Las tres empresas están haciendo estos días ofertas para captar nuevos clientes ofreciendo a los ganaderos contratos de tres meses con un precio base de de 47 y 48 euros. El precio final en algunas explotaciones gallegas se aproxima ya a los 50 céntimos.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La leche sigue revalorizándose de manera importante en el campo al tiempo que se mantiene la tendencia alcista de los productos industriales en los mercados internacionales y que el brick de leche al consumidor sigue subiendo en los supermercados empujado por el alta inflacción.

Esta situación se está trasladando a las ofertas de compra en origen que están haciendo las distintas empresas en Galicia. La mayoría de los ganaderos renovaron sus contratos en el mes de abril, pero algunos acaban contrato en este mes de junio y están recibiendo estos días ofertas con precios base de entre 47 y 48 céntimos en una especie de subasta entre industrias por captar más leche que coloca a los ganaderos en una posición de fuerza a la hora de negociar que pocas veces se había vivido en el sector.

Continúa la demanda de leche y la pugna entre empresas que ya se vivió en marzo por robarse proveedores

Es el caso de los contratos que están ofreciendo en algunos casos Leche Río, Reny Picot y Leche Celta, involucradas en este momento en una guerra de precios por captar nuevos proveedores. Esta pelea está generando precios diferentes entre ganaderos que entregan a la misma empresa, con diferencias incluso de hasta 5 céntimos con respecto a lo que están cobrando los productores que firmaron contrato en el mes de abril.

Inleit ha tenido que responder a ofertas de otras empresas para poder retener a algunos de sus ganaderos

La demanda actual de leche ha llevado también a que algunas empresas decidieran actualizar de motu propio los contratos firmados este año con la intención de retener a sus proveedores. Inleit, por ejemplo, ha tenido que responder a ofertas de otras empresas para retener a algunos de sus ganaderos, que habían recibido ofertas superiores de otras industrias. En otros casos la renovación tocaría en el mes de agosto y hoy por hoy se están produciendo ya movimientos iniciales previos que apuntan a una subida en el precio base por encima de los 45 céntimos.

Volatilidad

Pero el alta volatilidad actual del mercado de productos lácteos está haciendo también que los plazos de los contratos se acorten, con nuevas ofertas de solo tres meses de duración, a la espera de una posible corrección en las cotizaciones en el mes de septiembre. Ante el temor a una caída brusca, las empresas están cerrando compras a corto plazo con precios elevados, lo que está provocando cambios momentáneos de compañía en algunas ganaderías y que la disparidad de precios se incremente en función del momento de firma del contrato.

Los precios de los productos industriales siguen altos en los mercados internacionales

A pesar de la demanda de leche existente, algunas empresas, caso de Nestlé, siguen mantieniendo en sus contratos cláusulas de penalización por sobrepasar el tope de entregas fijado, mientras en otros casos, como Entrepinares, se permite a los ganaderos que incrementen su producción, que es absorbida por el aumento del volumen de leche transformada que está experimentando la planta de Vilalba.

La Xunta recomienda contratos de larga duración

La subida que se está produciendo en los precios en origen está logrando compensar el encarecimiento en los costes de producción de las granjas, con subidas notables este año en los precios de los insumos para alimentación del ganado, en la producción de forrajes y en el coste energético.

La subida del precio de la leche está sirviendo para compensar el encarecimiento de piensos, fertilizantes, gasóleo y electricidad

Tanto, que desde la Xunta recomiendan a los ganaderos cerrar contratos a largo plazo. El propio conselleiro de Medio Rural, José González, se manifestaba a favor de tratar de consolidar el precio actual de la leche a través de contratos de mayor duración. «Llegó el momento de ir a contratos de más de un año, contratos de cuatro o 5 años de duración», recomendó a los ganaderos presentes en las últimas jornadas organizadas por Africor Lugo a mediados de este mes de junio.

«Llegó el momento de consolidar la subida en el precio de la leche con contratos de cuatro o cinco años» (José González, conselleiro de Medio Rural)

Pero tanto las industrias como los propios ganaderos son reticentes en este momento a firmar contratos de larga duración, en el primer caso ante el temor a una depreciación en las cotizaciones de los productos industriales y en el segundo por miedo a que los costes de producción se sigan incrementando exponencialmente hacia final de año al sumarse factores como la guerra de Ucrania y la mala cosecha en Castilla.

Poca diferencia con el precio de la leche ecológica

La subida que está experimentando el precio de la leche en origen en las granjas convencionales está aproximándolo al precio de la leche ecológica, una tendencia que también se está dando en otros países europeos. En Francia, por ejemplo, el precio de la leche convencional está hoy por hoy por encima del precio de la leche ecológica, debido a un incremento en el número de granjas que hicieron la conversión en los últimos años y a un estancamiento en el consumo.

En Galicia no se llega a esos niveles, pero la diferencia de precio habitual hace unos años, de unos 10 céntimos, se redujo ahora a un par de céntimos como mucho. De hecho, en función de las calidades y de otras primas como las de bienestar animal o medioambiente, hay granjas convencionales en Galicia que están recibiendo en estos momentos un precio final que se aproxima a los 50 céntimos, una cifra en la que se mueven hoy en día también las granjas ecológicas que entregan tanto a Lactalis como a Celta.

Tanto Lactalis como Celta están renovando los contratos con sus ganaderías a un precio base por encima de 50 céntimos

Las ganaderías que entregan su producción de leche ecológica a Lactalis y finalizaban su contrato el 1 de agosto renovaron por adelantado con fecha 1 de mayo y hasta el 30 de abril del 2023 a un precio base de 48,5 céntimos (3,7% de grasa y 3,15% de proteína), más una prima por volumen de 1,5 céntimos y 0,6 por bienestar animal, lo que sitúa el precio final por encima de los 50 céntimos.

En el caso de Leche Celta, para los contratos que rematan en este mes de junio, la oferta que la empresa envió hace 15 días a las granjas mantiene el precio base en 0,51 céntimos más calidades (0,3 céntimos la décima a partir de 3,70% de grasa y 3,10% de proteína).

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas