El agro elude quiebre de pagos.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Según la consultora Zorraquín+Meneses, solo en la cadena láctea se han detectado problemas fuertes en los pagos. Las empresas postergan inversiones y consolidan una estrategia “defensiva”.
La consultora de negocios agropecuarios Zorraquín+Meneses dio a conocer su informe denominado “Apuntes para empresas” correspondiente a este mes, y allí se relata un aspecto positivo para el campo en medio de la crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus: al menos hasta ahora, y gracias a que es una de las actividades consideradas esenciales en la emergencia, no está sufriendo graves daños en la cadena de pagos.
“Al momento, no se escuchan problemas mayores en la cadena de pago, solo demoras, salvo en la cadena de la leche donde las pymes que procesan para el consumo interno están muy complicadas porque se quedaron sin mercado, tienen muchos cheques rebotados y en algunos casos las plantas cerradas”, indica el reporte dado a conocer por Agrovoz, en un informe periodístico dado a conocer en su sitio online días atrás..
Y agrega que “tampoco escuchamos problemas en la cadena de suministros”, como un comentario que hace pensar en un presente favorable.
PRIORIZANDO LA CAJA CON MIRA AL FUTURO
Según los asesores Teo Zorraquín y Alejandro Meneses, las empresas agropecuarias están “priorizando la caja” y “pensando hacia adelante esquemas defensivos”.
En la práctica esto significa anticipar compras de insumos, paralizar inversiones postergables y disminuir o anular proyectos expansionistas.
“Se proyecta con superficies similares a alquilar, respetando la rotación de cultivos y sin por el momento bajar tecnología”, afirmó Zorraquín+Meneses de acuerdo a lo dado a conocer por el medio de prensa antes nombrado.
DOLAR BLUE AMPLIA UNA BRECHA
Por otro lado, en tanto, el relevamiento sostiene que la nueva disparada del dólar blue amplía la brecha que sufre el campo, de vender sus productos al valor oficial menos las retenciones, y comprar insumos con una cotización más cercana a la paralela.
“Hay mucha conciencia en las empresas sobre que no se pueden cubrir todos los riesgos, así que se va eligiendo cual”, se señaló en el informe del organismo antes descripto.
UNA SIEMBRA CON BUENAS INTENCIONES
Los datos que expresó Zorraquín+Meneses, coinciden en cierto modo con la última encuesta desarrollada por la Asociación de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Crea), entre sus asociados.
Aunque en la mayor parte del país la sequía y otras cuestiones climáticas, junto al incremento de los derechos de exportación, dejan un resultado “neutro o empatado para la cosecha gruesa, con regiones con pérdidas significativas”, el reporte de Crea desliza que la siembra de cultivos finos no caerá en grandes proporciones.
“La buena disponibilidad hídrica presente en diversas zonas productivas, junto con señales de precios favorables, contribuiría a sostener las buenas intenciones de siembra de trigo para la campaña próxima. De todas formas, la concreción de esas buenas intenciones puede depender de complicaciones operativas por restricciones derivadas de la pandemia”, afirmó Crea según lo dado a conocer por el colega cordobés.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas