Fonterra contempla OPI australiana mientras se centra en leche de Nueva Zelanda La compañía planea una mayor inversión en sostenibilidad e innovación láctea. Venderá sus negocios en Chile.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Fonterra

Fonterra Cooperative Group, el mayor exportador de productos lácteos del mundo, dijo que se desprenderá de más activos en el extranjero y se centrará en extraer mayor valor de su leche de Nueva Zelanda en medio de una fuerte demanda global.

Fonterra reverá la propiedad de sus dos grupos de leche en el extranjero, en Chile y Australia, dijo la compañía con sede en Auckland el jueves después de publicar los resultados de todo el año. Los negocios de Chile se venderán, mientras que Fonterra está considerando una oferta pública inicial (OPI) para sus operaciones en Australia “con la intención de que retengamos una participación significativa”, dijo.

Fonterra emprendió una importante reestructuración en 2018 después de que su expansión global se deteriorara, lo que la obligó a vender activos, reducir deuda y volver a lo básico. Los últimos movimientos son parte de una estrategia a largo plazo que implica diferenciar aún más la leche de Nueva Zelanda en el escenario mundial con el objetivo de obtener más valor de ella a medida que disminuya la oferta. Esto requerirá una mayor inversión en sostenibilidad e innovación láctea, dijo Fonterra.

“En pocas palabras, el mundo quiere lo que nosotros tenemos: leche nutritiva, de alta calidad y producida de forma sostenible”, dijo el director ejecutivo Miles Hurrell. “Esto llega en un momento en el que vemos que la oferta total de leche en Nueva Zelanda probablemente disminuirá y, en el mejor de los casos, se estabilizará”.

La empresa, que es propiedad de sus 10.000 accionistas agricultores neozelandeses, reportó ingresos netos de 599 millones de dólares neozelandeses (US$419 millones) para los últimos 12 meses que terminaron el 31 de julio, frente a los 659 millones de dólares neozelandeses del año anterior. Las ganancias normalizadas del grupo antes de intereses e impuestos aumentaron un 8%, hasta los 952 millones de dólares neozelandeses. Fonterra dijo que China sigue siendo un mercado clave, con una contribución a los beneficios de 403 millones de dólares neozelandeses, un 10% más.

Para fortalecer la propuesta de valor de su leche de Nueva Zelanda, Fonterra aumentará la inversión en sostenibilidad e investigación y desarrollo.

“Los clientes quieren saber de dónde proceden sus alimentos y el impacto medioambiental que dejan, y el sustento de un agricultor depende de un clima estable y unos ecosistemas saludables”, dijo Hurrell. Aunque Nueva Zelanda ya es “la nación lechera con menos emisiones de carbono del planeta”, Fonterra aspira a tener cero emisiones netas de carbono en 2050, dijo.

Fonterra impulsará el gasto anual en I+D mientras sigue “buscando soluciones para el reto del metano y desarrollando nuevos productos innovadores para apoyar nuestros planes de crecimiento de valor”.

Fonterra propone una nueva estructura de participación flexible

“Tenemos la ambición de jugar con más audacia en las soluciones de la ciencia de la nutrición, que apuntala una porción de US$500.000 millones de la categoría de salud y bienestar global”, dijo Hurrell. “Hemos creado un equipo dedicado a explorar cómo es el futuro de las soluciones de ciencia de la nutrición para nuestra cooperativa, y durante el próximo año acotaremos y priorizaremos las áreas en las que podemos construir una ventaja competitiva”.

Fonterra dijo que la estrategia mejorará sus resultados financieros. Para 2030, pretende lograr un aumento del 40-50% en el beneficio operativo con respecto al ejercicio 2021 y un rendimiento del capital del grupo del 9-10%, frente al 6,6% de 2021.

A través de desinversiones y mejores ganancias, pretende devolver alrededor de 1.000 millones de dólares neozelandeses a los accionistas para 2024 y disponer de unos 2.000 millones de dólares neozelandeses de capital adicional para una combinación de inversión y rendimiento para los accionistas.

“Esto se suma a los aproximadamente 2.000 millones de dólares neozelandeses que se espera que se inviertan en la sostenibilidad y en la transformación de la leche en productos de mayor valor”, dijo Fonterra.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas