Venezuela |9 marzo, 2018

Negocios | Importación de leche en polvo a Venezuela cayó 97% entre 2013 y 2017

La Corporación de Abastecimientos y Servicios Agrícolas (CASA) figura como la mayor compradora de este producto. Sin embargo, la leche mexicana, que se distribuye en las cajas Clap, ha sido importada por otra empresa de origen desconocido, y representa menos de 4% de la importación total

Si en su hogar tomar leche se ha convertido en un lujo, si la reserva sólo para los niños o ya no la compra, usted forma parte del 81 % de venezolanos que no incluyen los lácteos en su compra semanal de alimentos, según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Población Venezolana (Encovi). El estudio, que se viene realizando desde hace cuatro años, reveló que apenas 19,2 % de las familias consumieron leche en 2017, lo que representa una caída de 59%, con respecto a 2014.

El análisis, hecho por las universidades venezolanas Central de Venezuela, la Católica Andrés Bello y la Simón Bolívar (UCV, UCAB y USB) en alianza con la Fundación Bengoa, atribuye la disminución en la cantidad y calidad de alimentos en la dieta del venezolano a la pérdida de su poder adquisitivo. Sin embargo, incluso teniendo dinero para comprar leche, adquirirla podría representar un desafío. ¿La razón? Entre 2013 y 2017 la importación de leche en polvo disminuyó 97%, según registros de DataSur a los que tuvo acceso El Pitazo.

La base de datos —que contiene información sobre 21 códigos arancelarios identificados como leche en polvo en presentaciones menores a 2,5 kilogramos— expone que en 2017 ingresaron a Venezuela 4.620.497 kilos de leche, en contraposición con los 171.815.766 kilogramos comprados en 2013. Las más de 4 mil toneladas compradas en 2017 resultan insuficientes para satisfacer el mercado nacional, si se contrasta con las declaraciones de Roger Figueroa, presidente de la Cámara Venezolana de Industrias Lácteas (Cavilac), de agosto de 2014, cuando afirmó que la importación debía incrementarse a 20 mil toneladas mensuales, para contrarrestar la escasez.

Pero el detrimento en la importación no corresponde únicamente al peso neto del producto que ingresa a Venezuela, también ha mermado la variedad de compañías que lo compraban. En 2013, 27 empresas figuraban como compradoras; la cifra se redujo a 14 compañías en 2016 y alcanzó su nivel más bajo en 2017, con apenas siete importadoras. También se redujo el número de países proveedores. En 2013, 18 naciones exportaban leche en polvo hacia Venezuela, siendo Argentina y Nueva Zelanda los mayores vendedores. La cifra se reduce a apenas cuatro proveedores en 2017.

Turbias compras a México

En diciembre de 2016, México ingresa al listado de vendedores. Su inclusión coincide con la creación de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), programa de distribución de alimentos impulsado y supervisado por el Estado, establecido en abril de ese año, que distribuye leche en polvo mexicana. Con las cajas CLAP, cada vez más hogares —6 millones, cada 21 días, según Nicolás Maduro— pretenden saciar sus necesidades alimenticias.

Pero la importación de este producto está enmarcado en inconsistencias legales, según una investigación del portal Armando.info. El reportaje indica que entre 2004 y 2006 la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) advertía irregularidades en la información comercial de al menos 400 marcas de leche el polvo locales, que pretendían distribuir bebidas de soya o arroz como leche. La investigación del ente federal, desarrollada a través de la Subprocuraduría de Verificación y la Dirección de Verificación y Vigilancia, concluyó en 2008 con la penalización a más de 100 marcas comerciales, y la inmovilización de 4 millones de productos lácteos en el país.

Sin embargo, la aplicación de la legislación es cuestionada por el equipo periodístico venezolano, puesto que la empresa productora de la marca Mac Leche —distribuida por los CLAP— recibió en mayo de 2017 un certificado de exportación libre hacia Venezuela, pese a las irregularidades en sus tablas nutricionales.

El Pitazo comprobó que la compra de leche en polvo de Venezuela a México corresponde a 1,51% de la importación total de 2016, y a 3,72% de la importación total de 2017. Todos los pedidos hechos al país centroamericano (a excepción de una compra de Salva Foods 2015) corresponden a Comercializadora de Bienes y Servicios, empresa que no figuraba en la data de importación antes de 2016. El cargamento de 2017 (nueve pedidos) es, además, el más grande que ha ingresado a Venezuela por vía terrestre, a través de la aduana de Paraguachón, en los últimos cinco años.

Entre 2016 y 2017, Argentina se mantuvo como el mayor proveedor de leche en polvo, con 41% de las ventas en 2016 y 94% en 2017. De los 58 pedidos de leche hechos a Argentina, durante estos dos años, 56 corresponden a la Corporación de Abastecimientos y Servicios Agrícolas (CASA), empresa que en otrora abasteció la red estatal de alimentos Mercal y Pdval. Pero, esta leche en polvo no es vendida por los CLAP.

Poca y de mala calidad

La Encovi 2017 concluyó que la dieta del venezolano es “anémica”, y ha disminuido en cantidad y variedad. El estudio señala que 9 de cada 10 venezolanos no pueden costear su alimentación diaria, lo que ha provocado que 64 % de la población haya perdido aproximadamente 11 kilogramos en 2017, en contraste con la reducción de 8 kilos en 2016.

La dificultad para adquirir alimentos suscita que cada vez más familias dependan de los CLAP. Sin embargo, tener acceso a los alimentos vendidos por el Estado no es sinónimo de nutrición. Una investigación del portal Armando.info reveló que la leche en polvo distribuida en las cajas CLAP carece de calcio y proteínas, pero contiene en exceso carbohidratos y sodio.

El análisis hecho a ocho marcas mexicanas, por el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos de la Universidad Central de Venezuela (a petición del portal de investigación) determinó que para alcanzar el requerimiento mínimo de calcio, calculado en base a 500 miligramos diarios, un niño de 2 a 4 años debe beber entre 13 y 41 vasos de esta leche cada 24 horas.

Monopolio del Estado

La Corporación de Abastecimientos y Servicios Agrícolas (CASA) figura como la mayor importadora de leche en polvo en los últimos cinco años. En 2013, las compras de esta compañía abarcó 76 % de la importación total, y alcanzó su nivel más alto en 2016, con 96,97 % de la importación de este producto al país. En total, CASA compró más de 348 mil toneladas de leche en polvo, entre 2013 y 2017. La cifra equivale a 80% de las compras realizadas por el país durante ese lapso: 437 mil toneladas.

Otras empresas dependientes del Estado aparecen como importadoras de leche en polvo, en menores cantidades. La Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) en 2015, con 250 toneladas; la Corporación Venezolana de Alimentos (CVAL) también en 2015, con 1.111 toneladas (aunque en septiembre de 2014 se ordenó su intervención); y Comercializadora de Bienes y Servicios, que, aunque no ha sido vinculada por el Estado a su red de alimentos, es responsable de 97 % de la importación de leche mexicana entre 2016 y 2017.

La disminución en la importación de leche en polvo coincide con el acaparamiento de las compras por parte de empresas vinculadas al gobierno.

 

Autor: Johanna Osorio
Fuente: El Pitazo
Link: http://elpitazo.info/especiales/importacion-leche-polvo-venezuela-cayo-97-2013-2017/

Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas