamos que este año lleguemos a producir 1.000 millones de litros de leche”, apuntó.

Becker expresó que las lecherías deben prepararse para las semanas frías. “Le pedimos a los productores que se mantengan fuertes en estos tiempos, teniendo en cuenta la situación sanitaria y que se viene el invierno que siempre puede ser una amenaza si uno no se prepara adecuadamente. Hay que ser previsores y mantener el hato bien alimentado”, dijo.

Con relación a las posibles heladas, dijo que “no hay un pronóstico alarmante, sí un frío tempranero, aunque no se presagian grandes heladas. Vemos que el maíz, los ensilajes y la producción de alimentos, que son siempre el tema principal, saldrán bien, creemos. Los productores se están preparando en este aspecto”.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas