Los lecheros solicitan una postura “realista” de la industria láctea, advirtiendo un año 2022 cuesta arriba, con baja producción y costos en permanente aumento, y una situación climática complicada e incierta para el resto del año.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Aún cuando existe una sólida demanda y una oferta mundial más bien limitada, que ha situado a los precios internacionales de los productos lácteos en máximos históricos, los productores nacionales enfrentan un escenario extremadamente complejo. El aumento de los costos, en particular de los con- centrados, fertilizantes y otros insumos clave en la agricultura, sumado a una situación climática adversa tiene a los lecheros en una tormenta perfecta, a tal punto que muchos temen cerrar la cortina al no lograr ser sustentables con los precios que perciben por su producción de agudizarse estas condiciones.

Marcos Winkler, presidente de la Federación Nacional de Productores de Leche (Fedeleche) confirmó este escenario a Campo Sureño. Dijo que los productores en Chile siguen de cerca estos números y que esperan de la industria una reacción ante estos resultados, solicitando que el alza experimentada en el precio internacional, verificada en diversas fuentes de información, sea reconocida como tal por las empresas en Chile.

Según datos facilitados por Fedeleche para este artículo, la evolución de precios de las principales categorías a nivel mundial muestran que la Leche en Polvo Entera (LPE) y la Le- che en Polvo Descremada (LPD) se cotizan por sobre US$ 4.500 la tonelada, mientras la mantequilla superó por primera vez la barrera de los US$ 7.000 por tonelada desde su incorporación al remate de Fonterra plataforma comercial que mar- ca una referencia en la comercialización internacional de los productos lácteos – , y es además la primera vez que el queso cheddar, desde su incorporación a esta subasta (19- 07-2011), supera la barrera de los US$ 6.000 por tonelada.

“Este comportamiento del mercado internacional se viene manifestando desde hace un tiempo”, apuntó Marcos Winkler, quien a su vez remarcó que, “los precios de los productos lácteos alcanzaron su máximo valor global en ocho años hace unas semanas, lo que supone que hoy la leche que producimos los productores va- le más y esto debe ser reconocido como tal por las empresas en nuestro país”.

El dirigente gremial dijo esperar “una postura realista” de la industria y llamó a “reaccionar con medidas y señales en concordancia”, destacando el caso de la empresa Prolesur que ha venido ejecutando una serie de alzas consecutivas, traspasan- do éstas a precio al productor.

PREOCUPA ALZA DE COSTOS

Según cifras de Odepa, el precio real (pesos de enero 2022) pagado al productor cerró con un alza del 4,9 por ciento en 2021. Esto se traduce en un ascenso de $15,36 por litro respecto de igual periodo del año anterior, de $314,26 a $329,62 por litro. Pese a este mejor desempeño, la evolución de los principales costos para la lechería, que en promedio presentan un alza de un 47 por ciento, mostrando un aumento de 20 puntos en menos de seis meses, ha dejado en una grave situación a los productores nacionales, según advirtió Winkler.

“La inflación es una tremenda preocupación, porque a pesar del mayor precio nominal de la leche, ahora los resultados son mucho peores, sumado a que estamos enfrentados a una situación climática adversa en los primeros meses de 2022 e incierta para el resto del año, situándonos a los productores en la tormenta perfecta”, dijo.

En este contexto, el presidente de Fedeleche explicó que la recepción nacional de leche cruda refleja estas complicaciones, cerrando a la baja en 2021 (-0,3%), mientras enero último registró una importante caída de un 5,6% comparado con igual mes del año anterior, sumando apenas 210,4 millones de litros, lo que se traduce en una merma de 12,5 millones de litros frente al mismo mes de 2021. En tanto, adelantó que, las perspectivas para febrero y marzo tampoco no son auspiciosas, ni para el resto del ejercicio.

Ante este escenario crítico, según lo calificó Winkler, puntualizó que, “si la industria no quiere seguir perdiendo leche debe reaccionar, no se puede quedar atrás como ha pasado en años anteriores, fomentan-do nuestra capacidad productiva, con precios al productor que permitan sea sostenible la producción de leche”.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas