Vio Fredy Salomone que en otros países utilizaban las tunas para alimentar al ganado y decidió probar.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Fredy Salomone
Cuando el clima no ayuda, el ingenio humano hace su parte
Los resultados son alentadores para Fredy Salomone; buen estado corporal de los animales y buena producción de leche en un momento donde está todo seco. Durante dos veces al día corta las mejores hojas para dársela a sus vacas que […]

Vio que en otros países utilizaban las tunas para alimentar al ganado y decidió probar. Los resultados son alentadores para Fredy Salomone; buen estado corporal de los animales y buena producción de leche en un momento donde está todo seco. Durante dos veces al día corta las mejores hojas para dársela a sus vacas que las consumen como un manjar.

Cansando de pastorear en las rutas cada vez que la seca apretaba para que sus vacas dieran un poco de leche que es su sustento diario, se propuso con audacia plantar tunas forrajeras que alguna vez había visto en internet en otros países. Los resultados han sido alentadores.

A pesar de las tonalidades marrones amarillentas de los campos donde se desplazas sus animales, las vacas presentan un buen estado corporal. El sol era implacable cuando La Mañana llegó hasta el predio a pocos kilómetros de la ciudad de Florida y Fredy, como siempre a las corridas, se multiplicaba en las tareas propias del rubro. Ordeña siete vacas que le dan su sustento diario desde hace años. Y que comercializa entre su fiel clientela de la ciudad.

Cuando el clima no ayuda, el ingenio humano hace su parte | La Mañana
Fredy Salomone: Cuando el clima no ayuda, el ingenio humano hace su parte | Fuente: La Mañana

Este alimento le salvó una vaca en invierno

En la recorrida mostró su plantación distribuida entre varios canteros que no ocupa más de media hectárea, y que según el tamaño de las tunas dan cuenta de la época en la cual fueron plantadas. La primera producción fue durante el invierno y también ahí la respuesta de los animales fue positiva remarcó el entrevistado.

Describió que una de sus vacas estuvo horas enterradas en una cañada en el mes de agosto y la salvó la tuna.  “Nunca había salvado una vaca caída” metida en el agua y temblando de frío.

Los primeros ejemplares de este alimento fueron donados por personas conocidas o recolectados en diferentes lugares. Se implanta de hoja y no requiere grandes cuidados más que tener la tierra preparada, limpia y abonada.  Salomone dijo que solo basta con el rocío de la mañana, para que las hojas comiencen a echar raíces. Como se trata de un material rico para las hormigas, extrema los cuidados porque puede que en un “santiamén” arrasen con una porción de su pequeña producción.

Te puede interesar

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas

Cerrar
*
*