Suspensión de aranceles a favor de bienes panameños ayudaría a proteger el empleo y a los agricultores nacionales. El conflicto comercial con Panamá hizo que el año pasado las exportaciones costarricenses a ese país se redujeran en un 89%, afectando a cientos de productores nacionales.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
La Cámara respalda las gestiones desarrolladas por Comex mediante la negociación y el diálogo, aseguró Katherine Chaves, directora Ejecutiva de Crecex.
La Cámara respalda las gestiones desarrolladas por Comex mediante la negociación y el diálogo, aseguró Katherine Chaves, directora Ejecutiva de Crecex.

El conflicto comercial con Panamá hizo que el año pasado las exportaciones costarricenses a ese país se redujeran en un 89%, afectando a cientos de productores nacionales.

Es por ello, que diversas cámaras empresariales apoyan la suspensión de beneficios arancelarios para ese país, a la vez, que solicitan al mandatario Rodrigo Chaves que se mantenga firme para evitar más pérdidas millonarias.

Solo el sector lácteo, reporta más de $60 millones perdidos por el problema comercial.

Por otra parte, los productores ticos solicitan acudir a la Organización Mundial de Comercio (OMC) para plantear el caso de Costa Rica y así proteger el empleo y a los agricultores costarricenses.

Panamá es un mercado sumamente importante para el país, ya que representa el 22% de las exportaciones hacia la región centroamericana, con ventas por productos como medicamentos, antisueros, productos de panadería, alimentos para animales y plásticos, además de lácteos, helados y banano.

Las diferencias de criterio se vienen acumulando desde el 2011, cuando el país vecino no dejó entrar más tomate costarricense, aduciendo una plaga de “polilla”.

Más recientemente, en 2020 se decide por parte del gobierno panameño poner una serie de restricciones a los productos alimenticios como como fresas, lácteos, productos cárnicos, piñas y bananos, alegando “procedimientos de seguridad de los alimentos” que se introducen a este país.

“Se trata de medidas arbitrarias a los procedimientos establecidos en la normativa multilateral en materia de medidas sanitarias y fitosanitarias y un obstáculo al comercio que afectó a los exportadores, tanto en su estabilidad como en los empleos que generan, es por este motivo que pedimos a nuestro vecino país que se mantenga el diálogo y la diplomacia comercial”, destacó Siany Villalobos Salas, nueva Presidenta de la Cámara de Exportadores.

Las agresiones comerciales de Panamá, hicieron que Manuel Tovar, ministro de Comercio Exterior, decidiera no el conflicto por la vía del diálogo y por ello, suspendió los beneficios arancelarios a Panamá por el incumplimiento en el caso del arbitraje en el caso del tomate y porque ya no se quiere contabilizar más pérdidas.

“El Ministerio de Comercio Exterior tiene un compromiso absoluto con la defensa de los derechos que brindan los acuerdos comerciales internacionales y que abren oportunidades de prosperidad para todos. Desde esta perspectiva, y como actor respetuoso del Derecho Internacional, Costa Rica utilizará todas las vías legales de acción para asegurar el cumplimiento de los compromisos asumidos por las partes en el marco del proceso de integración económica centroamericana”, dijo Tovar.


EFECTOS NEGATIVOS


El impacto que ocasionan las restricciones comerciales afectan los ingresos de productores e industriales.

KATHERINE CHAVES

Directora Ejecutiva
Crecex

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas