Luego de una denuncia, la entidad llegó a la fábrica de quesos y lácteos ‘La Reina’, en Guaduas, donde encontraron inconsistencias en la elaboración de varios alimentos.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) afirmó que este año en Colombia han sido detectados 40 eventos de Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA) en diferentes regiones del país. El queso es el protagonista en el marco del Programa de Alimentación Escolar (PAE).

La entidad recibió una queja de la comunidad de un lugar donde se estaban elaborando productos lácteos de forma irregular, “se solicita la práctica de visitas a varias fábricas de quesos que funcionan informalmente y comercializan sus productos sin registro sanitario en el corregimiento de La Paz del municipio de Guaduas-Cundinamarca”.

Luego de este llamado, el Invima visitó el lugar el pasado 28 y 29 de marzo, se evidenció la elaboración irregular de diferentes productos.

Hasta la fábrica de quesos y lácteos ‘La Reina’ en Guaduas, Cundinamarca, llegaron los funcionarios y se encontraron con inconsistencias en la fabricación de varios alimentos.

En la inspección se encontraron 50 kilos de queso fresco y 320 litros de leche, productos que representan un riesgo para la salud de las personas, por no tener las condiciones mínimas para su elaboración.

“Aplicación de hipoclorito casero, a fin de que no fuera comercializado sin las debidas garantías de inocuidad para este tipo de alimentos, evitando que se afectará la salud pública”, puntualizó la entidad.

En video quedó registrado el momento exacto en el que los funcionarios de la entidad sin autorización escrita ingresaron al lugar a destruir varios bloques de quesos y cientos de litros de leche que allí se encontraban, vertieron cloro a los alimentos sin argumento alguno, no permitieron regalar la comida.

“Al ver que ellos no cedían, nos extendimos a decirles que le tiráramos eso a los marranos y que ellos mismos vieran cómo se lo comían, pero tampoco. La solución de ellos fue rajar cada queso por la mitad, echarle el cloro puro y lo mismo hicieron con la leche, la revolvieron con cloro”, relató María José Suárez, hija de los dueños de la fábrica.

Por su parte, Invima evidenció las pésimas condiciones de higiene de todos los productos, por lo que se procedió con la destrucción de los mismos, ya que representan riesgo para la salud pública.

“Se estableció también que el queso producido se comercializa en Bogotá en bolsas transparentes, sin cumplir con los requisitos que ofrezcan garantías en materia de la inocuidad del producto”, resaltó la entidad.

Adicionalmente, Invima confirmó que ese establecimiento tiene un concepto desfavorable desde el 8 de octubre de 2013 tras una serie de visitas, al tener una medida sanitaria con la que se suspendió el total de trabajos y servicios.

“El 12 de diciembre de 2017, la entidad realizó una visita donde evidenció que el establecimiento había cerrado definitivamente, razón por la cual se retiró del censo de establecimientos productores de alimentos”, señala el informe.

Suspender el consumo de los productos de JM Salud y Belleza, compañía del hombre denunciado por maltrato laboral, recomendó el Invima.

Invima lanzó una alerta sanitaria por la comercialización fraudulenta de los productos de “NOVAFOR-NOVACOLLAGEN-NOVAFIB” en plataformas digitales y pautas publicitarias. Este consiste en un alimento en polvo y/o granulado a base de proteína de arveja que distribuye la compañía JM Salud y Belleza.

En su comunicado, desde el Invima detallaron que el problema con este producto es que es promocionado como un tratamiento para el manejo del dolor articular declarando propiedades en salud, preventivas, curativas y/o terapéuticas, lo que conlleva al incumplimiento de la legislación sanitaria vigente (artículos 272 y 274 de la ley 9 de 1979 y la resolución 5109 de 2005 –artículos 4 y 5).

La entidad además añadió los perfiles y enlaces de las publicaciones que estaban promocionando de esta manera este producto. Sin embargo, lo que ha llamado la atención de este caso es que la empresa que distribuye este alimento en polvo pertenece al empresario José Millán, quien en días pasados fue denunciado por maltrato a sus empleadas.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas