Las organizaciones agrarias constatan una revalorización de las marcas blancas de leche en la práctica totalidad de las cadenas de distribución. Esperan ahora movimientos de las industrias para trasladar esas subidas al campo. De no producirse alzas en los contratos lácteos, se espera un otoño ‘caliente’ de movilizaciones.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Cisterna en el acceso a una industria. / Archivo.

El precio de la leche llevaba años enquistado en el supermercado, incluso con tendencia a la baja, hasta el punto de que en el primer semestre del año alrededor de un 40% de la leche se vendía por debajo de los 60 céntimos en las cadenas de distribución. Ese escenario de bajos precios, en un contexto de aumento de costes de producción en el campo, dejaba un panorama complicado. Con las granjas contra las cuerdas, las industrias argumentaban que los supermercados bloqueaban cualquier posible revalorización de la leche en el campo. Tal problema, sin embargo, ya ha desaparecido.

Tras el movimiento iniciado por Mercadona, que anunció este verano una subida de 3 céntimos en los briks de su marca blanca, el resto de cadenas de la distribución tomaron una dirección similar. Encaminadas por la presión de las organizaciones agrarias y por la intermediación en el diálogo que prestaron las Administraciones, la gran mayoría de cadenas de la distribución optó por elevar el precio de los briks de leche hasta un mínimo de 60 céntimos.

La mayoría de supermercados ha subido el precio de la leche hasta un mínimo de 60 céntimos, en vista del aumento de costes de producción en el campo

El sector agrario valora de manera positiva esos movimientos, pero espera ahora que la subida de precios de la leche en el supermercado se traslade al campo. “Estamos manteniendo rondas de contactos con todas las cadenas de distribución y, salvo casos concretos, en los que quizás sea preciso actuar, comprobamos que la gran mayoría revalorizaron la leche en los lineales” -explica Óscar Pose, de Unións Agrarias-. “El problema es que las industrias, que ya están cobrando más por la leche que le venden a los supermercados, no están trasladando esa subida al campo”, advierte.

Con la excepción de las industrias interproveedoras de Mercadona, como Naturleite, que ya habían anunciado subidas en verano, hay escasos movimientos de las empresas transformadoras. Entrepinares, también interproveedora de Mercadona, confirmó estos días una subida en el campo de alrededor de 2 céntimos, con contratos con un precio base de 35,5 céntimos /Kg. para una leche de 3,80 de grasa y 3,30 de proteína. Ese precio se aplicará al 90% de la leche, en tanto el otro 10% tiene un precio variable ligado a las cotizaciones de los quesos industriales (Edam, Gouda, Cheddar, Emmental), si bien el valor de ese 10% nunca superará al del precio base.

Las subidas conocidas se completan con la anunciada por Leche Celta, cuya matriz, Lactogal, ya había comunicado en Portugal subidas de 1,5 céntimos. En el caso gallego, esas alzas son menores. “Es cierto que Leche Celta también está anunciando una subida de 0,5 céntimos para las pequeñas granjas y de 1 céntimo para las de mayor dimensión, pero se trata de un movimiento insuficiente. Otras empresas, como Larsa -propiedad de la asturiana Capsa-, ni siquiera eso. Están cobrando más por la leche, pero se quedan con el dinero, no se lo trasladan a las granjas”, resume Óscar Pose.

Celta ha anunciado una subida de 0,5 – 1 céntimo en el precio de la leche, pero el sector ve ese aumento insuficiente, dado que los costes se han disparado por encima de 3 céntimos por litro de leche

Desde Unións Agrarias esperan inminentes movimientos por parte de las industrias lácteas, pero de no llegar o de ser insuficientes, pronostican un “otoño caliente” de movilizaciones. “Los costes de producción de las granjas continúan disparándose, en especial los del pienso. Entre pienso, factura de la luz, gasóleo, abono y plásticos, estamos con un aumento de costes que equivale a más de 3 céntimos por litro de leche, con el problema de que los aumentos de costos continúan” -advierte Pose-. “Las granjas se están viendo apuradas y precisan soluciones inmediatas”.

Ulega, la organización de productores de Unións Agrarias, está manteniendo contactos con las industrias lácteas en demanda de una modificación de los contratos vigentes en el campo, aunque por el momento con escasos resultados. “Con Lactalis tendremos que sentarnos en breve, ya que cerramos con ellos en verano un contrato por 3 meses y antes de finales de noviembre tenemos que negociar para renovarlo, pero del resto de industrias por el momento no tenemos noticias”, reconoce Óscar Pose.

Entre tanto, en el campo, los trabajos de ensilado del maíz y de siembra de praderas obligan a aplazar posibles movilizaciones; pero las distintas organizaciones del sector dan por seguras inminentes protestas en otoño si la situación no cambia. Agromuralla ya anunció su intención de convocar movilizaciones, un escenario que también baraja Unións Agrarias.

El mismo escenario se le presenta a otras organizaciones como el Sindicato Labrego y la Fruga, que también habían tenido un papel activo este verano en la presión sobre las cadenas de distribución por los bajos precios de la leche.

Los precios en el campo suben 1,8 céntimos en Europa en lo que va de año y bajan 0,2 céntimos en España

El contexto del mercado lácteo europeo mantiene una tendencia positiva a lo largo de todo este año. Los precios de la leche en el campo han subido un promedio de 1,8 céntimos desde el mes de enero, según los datos del Observatorio Lácteo Europeo. Esa mejora contrasta con la situación de España, donde los precios cayeron en lo que va de año 0,2 céntimos (0,3 en Galicia), según los datos del Ministerio de Agricultura.

La línea que siguen los productos lácteos industrias es también positiva. En los últimos 12 meses, la mantequilla se revalorizó un 17%, la leche en polvo un 24% y la mayoría de quesos (Edam, Gouda, Chedddar) entre un 6 y un 9%.

Con ese contexto de precios, del que se benefician los derivados de las industrias lácteas españolas, las organizaciones agrarias no se explican el bloqueo de precios que se mantiene en España en el campo.

Los últimos datos mensuales de precios de la leche, correspondientes a agosto, muestran una subida de 0,4 céntimos en relación a julio (0,2 en Galicia), pero se trata de variaciones anecdóticas en el actual contexto.

En cuanto a la producción, España mantiene la tendencia de crecimiento de las entregas. En lo que va de año, se sitúa con un 0,6% más de leche producida que en el mismo periodo del año pasado. Destaca el dato de agosto, mes en que se entregó un 4% más de leche que en el mismo mes del año pasado, un porcentaje que en Galicia se elevó al 6%. La comunidad sigue siendo la que lidera el aumento de entregas en España.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas