La producción de leche en el país y en la región cumple un rol fundamental en la alimentación de todos los habitantes, sobre todo en el momento del crecimiento infantil.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Debido a esto la FAO (en inglés, Food and Agriculture Organization, el ente especializado de la Organización de las Naciones Unidas) dispuso que el 1 de junio se celebre el Día Mundial de la Leche. La fecha fue proclamada por el organismo con el objetivo de tratar cuestiones relacionadas con el sector lechero en todo el mundo y para incentivar el consumo de leche alrededor del globo.

La leche es un alimento muy nutritivo, que proporciona a quien la consume energía, proteínas y micronutrientes, y que contribuye a reducir el hambre y la desnutrición en el mundo.

Se dice que es de los alimentos más completos que existen. No en vano es el primer alimento que toman los seres humanos al nacer.

Los consumidores y aquellos que todavía no la consumen deben saber que un vaso de leche aporta aproximadamente un 30% de la dosis diaria de calcio recomendada, elemento imprescindible para la formación y para el desarrollo de los huesos. Además, contiene otros nutrientes necesarios para la vida como fósforo, magnesio, zinc, yodo, selenio y vitaminas A, D y del complejo B. Y también ácidos grasos, hidratos de carbono, proteínas y agua.

Es el principal ingrediente de otros productos que aportan grandes beneficios, como derivados lácteos: yogures y quesos, entre otros.

Consumir estos productos y la leche fluida permita conciliar el sueño.

Siempre se ha dicho que un vaso de leche caliente antes de acostarse iba bien para relajarse.

Es importante para la hidratación, ya que contiene gran cantidad de agua.

Previene enfermedades crónicas no trasmisibles como la diabetes, la hipertensión o trastornos cardiovasculares.

Ayuda a mantener los huesos fuertes y sanos, gracias al calcio y a otros elementos.

Previene las afecciones dentarias y bucales.

Neutraliza la acidez estomacal, debido a que es un alimento alcalino.

Promueve el crecimiento de la flora bacteriana intestinal.

Se recomienda la ingesta de al menos tres porciones de lácteos o derivados al día; y es muy importante crear este hábito en los niños.

Con versiones descremadas y bajas en lactosa, los lácteos han sabido adaptarse a los cambios en los gustos de los consumidores actuales, acoplándose a las necesidades de los diferentes tipos de dieta. Y sin lugar a dudas su desembarco en mercados como el de China en los últimos años promovió una revolución alimentaria que no se frena con ninguna promoción negativa.

La leche también es una importante fuente de energía. Una porción de 200 mililitros aporta unas 130 kcal, 6,2 gramos de proteínas y 7,6 gramos de grasas -en las versiones enteras-.

Es importante comentar que la Argentina tiene una gran tradición lechera, de una gran actividad tambera y también industrial reconocida a nivel global. Pero también de gran importancia en un balance de consumo: 184,5 litros por habitante por año; un 1,2% más que durante 2019 y un porcentaje similar por encima del año pasado.

Según datos del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina, el año pasado la producción argentina creció un 7,4% interanual, hasta los 12.061 millones de litros, con una oferta adicional de 770 millones de litros, con una reducción de 38 millones de litros equivalentes de productos importados.

El mayor consumo se dio en especial en los productos básicos como leches no refrigeradas, leches en polvo, quesos de pasta blanda, manteca, dulce de leche y yogures bebibles. La leche, a la vez, juega un papel preponderante en las ayudas sociales que da el Estado.

Lo negativo es que el aumento de los productos mencionados se dio en detrimento de productos de mayor valor agregado, como yogures en pote, postres, leches saborizadas y quesos de pasta dura, semidura y untables. Esto se debe a que el deterioro de los segmentos medios de la pirámide de ingreso retrajo el consumo de productos considerados de mayor valor unitario.

Las exportaciones crecieron un 31,7%, absorbiendo algo más del 80% de la oferta total de 835 millones de litros.

La lechería es una producción tan importante que debe ser tenida en cuenta en todas las decisiones de políticas agropecuarias que se toman y no debe ser desamparada.

Ganaderos de la región de Los Altos exigen que la industria pague más por litro de leche.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas

Cerrar
*
*
Cerrar
Registre una cuenta
*
*
*
*
*
*
Fuerza de contraseña