Solo las industrias lácteas suponen 9.500 millones de euros al año de volumen de negocio y emplean a 30.000 personas. El sector lácteo en su conjunto factura unos 13.000 millones de euros al año.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
sector lácteo
El sector lácteo es un motor de la economía y del desarrollo rural español.

La Unión Europea (UE) cofinancia una ambiciosa campaña de información impulsada por la Organización Interprofesional Láctea (InLac) para poner en valor la sostenibilidad del sector lácteo, así como los valores nutricionales y saludables de la leche y los alimentos lácteos. Este programa europeo de productos lácteos sostenibles (“Sustainability friendly European dairy proram”) incluye acciones en España y Bélgica hasta 2024 con un presupuesto de 2,2 millones de euros.

Las acciones ponen en valor cómo los productores, cooperativas e industrias lácteas, contribuyen a mitigar el cambio climático; a conservar la biodiversidad, a luchar contra la despoblación; a fomentar la economía y empleo rurales e incentivar la innovación. Además, todos los mensajes son supervisados por el Comité de Sostenibilidad, un órgano de expertos asesores de la campaña.

El sector lácteo es un motor de la economía, del empleo y del desarrollo rural, conformado por un gran número de operadores, desde ganaderos, cooperativas y fabricantes pasando por todo tipo de empresas auxiliares y de servicios asociados, con una amplia base social.

De igual modo, la campaña está sirviendo para recordar los beneficios nutricionales de los alimentos lácteos, en el marco de una dieta equilibrada, como la saludable dieta mediterránea. De hecho, las principales guías internacionales de nutrición recomiendan un consumo que va de 2 a 4 raciones diarias de leche y derivados lácteos, dependiendo de la edad y situación fisiológica. Así, en niños se aconsejan 3 raciones al día; en adolescentes 4 y en adultos de 2 a 3 raciones. Y, para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y personas de edad avanzada, entre 3 y 4 raciones. “Constituyen un grupo de alimentos completo y equilibrado, ya que proporcionan un elevado contenido de nutrientes en relación con el contenido calórico. Aportan proteínas de alto valor biológico, hidratos de carbono (lactosa), grasa, vitaminas tales como la B12, vitamina A, C, D entre otras y minerales, especialmente calcio y fósforo”, destacan desde este Comité.

El presidente de la Organización Interprofesional Láctea (InLac), Ignacio Elola, resalta el papel “estratégico” que tiene el sector lácteo en Europa, y también en nuestro país. “En prácticamente todos los territorios del Estado hay producción de leche de vaca, cabra u oveja o bien se realizan labores de transformación en quesos, yogures u otros alimentos lácteos. En muchos casos, se trata de las únicas actividades económicas y de empleo que albergan nuestros pueblos”, recuerda el presidente.

España es hoy el séptimo mayor productor de leche de vaca de Europa, tras Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda, Italia e Irlanda. La mayor potencia en leche de oveja, sólo superados por Grecia, y la segunda en leche de cabra, después de Francia. “Tenemos un sector innovador que quiere seguir apostando por la excelencia y el liderazgo en beneficio de ganaderos, cooperativas, industrias, comercializadores, medio ambiente y, por supuesto, de los consumidores”, explican desde InLac.

Respecto a la ganadería, el papel de estos profesionales es determinante para que los pueblos estén vivos. La ganadería es un ámbito esencial, junto a la agricultura, como fijadores de la población en el medio rural, ya que el ganado requiere atención todos los días, a todas las horas y los 365 días del año sin excepción. Una baza a tener cuenta para luchar contra el avance de la despoblación rural. Se trata de un sector, además, donde las mujeres son protagonistas en muchas actividades tanto en ganaderías como en las fábricas y empresas auxiliares.

Ganaderos e industria llevan años concienciados con el desarrollo de una actividad eficiente y respetuosa con el medio ambiente. Y van a seguir apostando por la sostenibilidad como uno de los principales ejes de la actividad de todo el sector, según ha apuntado Elola, tras recordar las contribuciones positivas que genera esta actividad como, por ejemplo, el cuidado de los pastos o la prevención frente a erosión e incendios.

Agenda sostenible para el sector lácteo, según los expertos

Así, la sostenibilidad del sector lácteo es el camino. Pero, ¿cómo puede avanzar en este modelo? Expertos de referencia del Comité de Sostenibilidad Láctea (CSL), adelantan algunas ideas para tener en cuenta en el desarrollo de esta hoja de ruta sostenible.

¿Hacia dónde debe ir la actividad? Según explica David R. Yáñez, doctor en veterinaria e investigador científico del CSIC, “los sistemas de producción lechera en España son muy diversos en cuanto a prácticas de alimentación y tipos de razas animales, lo que debemos aprovechar para seguir avanzando en la sostenibilidad ya que nos ofrecen muchas opciones según la zona geográfica”.

“El sector debe seguir trabajando en el uso de las tecnologías digitales de última generación y el apoyo en la ciencia para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, aliviar la dependencia de insumos externos mediante el aprovechamiento de alimentos locales y seguir mejorando los estándares de bienestar animal en nuestras granjas, sobre todo en el escenario de cambio climático en el que nos encontramos”, especifica Yáñez.

El doctor ingeniero agrónomo por la Universidad Politécnica de València y subdirector del Departamento de Ciencia Animal en el Instituto Universitario de Ciencia y Tecnología Animal, Fernando Estellés, subraya, en este contexto, que “el sector ganadero se encuentra ante un reto tremendamente complejo, que es seguir proveyendo alimentos de alta calidad y necesarios para el desarrollo, pero asegurando el respeto al medio y la producción en el futuro”.

En su opinión, “la sostenibilidad ambiental es muy compleja, pero los animales rumiantes (vacas, ovejas y cabras) tienen una gran ventaja adaptativa puesto que pueden utilizar recursos alimentarios que no sirven para otras especies ganaderas ni para alimentar a los humanos, esto los convierte en organismos con alto potencial para reciclar y generar economía circular aprovechando residuos de otros sectores”. “Ahora bien, ese potencial debe aprovecharse y retomar los modelos de producción ligados a la tierra, aprovechando también beneficios como la conservación de ecosistemas o la ayuda a la prevención de incendios”, añade Estellés.

“En lo que respecta al medio ambiente, la población debe saber que la producción ganadera española ha mejorado mucho en los últimos años, tanto en términos de eficiencia en la producción como de concienciación dentro del sector. Aun así, todavía nos queda un importante margen de mejora, por lo que debemos seguir trabajando”, apunta, por su parte, el doctor ingeniero agrónomo, director del ICTA Instituto de Ciencia y Tecnología Animal de la Universidad Politécnica de Valencia y expresidente de Red Remedia, Salvador Calvet.

“Nos encontramos en una situación de emergencia ambiental y esto requiere que todos y cada uno de los sectores productivos aceleren sus agendas de sostenibilidad y adaptación”, concluye Calvet.

En general, el sector lácteo (vacuno, ovino y caprino) factura unos 13.000 millones de euros al año y genera 60.000 empleos directos. Solo las industrias lácteas suponen 9.500 millones de euros al año de volumen de negocio y emplean a 30.000 personas.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas