En temporadas de altas temperaturas, o durante la práctica deportiva la leche se convierte en la principal aliada para una mejor y más prolongada hidratación.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
La leche y sus derivados son muy beneficiosos para los deportistas. Su mala fama se debe en gran medida a las campañas de marketing y las modas basadas en la intolerancia a la lactosa.
La leche y sus derivados son muy beneficiosos para los deportistas. Su mala fama se debe en gran medida a las campañas de marketing y las modas basadas en la intolerancia a la lactosa.

Se acerca el primer Desafío Tambero de este año ¿Cómo es eso? Desde el lugar del mundo en el que te encuentres podés participar. La premisa es que hacer ejercicio y consumir lácteos hace doblemente bien si además ayudamos a otros a recibir la mejor nutrición, ofreciéndoles el mejor y más completo alimento jamás diseñado por la misma naturaleza. 

Durante el desafío vas a registrar con la app de entrenamiento que prefieras, los kilómetros que recorras en bici, en tu caminata, trote,  etc. Vas a subir a Twitter una fotografía de tu porción de lácteos junto con la captura de tus km recorridos y el # que se indique oportunamente. Al final del desafío los km de todos los participantes se sumarán y se convertirán en litros de leche que se donarán a alguna institución.

Es entonces una gran oportunidad para contarles que la leche es la bebida hidratante por excelencia, para la vida y para el entrenamiento.

En condiciones normales, y mucho más en verano o durante la actividad física, el cuerpo pierde agua a través de la orina, el sudor, la respiración y las excreciones. Esta pérdida debe ser repuesta para evitar la deshidratación.

La cantidad de agua que existe en el organismo lleva a cabo importantes funciones como el transporte de nutrientes, la eliminación de desechos y la regulación de la temperatura corporal, entre otras.

Las consecuencias de la deshidratación pueden ser muy severas: la disminución del rendimiento físico y cognitivo son las primeras en aparecer, seguidas de alteraciones en la regulación de la temperatura corporal, en la función cardiovascular y bajada de la tensión arterial. La deshidratación nos expone a infecciones urinarias, cálculos renales, problemas dentales, y estreñimiento. En casos extremos y, en niños pequeños y ancianos puede ser fatal.

El volumen y la composición de las bebidas que ingerimos durante el día son variables que definen a qué velocidad van a dejar el estómago y pasar a ejercer sus funciones en el organismo. Significa que existe un índice de hidratación para cada líquido, y así lo confirmó The American Journal of Clinical Nutrition en una investigación de la que resultó que después de la solución oral a base de sales minerales que ha ocupado la 1ra posición, en 2do y 3er lugar, se encuentran la leche desnatada y la leche entera.

En temporadas de altas temperaturas, o durante la práctica deportiva la leche se convierte en la principal aliada para una mejor y más prolongada hidratación. Por otra parte contribuye a una correcta recuperación de nutrientes, las vitaminas D y E protegen la piel y favorecen su capacidad regenerativa, disminuyendo la velocidad de descamación de la misma ➽ ¡Aquí un tip para los que queremos conservar por más tiempo la piel dorada por el sol de las vacaciones!

La leche es un alimento bebible tan rico en nutrientes, que es sin dudas la mejor opción de hidratación. Contiene proteínas de alta calidad, carbohidratos, calcio y electrolitos. Reemplaza el sodio perdido con el sudor y además ayuda al cuerpo a retener mejor los fluidos, proporcionando todo lo necesario para la generación y regeneración del tejido muscular.

Esto me recuerda que mucho se dijo sobre que los lácteos podrían no ser tan buenos en la nutrición para el deporte, y aquí estamos hablando de hidratarnos con leche.

Señor Juez, tengo 5 testigos que apoyan lo aquí expuesto.

– HA LUGAR!

Ser un atleta olímpico no sólo es resultado de la pasión, la dedicación y un talento innato que confiere ventajas competitivas. La dieta juega un papel fundamental en la vida de estos verdaderos semidioses. Carbohidratos, grasas saludables, frutas, verduras y muchas proteínas, estratégicamente organizadas de acuerdo a las personalísimas necesidades de cada uno, y un superalimento en común.

Elle Purrier, maratonista, creció y vive en una granja lechera e hizo de los lácteos la base de su alimentación. La vemos reponerse de entrenamientos intensos y competencias con un vaso de leche fría.

Katie Ledecky, nadadora,  la vimos nadar a través de una piscina olímpica con un vaso de leche chocolatada encima de su cabeza. Es la nadadora más condecorada de todos los tiempos, desayuna con avena y  leche, manteca de maní y fruta, y toma una botella de leche para reponerse de carreras y entrenamientos. 

Simone Biles, gimnasta, las  proteínas de la leche lo ayudan a recuperar energías y construir músculo magro en su duro entrenamiento.

Mykayla Skinner, gimnasta, compartió en su canal de YouTube cómo se recuperó con leche chocolatada después de un entrenamiento durante las pruebas olímpicas.

Bill Kolinske, jugador de voleibol de playa, igual que Elle Purrier, creció en una granja lechera y los lácteos son parte central de su nutrición deportiva.

La leche y sus derivados son muy beneficiosos para los deportistas. Su mala fama se debe en gran medida a las campañas de marketing y las modas basadas en la intolerancia a la lactosa.

En nutrición, y sobre todo la que rodea al mundo del deporte, hay tendencias, y está “de moda” no consumir lactosa, independientemente de si se es realmente intolerante, y se eligen bebidas de soja, avena, almendra, arroz etc. que son saludables pero no son equivalentes nutricionalmente a la leche de vaca.

En el caso de los deportistas, se recomienda la leche en primer lugar y como mencionamos antes porque tiene un índice de hidratación excepcional. Además, al contener todos los nutrientes, carbohidratos, proteínas y grasas, aumenta la resistencia física si la tomamos antes y ayuda a reponer nuestros depósitos energéticos y mejora la recuperación muscular si la tomamos después del ejercicio.

Por otro lado, la leche atenúa los daños musculares que pueden producirse tras un entrenamiento de alta intensidad o una competición. Las proteínas de la leche actúan como reparadores de la fibra muscular. 

Consumir leche y derivados lácteos es un hábito muy saludable para cualquier niño, adulto o anciano, y en deportistas tiene muchos beneficios adicionales sobre todo tomados después de entrenamiento o la competición.

¡Ey! ¡Ahora toca entrenar para el #DesafíoTambero! Vos ¿Ya tomaste tu vaso de leche hoy?

#ConsumirLácteosHaceBien

Valeria Guzmán Hamann

EDAIRYNEWS

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas