La economía circular es un paradigma que busca modificar la forma en que producimos y consumimos. La lechería circular es lo contrario, es dar vueltas a lo largo de años sin resolver los mismos problemas.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Lechería circular como la del tambo calesita

Es un juego de palabras, está claro, a todos nos gustaría una lechería circular, en base al concepto que el año pasado describía muy bien Miguel Taverna –coordinador nacional en Lechería del INTA Rafaela, Santa Fe–, “la economía circular en la producción de leche es un concepto superador e integral que tiene como objetivo el uso eficiente de todos los elementos que son parte del sistema productivo”.

Pero no es de esta circularidad de la que quiero hablar, sino de otra. La de dar vueltas como en una calesita, tratando de agarrar la sortija, que alguien decide que hoy te toca a vos, mañana al otro y todos tenemos la ilusión de que somos capaces de ganarla, como si dependiera de nosotros.

La idea de lechería circular se me ocurrió el sábado 22 de este mes, estábamos en la TodoLáctea, cerrando tres jornadas de reencuentro lechero. Habíamos pasado más de dos días hablando con todos los agentes de la lechería argentina, productores de todo tamaño, grandes y pequeños industriales, vendedores de maquinarias, dirigentes de organizaciones, funcionarios políticos. Con la mayoría nos conocemos hace años, y hemos tenido más de una charla.

El hecho de conocernos un poco nos anticipa los temas, sabemos como piensa el otro, qué es lo que quiere o pretende para el sector, pero fue caminando con un empresario pyme mientras el ministro Domínguez recorría la muestra que una de sus frases me cerró la sensación que me llevaba de la muestra. “Ves la carpeta que tiene el ministro en la mano, hace 12 años escribí esa propuesta que nuevamente se la estamos presentando” fueron sus palabras.

Cerca nuestro estaba un funcionario del ministerio y se reía, es como cuando cada año me piden que les envíe el proyecto “tal”, abro el proyecto en la compu, cambio el logo del ministerio, porque seguramente le cambiaron el color, y vuelvo a presentar el mismo archivo año tras año. Es la lechería circular dije.

Somos casi siempre los mismos, hablando de lo mismo, realizando los mismos diagnósticos, proponiendo las mismas soluciones y echando las culpas al chivo expiatorio de siempre. Esa es nuestra lechería circular.

Llevo 20 años en el sector, y es cierto, no es la misma lechería argentina la de hoy que la de ese 2002, pero de eso no se habla. En el medio desaparecieron grandes empresas que eran el paradigma de ese momento, hoy otras que ni terciaban en el mercado están dentro de las líderes. Desde hace esos mismos 20 años la “industria láctea circular” se mira hacia adentro, tratan de sacar una ventajita una empresa sobre la otra, mientras en su conjunto se descapitalizan cediendo patrimonio y cultura a un gremio voraz que las domina absolutamente.

Deben haber cerrado unos 8.000 tambos en estos 20 años, pero la producción no ha caído. En Córdoba la mitad de las vacas en ordeñe están estabuladas, lo que llevo a esta provincia a ser la mayor productora de leche del país cuando en su momento estaba detrás de Santa Fe y Buenos Aires. Los robots de a poco, pero firmemente, llegan a los tambos, una generación de jóvenes comienza a influir en las decisiones empresariales y el temido recambio generacional viene mucho mejor que lo que diagnosticábamos.

Pero seguimos hablando de lo mismo, que retenciones sí, que retenciones no. Que pago de la leche por calidad, que pago de la leche por litro. Que el sector no tiene acceso al crédito, que las ventajas competitivas del clima, que el mundo nos da una oportunidad (y van…). Hasta oí a alguien hablar de la necesidad de tener fosas en los tambos. Yo me refregué los ojos, miré la fecha en mi reloj para tratar de confirmar que estaba en 2022 y no subido al DeLorean de Volver al Futuro.

El mundo avanza, y seguimos subidos al caballo de la calesita de la plaza buscando agarrar una sortija que nos permita dar otra vuelta más, para discutir lo mismo, para sentir que ganamos, aunque todo sepamos que el calesitero te la presta un rato, sólo para que lo vuelvas a intentar una y otra vez.

Te puede interesar

3 respuestas

  1. Muy bueno el comentario…!!!! y realmente un análisis simple y concreto…pero la anteojeras siguen funcionando, y es difícil dejar de lado los individualismos y pensar en salidas comunes….. coincido con ” el temido recambio generacional viene mucho mejor que lo que diagnosticábamos”…el futuro llego!!!

  2. A no aflojar tamberos argentinos que el futuro de la lechería es muy bueno. Solo hay que lograr que las políticas correctas sean las que nos gobiernen.

  3. Coincido plenamente con los conceptos descriptos en el Artículo, Artículo que me motiva para reforzarlo.

    Después de estar fuera de pista por enfermedad aproximadamente 7 años, participé sólo de una jornada en TodoLáctea y tuve exactamente la misma sensación. Dejé de ver varios capítulos de una telenovela berreta, me engancho en uno y veo que todo sigue igual o peor.

    A mi humilde entender, el Sector involucionó. –

    Por lo poco que pude ver, escuchar en charlas, más la lectura de distintos artículos relacionados, donde tanto productores, técnicos, funcionarios, etc., ven al Sector con mucho potencial, pareciera que quieren generar un clima de optimismo para
    ocultar lo que todos saben, nada cambiará, automintiéndose y dejando a la Cadena Láctea Argentina con un Potencial Tremendo a Futuro, pero con las condiciones de comercialización de la Pre Historia y/o Feudalismo.

    Sólo me faltó escuchar al ex – funcionario que en cada informativa/entrevista decía “Lo bueno está por venir”. –

    Lo más triste, es que participaron de Todo Láctea funcionarios de alto rango y Dirigentes que en su mayoría participaron y participan de la FUNPEL. –

    De ninguna de las partes escuché/leí “Estamos Trabajando en corregir los problemas Estructurales de la Lechería Argentina”, entre ellos:

    – Pago por Calidad (a pesar que el Ministerio de Agricultura tiene sentencia firme)
    – Cuanta Leche se debe hacer y para atender a qué mercados. (Administración de Oferta de Leche)
    – Precio de Referencia de lo que puede pagar la Industria independientemente de que lo pueda pagar. – Precio que resulte de una Polinómica de lo que realmente paga el Consumidor tanto en el Mercado Interno como Externo. – Me podrán decir tenemos precio de referencia que da el SIGLEA. A mi modo de ver si bien es un avance, es un Egaña pichanga. Lo que se informa es el precio promedio que pagaron las Industrias.
    – Conocer el precio que se pagará por la materia prima, diez (10) días antes de producirla. Seguimos conociendo el precio cuando termina el mes.
    – Cambiar el lugar de fijar el precio de la Materia Prima para evitar los despilfarros económicos en transporte.
    – Cambio en la Ley de Arrendamiento Rural, para darle competitividad a la actividad respecto de la Agriculturización.
    – Hablar de la Injusticia que se comete a Industrias con los Derechos de Exportación (retenciones) y Reintegros
    – Como podemos tomar renta del Mercado Internacional y distribuirlos dentro de los integrantes de la Cadena (Producción/Industria)

    Y menos, hablar de una Ley de Ordenamiento del Sector, que le dé Institucionalidad y Previsibilidad al Sector. –

    Sí escuché, que se quiere defender a los pequeños y medianos productores de leche, haciéndose jornadas específicas.

    A mi manera de pensar, a los Pequeños y Medianos Productores, se los defiende con Reglas Claras. Como estamos, día a día se acelera la concentración en pocas manos. En mi lenguaje, lo expreso de la siguiente manera: “Se pone la luz de giro para la izquierda y se dobla a la Derecha”

    En lo personal, desde las distintas participaciones que he tendido en mi vida, entré como un caballo a el entonces PEL 2020, creyendo que en un ambiente sin rispideces y/o conflicto de intereses se podía construir una Estrategia para que consensuada entre las partes, sea presentada a las Autoridades para que la plasmen en la Institucionalización de la Cadena. – Parece que me equivoqué de vehículo. –

    A esta altura del Partido, ya estoy pensando que dentro de la FUNPEL existen personas de ambos sectores, que participan exprofeso para que nada cambie, situación que la hago extensiva a las autoridades Nacionales y Provinciales. –

    Lo que expresé, está sintetizado en el comienzo de la Disertación dada en TodoLáctea por el Presidente del C.I.L. (todos conocen la trayectoria y que a vez participó con quien suscribe en el 1er. Consejo del PEL 2020), , planteando el interrogante: “¿Qué lechería queremos?, ¿Qué sea exportadora, que esté inserta por completo en el mercado internacional?”

    Concluyo con una de las frases expresadas por el Autor del Artículo “Somos casi siempre los mismos, hablando de lo mismo, realizando los mismos diagnósticos, proponiendo las mismas soluciones y echando las culpas al chivo expiatorio de siempre. Esa es nuestra lechería circular”.

    Roberto Socin
    02-06-22

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas