Argentina |7 marzo, 2018

Sindicales | La paritaria lechera seguirá esperando

Luego de una reunión sin avances, el martes abrió una nueva espera para definir la suba salarial de los trabajadores lecheros. El punto clave del debate no es el porcentaje, sino el destino del fondo solidario, supuestamente para la salud, que ya tiene caduca su vigencia.

Estas son difíciles, pero claramente no son “las horas más oscuras”. Si bien la intención de sacar conclusiones sobre el tema paritario en la lechería está empujando y apurando, parece que los acontecimientos del sector llegaron para demorar el hecho.

Tal como lo adelantábamos, era ayer pasado el mediodía que los representantes de los industriales y de los trabajadores lecheros se encontraban, al cobijo del Ministerio de Trabajo de la Nación, por primera vez en muchos años, para retomar el debate salarial.

Con el antecedente de una oferta del nueve por ciento de alza en todas las categorías y con el gran tema del aporte solidario pendiente, la reunión de ayer no tuvo avances. Quizá la industria llegó un poco más cómoda al encuentro, pero claramente los hombres de Atilra no encontraron semejante situación. El gremio se siente observado y sabe que podría perder el ingreso de los 1.500 pesos en las grandes empresas y 750 en las pequeñas y medianas, por empleado y por mes que de manera directa caen en las arcas del sindicato para supuesta inversión en salud. Más allá del cuestionamiento en cuanto a la oferta de suba salarial, es este el punto clave. Perder esta pulseada podría significar un achicamiento de la caja en momentos en los que la tensión se apodera de cada rincón de la representación.

El encuentro no tuvo avances, nadie se fue conforme, las partes siguen tan enfrentadas como siempre y será el lunes que viene cuando deban decidirse a avanzar.

Justo cuando concluía la reunión se conocía una noticia que roza los intereses de Atilra, el juez federal Luis Rodríguez, que ordenó los allanamientos en Sunchales y Buenos Aires la semana anterior, por la averiguación de delitos de Héctor Ponce, lograba encarcelar a Juan Carlos Lascurain, el ex presidente de la Unión Industrial Argentina y actual conductor de Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina, una entidad de peso en todo el país. Parece que el despertar de la justicia puede andar por todos los sectores, sin embargo ante la inocencia no se puede torcer el destino.

No son momentos ligeros para los lecheros y puede que la industria quiera levantar la cabeza por primera vez en mucho tiempo, para poder acomodarse en lo que ha sido una relación dominante. No sería extraño que el acuerdo final roce los 15 puntos porcentuales y que se le ponga una fecha de caducidad al aporte único que recibe Atilra desde 2009, el cual ya debería haberse dejado de abonar desde diciembre. En esta puja, los trabajadores, quienes cada día trabajan y esperan ser respetados en todo sentido, lo cual va más allá de los logros salariales de los últimos años, que bien merecido lo tienen.

No fue casual citar el título de la película que recorre el tiempo más relevante en la vida del que fuera primer ministro inglés durante la Segunda Guerra Mundial, porque de él tomaremos una de las tantas citas fundamentales. Según Winston Churchill, “el precio de la grandeza es la responsabilidad”, para ambas partes, industria y gremio cabe esta premisa, cada uno deberá medir su fuerza pero sin perder de vista a la lechería en general que desde el tambero al consumidor dependen en parte de esta negociación para lograr una cadena más justa, precios más adecuados y una recuperación interna, así como la aspiración internacional.

Autor: Elida Thiery
Fuente: EDairyNews

Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

8 Comentarios

  • El fondo solidario se lo come Ponce ya que al empleado le cobran TODO, le piden mil papeles para hacer un simple analisis y nadie sabe donde va ese dinero. Esa plata se la tienen que dar a los empleados y que ellos decidan si quieren seguir con la obra social sindical u otra.

  • Es verdad, antes eran $3500 por empleado ahora bajaron y la plata a donde va. Ahora dicen que es por las paritaria que investigan a Ponce, por algo estará nervioso, que no acompaña a las manifestaciones…..o no pelea como antes por nosotros.
    Como dicen mas arriba hay que pagar por todo, y te dan mas vueltas que una calesita. Aca en la sucursal de Santa Fe, tenes que ser amigo de los Sindicalistas para que te autoricen algo….Los ves sacandose fotos con Ponce, y no tienen ni idea porque.
    Les gusta figurar, y quedarse con la plata de los afiliados, tienen sus propios negocios….
    Porque no vienen y revisan los papeles de la seccional….
    La comision nueva gano por un voto, con los votos de los Jubilados, ofrecian buscarlos para que los voten…INVESTIGUEN y veran…
    Hasta algunos dirigentes se enfermaron, por lo que pasaba…..
    MUY RARO TODO:…..

  • Si fueran un poco vivos muchachos de la patronal deberían hacer algun acuerdo con una prepaga y que el aporte solidario se los pague magoya. Les puedo asegurar que todos los trabajadores estarían agradecidos de abandonar Ospil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas