La inflación golpea a los argentinos apenas se despiertan y se preparan el desayuno, ya que, en cuatro años la primera comida del día perdió el equivalente a 132 tazas de leche.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
600-01123547 © Jerzyworks Model Release: No Property Release: No Glasses of Milk

Además, con respecto a otros ingredientes, en ese período se perdieron 33 kilos de azúcar, 47 kilos de naranjas, 17 paquetes de manteca, 15 de pan y 20 potes de dulce de leche.

Comprar los mismos productos para preparar el mismo desayuno que en 2017 costaba $287, hoy cuesta $1.171, es decir casi $900 más, según datos del Changometro de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (F.A.D.A.).

Inflación y Desayuno

En diciembre de 2017, con $1000 los argentinos podían comprar para preparar el desayuno, unos 10 paquetes de café molido de 500 gr ($97,70), hoy sólo alcanza para 2 ($401,04). En el caso del azúcar, se podían adquirir 46 kilos ($21,60), hoy tan sólo 13 kilos ($78,15).

Pero uno de los datos más alarmantes es que un producto clave en la nutrición de las familias argentinas, como lo es la leche, fue duramente golpeada por la inflación ya que en 2017 con $1000 alcanzaba para 44 sachet ($22,80), hoy solamente se pueden comprar 11 ($93,73), lo que equivale a 132 tazas menos en la “mesa de los argentinos”.

Para preparar las tostadas, hace cuatro años, ese billete alcanzaba para 21 paquetes de pan de mesa, ahora sólo para 6 ($163,33). Con la manteca sucede algo similar, ya se podían comprar 22 paquetes con $1000, hoy sólo 5 ($199,04).

Y para hacer un jugo con naranjas, mientras antes se podían conseguir 63 kilos con $1000, hoy alcanza para 16 solamente ($63,62).

El dulce de leche, uno de los emblemas argentinos en el mundo, también sufre la fiebre de la inflación. Ya que mientras en 2017 con $1000 alcanzaba para 26 potes, hoy se pueden comprar sólo 6 ($172,29), lo que representa 20 unidades menos en cuatro años.

“Lo que nos muestran estos números es que la inflación no es un problema de todos los países, en general, el mundo ha sabido controlar la inflación principalmente por dos vías: la construcción de confianza en la moneda y la prudencia en términos fiscales: no gastar de más y no imprimir moneda sin respaldo”, explica David Miazzo, Economista Jefe de FADA.

En este sentido, para Miazzo, “la solución pasa por generar confianza, en la salud y el rumbo de la economía de un país. Para ello, es necesario un plan económico consistente que sea capaz de ir solucionando los grandes desequilibrios macroeconómicos del país”.

Qué el Changometro

El Changometro de FADA procura ilustra en ejemplos cotidianos algo que sufren todos los argentinos: el bolsillo cada vez tiene que tener más pesos para comprar las mismas cosas, “eso es la inflación”, señalan.

Se trata de una herramienta por la cual la entidad procurará tomarle la temperatura a la inflación, con innovadoras formas de entenderla y profundizando producto por producto.

El “Changómetro”, traslada los números a imágenes, para visualizar y profundizar con explicaciones basadas en información.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas