El Inale y el Ministerio de Ambiente firmaron un acuerdo que valoriza la producción agropecuaria, atiende al ambiente y propicia el desarrollo sostenible.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El jueves 10 de marzo el titular del Ministerio de Ambiente (MA), Adrián Peña, y el presidente del Instituto Nacional de la Leche (Inale), Juan Daniel Vago, firmaron un acuerdo que busca establecer “mecanismos de cooperación, asistencia e intercambio de experiencias” para un mayor “logro de los cometidos de ambos organismos”, según lo informado por el citado Ministerio.

El convenio permitirá valorizar la producción agropecuaria y la protección del ambiente, “en procura de lograr un desarrollo sostenible que incluya la generación de empleo en mayor cantidad y calidad”.

En el acto, Peña destacó que “el mundo necesita alimentos”, pero “existe una tensión entre la producción y el ambiente que nos genera el piso mínimo de asegurar la alimentación para todas aquellas personas que aún hoy están pasando hambre”. También subrayó que la “responsabilidad” de Uruguay es producir de forma “sostenible cuidando el ambiente”.

Con esa finalidad, la de hacer una producción sostenible también en el sector lechero, el ministro señaló la “incorporación de más de 400 tambos con tratamiento de efluentes sostenible a la Cuenca de Santa Lucía, y los casi 200 tambos” que se incorporarán.

“Tenemos que seguir generando otras oportunidades que promuevan otros sistemas que generen otro tipo de valorización buscando incentivar al productor para que nos acompañen a cuidar hoy para poder producir mañana”, comentó.

Vago: “Es un gran desafío”

Los productos lácteos son esenciales en la dieta diaria de millones de personas, en un mundo donde la población no deja de crecer y demandar alimentos de calidad. Al hacer uso de la palabra Vago apuntó hacia esa realidad: “El mundo está sufriendo a nivel ambiental y a nivel de seguridad alimentaria ya que producir con tecnologías sostenibles para un mundo que aumenta su población en 400 millones de personas cada 5 años, es un gran desafío”.

Para alimentar al mundo no basta con producir alimentos, hay que hacerlos de forma amigable con el medio ambiente y en Uruguay hay conciencia sobre ese punto.

Desde la web del MA se destaca que “hay logros y proyectos que apoyan este proceso” de producción limpia: “Se han disminuido las contribuciones de contaminación de los tambos a los cursos de agua. Hay unos 400 o 500 tambos que dejaron de verter sus aguas residuales a la cuenca del Río Santa Lucía y que la utilizan como fertilizante”.

Se pretende dar solución a 200 tambos más, antes de que finalice el período de Gobierno.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas