“La ganadería requiere una mirada especial y un reconocimiento por los esfuerzos que ha realizado en tonificar los ambientes sostenibles”
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Panel “Ganadería y Medio Ambiente” realizado ante más de 2000 productores de todo el país en el marco del 39 Congreso Nacional de Ganaderos cuyo lema es “Derribando mitos, construyendo ganadería”
Panel “Ganadería y Medio Ambiente” realizado ante más de 2000 productores de todo el país en el marco del 39 Congreso Nacional de Ganaderos cuyo lema es “Derribando mitos, construyendo ganadería”

El mito que se pretende generar de que la ganadería bovina es deforestadora y destructora del medio ambiente es totalmente falso. Contrario a ello, este tema ha sido un lineamiento estratégico de FEDEGÁN, que ha permitido convertir el país en carbono neutro, y mantener la integralidad ambiental, es decir, este enfoque ha creado fincas ganaderas en netos sumideros de carbono o en limpiadoras de la naturaleza.

Es tal el efecto que a través del programa Ganadería Colombiana Sostenible ha logrado la captura de 1,5 millones de toneladas de carbono en menos de una década y su perspectiva es que hacia el
2030 se capturen 4,9 millones de toneladas, esto es, 3 veces más y en menos tiempo.

“La ganadería requiere una mirada especial y un reconocimiento por los esfuerzos que ha realizado en tonificar los ambientes sostenibles”, manifestó Manuel Gómez Vivas, coordinador del programa Ganadería Colombiana Sostenible (GCS) de la Federación Colombiana de Ganaderos (FEDEGÁN) a nivel nacional en el panel “Ganadería y Medio Ambiente” realizado ante más de 2000 productores de todo el país en el marco del 39 Congreso Nacional de Ganaderos cuyo lema es “Derribando mitos, construyendo ganadería”.
Es tan falso el mito sobre la ganadería como destructor del medio ambiente que el programa GCS ha permitido mitigar los Gases Efecto Invernado, GEI, que se estiman en 2 toneladas de un bovino adulto por año.

“Un ejemplo crítico es el de los carros o automotores. Una camioneta emite tanto GEI que se ha comprobado científicamente que es el equivalente a lo que emiten 25 bovinos unidos”, explicó.
La GCS es reconvertir o simplemente es la transición de los esquemas de ganadería tradicional a SSPI y este último ya es realidad, de hecho, ha contribuido con la reconversión de 160.000 hectáreas de 12 departamentos del país en limpiadores netos del medio ambiente.

Son 4000 fincas productoras de 87 municipios del país que han logrado implementar los esquemas silvopastoriles con la asesoría técnica permanente de la alianza citada en cabeza de Fedegan y que se han convertido en fincas modelo o demostrativas del programa GCS.

Se ha aplicado en los departamentos de La Guajira, Cesar, Atlántico, Bolívar, Meta, Boyacá, Santander, Tolima, Quindío, Risaralda, Valle del Cauca y Caldas.
GCS fue una alianza de Fedegan supervisada por el Banco Mundial (BM) y se llevó a cabo con entidades como el Fondo para el Medio Ambiente Global–GEF, el gobierno del Reino Unido, The Nature Conservancy–TNC, la Fundación Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria–CIPAV y el Fondo para la Acción Ambiental y la Niñez – FA.
Los SSPI es la combinación de pastos con arbustos, leucaena y árboles de tal manera que la unidad productiva se convierte en un oasis de comida totalmente natural y ecológica para los animales.
“Incluso los SSPI son reconocidos actualmente como la novena mejor opción, entre cien de nivel mundial, para combatir el cambio climático por parte de expertos ambientalistas internacionales”,
expresó.

7 ventajas comparativas

Gómez Vivas señaló que la transición entre los esquemas de ganadería tradicional al de sistemas silvopastoriles -o sostenible- genera ventajas productivas que mejorarán a través tiempo y estas son las siguientes:
1- Ambiente puro: la implementación de silvopastoriles ha permitido la captura de carbono y esto se aumentará consecutivamente.
2- Conservación acuífera: genera mayor humedad a los suelos lo que permite conservar las riberas de los ríos y los nacederos de agua.
3- Competitividad productiva: SSPI han permitido incrementar hasta tres veces la producción de leche, al pasar de 794 a 2850 litros por hectárea al año entre la ganadería tradicional y el esquema de silvopastoreo.
4- Mayor alimento para los animales: el programa logró incrementar en una y media veces la producción forrajera al pasar de 15.638 a 23.479 kilogramos de forraje verde por hectárea.
5- Mayor carga animal: la producción animal se mejora hasta 5 veces al pasar de 1,2 UGG (Unidad de Gran Ganado) en el esquema tradicional ganadero a 5,2 UGG en silvopastoriles.
6- Bienestar animal: se han sembrado 3,8 millones de especies arbóreas que generan sombra y disminuye la temperatura de cada animal hasta en 3 grados centígrados al año.
7- Especialización productiva: Colombia sabe de SSPI. “Los Sistemas Silvopastoriles son considerados la novena mejor solución global -entre cien- para reversar el cambio climático, considera el New York Times”.

Dos sellos en la carne colombiana

Gracias a la ganadería basada en sistemas silvopastoriles, hemos logrado implementar el sello ‘Colombian Beef Grass-Fed’ que ya porta la carne en los mercados internacionales y garantiza la
calidad e inocuidad de la carne de res.
Tenemos un acuerdo con la empresa Minerva Foods de origen brasilero que evalúa fincas productoras de algunas regiones del país y pronto emitirá el sello que las certificarán.
Adicionalmente a través del Ministerio de Medio Ambiente, Fedegan, ha logrado la creación del sello ambiental colombiano -NTC 6550 de 2021- que también porta la carne procedente de
Colombia.

Política de Estado

La ganadería basada en silvopastoriles y sostenible se ha convertido en una política de Estado mediante la NAMA -Acciones Nacionalmente Apropiadas de Mitigación.
Precisamente se refiere a la reconversión misma que se lleva a cabo actualmente y, la metodología, es aplicarla pero basada en la planeación y en las condiciones innatas naturales de cada región del país.
La promesa de valor es contribuir las metas de disminución de emisiones de GEI en Colombia y convertir al país en carbono neutro, de hecho, se han realizado acuerdos de cero deforestación y
de restauración con empresas del sector petrolero y minero.
Actualmente restauramos 460 fincas de pequeños productores en La Orinoquia, en Cesar y La Guajira los cuales están en marcha y se hacen con recursos de organismos multilaterales.
“En razón a este escenario se da actualmente un escalamiento de la ganadería sostenible desde lo gremial con estrategias desde lo estatal y la cooperación internacional”, puntualizó Manuel Gómez Vivas en el marco del 39 Congreso Nacional de Ganaderos.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas