Insostenible. Los pequeños productores lecheros demandan un precio justo para solventar el alimento de sus ganados que se ha elevado por acción del mercado internacional.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Conveagro reitera que no son "socios ganaderos" tal como algunas empresas de la industria lo han asegurado. Foto: GLR

Los ganaderos lecheros de nuestro país enfrentan uno de sus capítulos más críticos. Hace semanas, la Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú (Agalep) anunció que cerca de 2.000 vacas, provenientes de las principales cuencas lecheras del país, serán sacrificadas ante la falta de recursos para su manutención.

La indiferencia del Estado y el abuso de las grandes empresas, en palabras del organismo, son algunos de los factores para que la ganadería formal poco a poco pierda su rentabilidad. En el año 2019, la producción nacional de leche fresca registró 2 129 366 toneladas, conforme a datos del Ministerio de Agricultura y Riego (Midagri).

El precio no se mueve y los commodities aumentan

Desde 1997, los productores lecheros de la Asociación Provincial de Ganaderos Fleckvieh en Cutervo, Cajamarca, reciben S/ 0,97 céntimos por el litro del lácteo por parte de la industria. Los insumos para la producción lechera han aumentado en estos últimos 23 años; reveló a este diario Daniel Campos Ochoa, gerente de la organización.

“Observamos un compadrazgo entre la gran industria, la gran empresa trasnacional en contra de los pequeños productores”, expresó el también ingeniero zootécnico de profesión.

En la costa norte del Perú, los productores lecheros, integrantes de la Asociación de Ganaderos de la Libertad (AGAL) reciben entre S/ 0,03 céntimos a S/ 0,33 céntimos más que sus colegas cajamarquinos, por parte de las empresas lecheras.

En tanto, en el norte chico de Lima, en Huaura, la Asociación de Ganaderos de la Irrigación San Felipe recibe por cada litro de leche entre S/ 1 y S/ 1,15.

Las tres asociaciones demandan un precio justo de la leche, ya que el proceso productivo ha elevado hasta un 50% más en sus gastos.

Daniel Campos agregó que la extracción del lácteo se hace muy complicada en Cajamarca debido a las condiciones ambientales como el cambio climático, la escasez de agua y la falta de inversión en proyectos de riego tecnificado. Por ello, el precio de producción para mantener el negocio debería ser de S/ 3 por litro, el cual debe basarse con los estándares internacionales.

“El precio se debe estandarizar porque de lo contrario estaríamos hablando de un incremento que será un contento temporal, ya que con la devaluación de la moneda esto sería insuficiente”, precisó Campos Ochoa.

En esa misma línea, Iván López, presidente de AGAL, respaldó esta premisa, por la cual el litro del líquido lácteo se elevaría a S/ 1,90.

Los estándares internacionales a los que ambos ingenieros refieren es el de la leche en polvo que se importa. Su precio es actualmente de $ 4.200 la tonelada; conforme a lo mencionado por el líder liberteño. “A los ganaderos les pagan lo mínimo en volumen y calidad, pero esto es injusto, ya que la leche de afuera tiene otro costo y debería ser considerado de la misma forma aquí”.

Evolución del precio de la leche desde el 2002 al 2019. Infografía: La República / Fuente: Agalep

A ello, se suma la coyuntura de los commodities que se han encarecido tanto como la soya, por la creciente importación china de más granos de EE. UU. a Asia; el maíz, a causa del fenómeno de la niña que ha impactado las producciones de Brasil, Argentina y Estados Unidos.

Elmer Díaz, presidente de San Felipe, explicó que un precio significativo para ellos sería a partir de S/ 1,50. Esto le permitirá costear los insumos alimenticios como el forraje que hoy se cotiza en S/ 105, el afrecho que cuesta S/ 50, la torta del frijol valorizada en S/ 125 y el maíz que se estima en S/ 1,50.

La legislación contra los ganaderos lecheros

López detalló a La República que esta situación ya arrastra hace muchos años a los ganaderos productores, sobre todo hizo énfasis al artículo tercero del Decreto Legislativo N.° 1035 publicado el 25 de junio de 2008 que derogó la décima quinta disposición complementaria del D.L. N.° 653. “Esto retiró el arancel del 20% que tenía que pagar toda leche que ingresaba a nuestro país”.

“Con fines de promoción y desarrollo de la ganadería lechera en el país y de protección al consumidor, la libre importación por cualquier persona natural o jurídica, de leche en polvo, grasa anhidra y demás insumos lácteos, queda sujeta a la única limitación de que dichos productos no podrán ser usados en procesos de reconstitución y recombinación para la elaboración de leches en estado líquido, quesos, mantequilla y productos similares de consumo humano directo”, rezaba la citada disposición eliminada hace 13 años.

Falta de apoyo y ausencia de un contrato

“El sector lácteo es el más maltratado y el ejemplo más claro de tener un estado enemigo del ganadero, que le da millones a la gran empresa, pero a nosotros no nos quieren apoyar”, recriminó Daniel Campo, luego de afirmar que no hay una ayuda ni del estado ni de la industria lechera “más que apoyos y consultorías”.

Precisamente, el Consejo Nacional de la Leche (Conale) ha planteado realizar un estudio en la cuenca lechera cajamarquina que será utilizado como referente para un posible incremento del precio del líquido lácteo.

No obstante, Campos reiteró que las diferencias de la ganadería del ande y de la costa no ha permitido “que los pequeños ganaderos no calculen en soles su presupuesto; por lo que la investigación podría fracasar”.

En La Libertad, no todos los ganaderos reciben el apoyo de la transnacional Gloria, nos declaró López. “Solo será el 1%” y si lo hace “estos serán descontados en la quincena del monto acumulado”.

El líder norteño también criticó la falta de un contrato. “Las plantas lecheras no hacen convenio y eso está mal, ya que no nos permite hacer las proyecciones, además en situaciones extremas como un paro ellos no se hacen cargo de los perjuicios que ocasiona a los productores”.

“Es tan insostenible la situación del alimento y duele ver que todos los días se pierda y con ello quiebren los establos”, sentenció el cajamarquino Campos.

Huelga nacional

Durante el proceso de recopilación de información, los ganaderos del Perú demandaban la activación del Conale para poder concertar el precio junto con la industria láctea, el MEF, el Midagri y los ganaderos.

Este último martes 30 de marzo, la empresa Gloria informó que realizará una bonificación extraordinaria de emergencia por cada litro de leche adquirido a sus socios ganaderos. Además, ofreció alimentos de ganado a precios preferenciales, asumiendo hasta un 50% del incremento del precio internacional del maíz y la soya.

En comunicación con la Convención Nacional del Agro (Conveagro), Clímaco Cárdenas, presidente del Gremio, detalló que la subvención consistiría en un aumento de S/ 0,03 por litro, algo que calificó como “absurdo e irrisorio porque los costos de producción se han incrementado en un 70%”.

Este último 29 de marzo, el gremio que lidera Cárdenas envió una segunda carta al presidente Francisco Sagasti “para que se tomen las medidas correctivas frente a la crisis” mediante una audiencia con la Premier. Por ahora, Conveagro ha anunciado una movilización nacional en la primera semana de abril; además que enviarán una carta notarial a tres de las principales empresas de la industria para exponer sus demandas en cuanto a costos.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas