Tras finalizar este miércoles día 15 de diciembre el plazo fijado para que las industrias lácteas hubieran hecho efectivas las subidas en el precio de la leche que pagan a los ganaderos a los que les recogen, la asociación Agromuralla considera «claramente insuficientes» las mejoras en los contratos ofertadas por las empresas lácteas a los productores, centradas en un céntimo, por lo que mantiene su apoyo a la convocatoria de una huelga de entregas a nivel estatal promovida por la plataforma de Ganaderos Lácteos Unidos, de la que forma parte.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El paro, que se materializaría a nivel de todo el Estado y tendría carácter indefinido, comprendería acciones como dejar de mandar la leche a las industrias transformadoras y bloquear la circulación de las cisternas por las carreteras, como manera de desabastecer los mercados de un producto de primera necesidad.

Esta medida de presión «extrema y dolorosa» es «la única alternativa que nos dejan a los ganaderos», asegura el presidente de Agromuralla, José Luis Pérez Barreiro, una vez que tanto las cadenas de distribución como las industrias lácteas se niegan a trasladar a las granjas a subida en el precio de la leche y los productos derivados que se produjo en los supermercados.

En las últimas jornadas, en los días previos la que había expirado el plazo de 15 de diciembre fijado para que las industrias habían anunciado las subidas en el precio que pagan a los ganaderos, Agromuralla mantuvo encuentros con las distintas empresas para conocer de primera mano cuál es su postura, constatando que «únicamente están dispuestas a acometer subidas de un céntimo en la mayoría de los casos que son totalmente insuficientes para paliar la situación actual del sector», considera la asociación de ganaderos, por lo que sigue secundando la convocatoria de una huelga de entregas xeralizada.

El paro, convocado a nivel de todo el Estado por la plataforma de Ganaderos Lácteos Unidos, en la que participa Agromuralla, entra ahora en una nueva fase, en la que se tratará de «sumar al mayor número posible de productores a la huelga para que sea efectiva», defiende José Luis Pérez Barreiro.

En este sentido, Agromuralla mantendrá en las próximas horas contactos con las distintas organizaciones agrarias y grupos de ganaderos de los principales ayuntamientos productores «para que de Galicia no falda ni un solo litro de leche», al tiempo que se mantienen las reuniones con asociaciones de ganaderos del resto de comunidades para que hagan el mismo nos sus territorios.

EXIGEN UN PRECIO MÍNIMO DE 41 CÉNTIMOS Y VEN LAS SUBIDAS INSUFICIENTES DE UN CÉNTIMO POR PARTE DE LAS INDUSTRIAS

Agromuralla denuncia el «incremento de costes de producción sin precedentes en la historia más reciente del sector lechero» que hace que producir un litro de leche cueste entre 40 y 41 céntimos, mientras la media a la que las industrias se lo están pagando a los ganaderos es de 32 céntimos.

Debido a este desfase, el sector productor de leche está en este momento «en números rojos y vendiendo a pérdidas». «Nuestra leche tiene que ser pagado por el precio que se merece», reclama el presidente de Agromuralla, que engloba a 400 productores de las provincias de Lugo y A Coruña.

Los ganaderos reclaman una subida del precio que cobran por la leche que producen que compense el encarecimiento de los costes de producción que están sufriendo en los piensos, el gasóleo y el precio de la luz y que hace «inviables» sus explotaciones. «Nos estamos arruinando, perdiendo dinero todos los meses, y la situación que se prevé de cara a comienzos de año, con nuevas subidas anunciadas en los cereales y los fertilizantes hace que no podamos seguir produciendo», asegura José Luis Pérez Barreiro, ganadero en el ayuntamiento lucense de la Pastoriza

Los productores cargan contra las grandes cadenas de supermercados, «que controlan el mercado y fijan los precios», y contra las industrias lácteas «que se niegan a subir el precio a los ganaderos».

«Encarecer al consumidor la cesta de la compra no es la solución si ese incremento de precio no repercute en el productor. En los últimos tiempos los precios subieron en los liñais del supermercado pero desconocemos quien lleva la ganancia o como se reparten el pastel a industria y la distribución», dice Pérez Barreiro.

A nivel institucional, Agromuralla, reparte culpas entre el Gobierno central y la Xunta de Galicia, administraciones a las que acusa de «dejar abandonados a su suerte a los productores y no hacer nada para evitar la ruina de los ganaderos y el cierre de sus granjas», permitiendo ofertas como la de subir solo n céntimo el precio.

«ESTAMOS COBRANDO LA LECHE IGUAL QUE HACE 30 AÑOS»

El precio de la leche que cobran los productores sigue estancado desde hace décadas, mientras los costes de producción no dejaron de subir. «Estamos cobrando la leche igual que hace 30 años, antes de que había llegado el euro, pero desde entonces los gastos se dispararon. Pedimos algo que es justo: una subida del precio que cobramos por la leche que garantice la viabilidad económica de las explotaciones para poder seguir manteniendo viva a Galicia rural», pidió el presidente de Agromuralla, critican la oferta de incrementar solo un céntimo el precio en origen.

Recordó que en este momento quedan en Galicia 6.500 explotaciones produciendo leche, la mitad de todas las existentes a nivel de todo el Estado, e indicó que de Galicia sale el 40% de la leche que se consume en España, por lo que «se Galicia para de producir leche España sufriría inevitablemente desabastecimiento de un producto básico».

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas