El caso de Walter Biolatto es similar a los del resto de los tamberos. “Ya prácticamente no se puede ordeñar y en el campo queda muy poca comida. Los camiones no pueden entrar; esto es un desastre”, lamentó con indignación.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Inicialmente, los productores se manifestaron a la vera de la autopista. Luego realizaron el corte de una de las manos. · Crédito: Puntal Villa María.

A medida que los productores rurales fueron arribando a la asamblea, la historia particular de cada uno de ellos fue saliendo a la luz, con el denominador común del efecto devastador que produce el agua. El mayor lamento no pasa por el daño que causa a su paso, sino en que insisten que a esta problemática la hicieron pública hace años y hasta el momento no encontraron respuestas en las autoridades.

Para ellos, la mejor respuesta es la realización de obras hídricas, y no el compromiso de avanzar en la conformación de consorcios canaleros o de conservación de suelo como plantean los funcionarios.

Walter Biolatto tiene su tambo en la zona de Los Zorros, y en diálogo con PUNTAL VILLA MARÍA admitió que el presente es por de más preocupante: “Esto viene del año 2014. Desde esa época venimos pidiendo ayuda y que por favor nos den una mano. Participé en una cantidad de reuniones y no nos dieron ninguna solución”.

Entendió que se debe avanzar “en darle el cauce natural a cada arroyo y buscar la forma de que baje a través de los canales. Los caminos están intransitables; durante los años 2015 y 2016 ya no se salía con los tractores, imaginate ahora”.

Y dijo que aquella situación de tres y cuatro años atrás lo obligó a generar otras vía de comunicación: “Empezamos a cortar por arriba de los campos, por los vecinos, y fue la única forma para poder sacar la producción lechera”.

En la actualidad, reconoció que el presente es más crítico, “con tambos que terminaron cerrando. Nosotros estamos peleándola, incluso para poder ingresar. Queda muy poca comida en bolsas de silo, y lo que está sembrado se está cayendo. Y lo que se pudo sembrar se pudrió”.

El tambo de Biolatto nació como una producción familiar “en 1947, por lo que estamos hace muchos años en esto y sabemos realmente las cosas que pasan. En 2015 se llegó a los 12 mil litros de producción, y luego cayó a 3 mil litros. Era insostenible en ese momento por lo que se terminó vendiendo el 50%. Se volvió a recuperar y estamos en 4.300 litros, pero no hay perspectivas”.

Reconoció que en la región “quedan cada vez menos productores. El 1 de mayo salió a remate uno de los últimos tambos, y en los últimos 4 años se perdieron 7 u 8”. A la charla se sumó Ariel Maestri, también de Los Zorros, uno de los sectores más golpeados por el agua.

“Con la última inundación se fueron cerrando varios tambos. Estamos cada vez más complicados porque no sólo que no se puede sacar la producción, sino que tampoco se puede entrar alimento al campo. Parte de la cosecha se puede levantar, pero no se puede sacar. Al tambo lo tenemos del año 1948, y con mi papá estamos pensando en dejarlo porque así no se puede seguir”, remató.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas