Menos carne, menos lácteos y más dieta mediterránea. Es la recomendación que ayer daba el ministro Alberto Garzón a partir del informe «Sostenibilidad del Consumo en España» que presentó en el ministerio de Consumo.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
El ministro de Consumo, Alberto Garzón. (Fuente: Senado)

El trabajo, elaborado de forma conjunta por el ministerio y el Joint Research Centre (JRC), un organismo de investigación de la Comisión Europea, establece que el mayor impacto en la huella de consumo en España proviene de la alimentación.

Alberto Garzón vuelve a la carga y pide «menos carne y menos lácteos» (La Razón)
El ministro de Consumo, Alberto Garzón, volvió ayer a la carga contra la industria alimentaria española, a la que puso de nuevo en el disparadero ante la propia Unión Europea con la presentación ante el director general adjunto del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, Stephen Quest, de un nuevo estudio, amparado por su Ministerio, titulado «Sostenibilidad del consumo en España» que asegura recoger datos y recomendaciones de la Comisión Europea.

«Bastantes problemas tenemos los ganaderos para que nos ataque» (ABC)

Pedro Barato, presidente de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja), calificó de «insostenible» la continuidad del ministro y aseguró que los informes «son de una dudosa profesionalidad». También criticó la «demagogia» del ministro cuando, para calmar los ánimos del sector, se hizo fotografías disfrutando del jamón.

Garzón, el ministro obsesivo (ABC)

Editorial

Inasequible al desaliento, Garzón ha vuelto a criminalizar a los sectores cárnico y lácteo para justificar su buenismo con el planeta. Puro intervencionismo ideológico como trasfondo.

La alimentación es lo que genera más impacto ambiental en España (El País)

Pues, dentro de la alimentación, el trabajo identifica los productos de origen animal (carnes y lácteos) como los que tienen unos mayores impactos, relacionados sobre todo con las emisiones y la transformación del suelo en campos de cultivo (una importante causa de deforestación y pérdida de biodiversidad) en la producción de piensos utilizados en la ganadería. Específicamente, entre los alimentos, los que salen peor parados son, por este orden, la carne de cerdo, la de vaca y la de pollo.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas