Productos como la mantequilla se revalorizaron hasta el 50 %.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Alvite

Adía de hoy, un ganadero gallego cobra de media 32,5 céntimos por cada litro de leche que entrega a la industria. Supone un 2,8 % más -apenas un céntimo- del importe que recibía hace justamente un año, período que ha estado marcado por un fuerte incremento de los costes de producción de las granjas que diferentes estudios sitúan ya en el entorno del 20 %.

Bien distinta ha sido, sin embargo, la evolución experimentada por los precios de los lácteos en los mercados mundiales donde la mayoría de derivados industriales han registrado repuntes significativos en sus cotizaciones. Es el caso de la mantequilla que se ha encarecido un 50 % pasando de los 3.282 dólares (2.774 euros) por tonelada a la que se venía hace justamente un año a los más de 4.948 dólares (4.181 euros) alcanzados en última subasta de Global Dairy Trade, la plataforma comercial de Fonterra. Precisamente el índice de precios de esta cooperativa neozelandesa -el mayor exportador de lácteos del mundo y principal referente de los operadores a la hora de fijar el precio de la leche y sus derivados- confirma el buen comportamiento de esos productos que, en su conjunto, se han encarecido un 27 % durante los últimos doces meses.

En este sentido, a la subida de casi el 20 % registrada por el queso chédar, cuya tonelada va camino de alcanzar los 4.500 dólares (3.800 euros), tope que solo se rebasó en un par de ocasiones durante el último lustro, se une el repunte del 19,1 % de la leche en polvo entera o del 13 % de su variante desnatada.

Se da la casualidad de que los precios de estos últimos derivados industriales acostumbran a ser utilizados por algunas industrias lácteas -esta condición aparece recogida en los contratos de suministro firmados a principios de año- para fijar parte de los importes que se abonan a los ganaderos. Estos, sin embargo, siguen sin notar en sus liquidaciones mensuales el buen comportamiento que llevan meses registrando los derivados lácteos industriales en los mercados mundiales.

«Resulta evidente que hai industrias que están facendo moito diñeiro a costa dos gandeiros porque non se concibe que cos bos prezos que rexistran os derivados e cunha demanda crecente entre os consumidores, isto non se reflicte no leite en orixe», apuntan desde distintas organizaciones profesionales agrarias que reconocen el mal momento que atraviesa el sector debido a la dispar evolución de los precios en origen y de los costes de producción.

En este sentido, desde entidades como la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (Coag) se señala la necesidad de revisar los actuales contratos de compra-venta de leche con el fin de que recojan los incrementos que se han experimentado en los costes de producción desde su firma, tal y como se establece la Ley de la cadena alimentaria. Normativa que también defienden desde Unións Agrarias cuyos dirigentes no descartan emprender acciones legales contra industrias y distribución si no garantizan precios justos para los productores lácteos.

Esperanzas para el otoño

El anuncio realizado por Pascual, Naturleite y la cooperativa Clun de que aplicarían subidas de entre uno y dos céntimos para la leche que recogen en Galicia, junto al compromiso de gigantes de la distribución como Mercadona o Carrefour de incrementar los precios de los lácteos en su lineales han generado cierta esperanza entre los productores gallegos de cara a los próximos meses.

En circunstancias normales, la estacionalidad otoñal caracterizada por una disminución de la producción y el aumento del consumo lácteo, debería propiciar también un repunte significativo de los precios en origen.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas