El municipio de Marcos Paz registró una marca y articuló con la industria para ofrecer el producto a bajo precio.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
El municipio bonaerense de Marcos Paz lanzó una leche con su propia marca a $ 59.

Tal vez no alcance categoría de “guerra”, pero puede ser una riña, una escaramuza contra la inflación. El municipio de Marcos Paz, a 100 kilómetros de La Plata, logró un acuerdo con tamberos y una empresa láctea para vender en la ciudad la leche en sachet a 59 pesos.

Es casi la mitad del precio que aparece en las góndolas de las primeras marcas de la industria.

Fue a partir de una “intervención del municipio” en los eslabones de la cadena productiva, que permitió ubicar el litro de “Leche Marcos Paz” en ocho bocas de expendio (supermercados, almacenes y un predio ferial).

El intendente Ricardo Pedro Curutchet, que pertenece al partido vecinal Concertación por Marcos Paz, explicó que se trata de un proyecto de “articulación público-privado” que comenzó con el registro de una marca que impulsó la comuna y que el producto lácteo es el primer resultado.

La leche “Marcos Paz” debutó en los exhibidores en diciembre de 2021, a 52 pesos. “La presión inflacionaria existe y tuvimos que trasladar algunos ajustes al precio”, aclaró el alcalde.

El distrito -donde viven casi 60 mil habitantes- tiene una extensa cuenca lechera y campos donde también hay explotación agrícola y frutihortícola.

Es la primera comarca que determina el límite entre el conurbano y el interior, en la zona oeste. Los vecinos del distrito tienen formato GBA: Merlo, Moreno, General Rodríguez y La Matanza.

Allí fue donde los intentos de controlar los precios con recursos convencionales -como las “brigadas” de intendentes y militantes de La Cámpora con pecheras entre las góndolas de supermercados- no tuvieron éxito.

Ahora el Presidente Alberto Fernández anunció una nueva edición de la guerra contra el desajuste macroeconómico que llevó en febrero a tener un IPC de 4,7% de aumento. Todavía no están claras las armas para esas batallas.

Pero en Marcos Paz muestran sus pertrechos. “Este es el resultado de un largo camino que empezó el intendente hace más de cinco años. El primer hito fue el registro de la marca”, contó a Clarín la secretaria de Desarrollo Productivo de la comuna, Daniela Braga.

Cómo es el acuerdo

El sendero terminó en la experiencia de fin de año con la producción de 5.000 litros semanales de leche. Se cerró un acuerdo con la industria “La Lactísima”, que hasta entonces solo abastecía derivados.

Y convocaron a los productores que tenían materia prima después de comercializar con La Serenísima o Barraza, las empresas que acopian más del 90% del producto en esa región.

“Le propusimos a la firma local que vendiera leche Marcos Paz como segunda marca, con lo que le quedaba de capacidad productiva ociosa. Le garantizamos la llegada a las bocas de expendio a cambio de que mantuvieran el precio más bajo del mercado. Sin que tenga que resignar ganancias”, explicó la funcionaria.

Ahora esos 5 mil sachets semanales ya no alcanzan. El sello municipal se termina rápido y desaparece de las heladeras, según dijeron en la ciudad.

Braga aseguró que se trabaja también en la posibilidad de llevar la etiqueta a otros alimentos. “Estamos en negociaciones con una empresa local de galletitas. Y también promovimos un acuerdo con productores de extrusados (chizitos y snacks)”.

“Lo que hacemos es brindarle cercanía a un producto que se consume en la mesa y no se necesitan logaritmos para hacer esto, sino que cada uno gane lo suyo”, es el argumento del jefe comunal.

Los factores que permiten esta experiencia, según el vecinalista, es que en la distribución no hay remarcación y se achata el precio. “Ese es uno de los secretos de ofrecer un precio 40% menor al de las primeras marcas que forman un oligopolio en el mercado lechero”, concluyó Curutchet.

El instrumento de intervención “heterodoxo” -según lo califica Braga-, no sería infalible. Pero resulta un paliativo. “Si hay inflación, va a haber un traslado al precio, pero el valor deber ir por debajo. Este es un producto de buena calidad y pasteurizada como cualquiera de las leches de las primeras marcas, pero mejor porque es de productores locales”, definió el intendente.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas