A través de las compras públicas se abastecen escuelas, hospitales y comedores. El impacto de los atrasos en un contexto de alta inflación.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Un tambo en la provincia de Buenos Aires.

El atraso en los pagos por parte del Estado ya es parte de un folklore que disimula los sobreprecios de quienes participan. Pero hay productos sensibles como la leche, que el gobierno compra para las escuelas, hospitales, comedores y bolsones para los más necesitados, con mayor control.

Desde hace más de un año, las industrias del sector que abastece esas compras públicas padecen demoras de hasta 180 días. Y culpan de sus desdichas a esa dilación en los cobros en medio de la inflación que no cede.

Como ignoran que les deparará este 2022, con cuentas fiscales más ajustadas, muchas han decidido dejar de presentarse a las licitaciones.

No es un tema menor en una Argentina con más del 60% de los niños y adolescentes por debajo de la línea de la pobreza.

Esta decisión tiene impacto hacia atrás en la cadena de producción. Argentina contabiliza 11.326 tambos y 760 industrias en un sector con dos o tres firmas líderes y a la vez muy atomizado con numerosas pymes lácteas.

El PBI lácteo llega a los US$ 6.500 millones. Claro que el 85% se consume internamente y se exporta poco y de bajo valor agregado como la leche en polvo.

Mucho de esto planteó el Centro de la Industria Lechera en los ministerios de Salud y de Desarrollo Social- Sin embargo, las licitaciones de leche en polvo, uno de los alimentos más importantes, base de la nutrición e imprescindible para el desarrollo de los niños y omnipresente en los bolsones que brinda el Estado, se paga demasiado tarde.

Las licitaciones son ordenadas por el Ministerio de Salud con el 80% del volumen y desde el Ministerio de Desarrollo con un 20% de participación.

Varios de estos industriales comentaron a Clarín con la condición del off the record que cumplen con los tiempos y los volúmenes comprometidos y hasta hace poco los Ministerios generaban los pagos en los plazos acordados en no más de 45 días.

“En un escenario de alta inflación, el recupero del capital invertido para las licitaciones por parte de las empresas es vital para la continuidad de la producción. Pero esta relación se rompió desde fines de 2021. El pago de la última licitación del Ministerio de Desarrollo lleva una demora de más de 180 días, generando un grave perjuicio a las empresas que participaron”, aseguraron sin tener respuesta hasta ahora.

A esto se suma que por motivos que no fueron informados, desde este año, Desarrollo Social será el único Ministerio que licitará leche en polvo, pasando del 20% al 100%”,según afirmaron.

En el último llamado a licitación solo se presentó una de las empresas lácteas líderes. Los demás oferentes, de acuerdo a los industriales, son marcas “con poca trayectoria y mínima presencia en el mercado y escasa capacidad de producción y distribución para una licitación de 4.500.000 kilos de leche en polvo”.

La sequía afectó la producción de leche en Argentina, Uruguay y Brasil en un contexto en el que por la invasión rusa a Ucrania, el precio de la leche en polvo se sitúa en US$ 5.500 la tonelada, cuando no superaba los US$ 4.800 a fines de 2021.

Te puede interesar

2 respuestas

    1. Mas alla de las cifras (lo menos importante), lo concreto es que Desarrollo Social, no paga desde hace 180 días y por ende es clara la nota, ninguna empresa puede aguantar ese plazo para cobrar. Eso es lo importante de la nota creo yo. Ademas deja algo subliminal (se presentan a licitar empresas que no tienen capacidad de producción, raro no? ) o entiendo mal?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas