Comunicado de la FunPEL.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La Fundación para la Promoción y el Desarrollo de la Cadena Láctea Argentina (FunPEL) alertó que en la próxima primavera podrían presentarse condiciones que provoquen una sobreoferta de leche en el mercado local.
La producción argentina de leche en el primer trimestre de 2020 creció un 9% respecto del mismo período del año anterior, según estimaciones del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina con datos de la Dirección Nacional Láctea.
Si se mantuviese esa tendencia de producción, la oferta proyectada de leche para el presente año 2020 sería de 10.780 millones de litros, lo que representaría un crecimiento del 4,2% respecto a 2019.
Con esos valores, tendríamos 437 millones de litros adicionales en el año 2020 (1,2 millones de litros de leche más por día).
La cuestión es que el año 2020 arrancó con un stock de lácteos un 12,9% superior al vigente a comienzos de 2019, que en cifras absolutas representa un volumen adicional de 103 millones de litros de leche equivalentes, el cual en su mayor parte corresponde a quesos de pasta dura y semidura.
Las exportaciones, que habían comenzado bien con un crecimiento en el primer bimestre de 18% en volumen y 34% en valor respecto del mismo período de 2019, en marzo comenzaron a deteriorarse por el efecto combinado de la caída del precio del petróleo (muchos de los grandes compradores de lácteos son exportadores de crudo) y la desaceleración económica promovida por la pandemia del Covid-19.
Si se mantiene en 2020 el mismo consumo interno que el año pasado, (182 litros/habitante/año), el saldo exportable aumentaría en 563 millones de litros, lo que obligaría a incrementar las ventas externas de lácteos para evitar que una eventual sobreoferta de leche impacte negativamente en los precios que reciben los tamberos.

“La Fundación para la Promoción y Desarrollo de la Cadena Láctea Argentina monitoreará quincenalmente estas variables para anticipar acciones colectivas en la cadena que permitan mitigar posibles impactos negativos”, aseguró la entidad integrada por entidades de la producción, la industria láctea, INTA e INTI.
Mientras que en el primer cuatrimestre de 2018 el valor promedio se ubicó en un rango de 0,29 a 0,30 u$s/litro debido fundamentalmente a un tipo de cambio sobreapreciado, luego de la abrupta devaluación del peso argentino los precios se destruyeron hasta llegar a un mínimo de 0,20 u$s/litro en septiembre de 2018.
A comienzos del año pasado la reducción de ingresos, potenciada en algunas cuencas lecheras por eventos climáticos severos, promovió una aceleración del proceso de cierre de tambos y reducciones de rodeos lecheros que terminó provocando una disminución de la oferta disponible, la cual derivó en una creciente competencia entre industrias lácteas que –combinada con un nuevo atraso cambiario– catapultó los valores recibidos por los tamberos hasta alcanzar un máximo de 0,36 u$s en julio de 2019
La fuerte devaluación registrada en agosto de 2019, junto con una recuperación de la producción de leche, interrumpió la tendencia alcista de los precios de la leche, aunque los mismos se mantienen hasta el momento en valores atractivos para la mayor parte de las empresas tamberas.
El precio promedio ponderado de la leche en la Argentina el pasado mes de marzo fue de 17,84 $/litro, según datos informados por la Dirección Nacional Láctea a partir de un relevamiento realizado entre 351 industrias lácteas. Se trata de un valor equivalente a 2,13 kilos de maíz Rosario disponible considerado el precio promedio del cereal en el pasado mes de marzo.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas