Si existiera un “Silicon Valley” argentino, emulando la zona en Estados Unidos donde se instalan las empresas tech más importantes, el tambo La Rosalía tendría un lugar asegurado allí.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Foto: Juan Manuel Hernández

Nos permitimos exagerar un poco simplemente porque la tecnología que ostenta este establecimiento lechero se destaca del resto a nivel nacional.

La empresa La Rosalía está ubicada en el la localidad de Espinillo, en la provincia de Entre Ríos. Cuenta con 455 hectáreas propias, donde se realiza agricultura y producción lechera gracias a sus casi 600 animales, que producen en promedio 28 litros por día. Hasta ahí nada fuera de lo común.

¿Pero qué los distingue? En primer lugar, cuentan con la única habilitación en Argentina para enviar leche a la Unión Europea (UE) de forma directa e indirecta desde 2013. En segundo lugar, se transformaron en el primer tambo en obtener la certificación oficial de Bienestar Animal otorgado por la Organización Internacional Agropecuaria (OIA). Y como si eso fuera poco, recientemente sumaron la tecnología Blockchain para dar trazabilidad a toda su materia prima.

“No tenemos el capital para invertir en duplicar la escala ni la capacidad del campo. Esta innovación es una solución al crecimiento. Crecemos en certificaciones, porque nosotros queremos seguir acá dentro de 50 años. Todo lo que hacemos, lo hacemos pensando en eso”, dijo a Bichos de Campo Laurentino López Candioti, gerente general de esta empresa.

Pero más que empresa, el entrerriano prefiere hablar de comunidad, ya que en el establecimiento de La Rosalía viven 35 personas entre empleados y familiares. Y para mantener la rueda siempre girando, el directorio de este emprendimiento, que está en pie desde 1981, se propuso todos los años realizar un nuevo proyecto que alimente ese interés por innovar.

Esas ideas van desde la producción de queso reggianito con más de un año de estacionamiento y la creación de un destilador de alcohol artesanal, hasta la instalación de un parque de paneles solares para autoabastecerse de energía. ¿Cuál es el próximo proyecto? Ser el primer tambo carbono neutro.

“Un pilar nuestro es la sustentabilidad. Además de ir hacia carbono neutro, tenemos un proyecto que es ser carbono negativo y en algún momento queremos poder vender bonos de carbono. Estamos trabajando en eso con la Bolsa de Entre Ríos”, confesó el productor.

Actualmente dicho proyecto está en la fase de medición de las emisiones e impacto de la producción. Un importante inicio fue la recuperación del 80% de la bosta generada por los animales, que es compostada y devuelta al campo en forma de fertilizante, y la incorporación de cultivos de cobertura. Incluso han plantado bambú tailandés y vetiver para filtrar y recuperar las aguas.

1
2
3
4

“Nos queremos adelantar a cosas que sabemos que se van a venir, que son necesarias. Si hay algo que tiene el tambo es que uno lo tiene que observar en una serie de años para ver si se hicieron las cosas correctas o no”, afirmó López Candioti.

Y mientras este nuevo horizonte se dibuja, La Rosalía continúa trabajando para mantener las actuales certificaciones que se renuevan año a año.

Como proveedores de materia prima certificada, la alianza con la empresa San Ignacio, a la que ya califican como “partner”, les ha permitido llegar con el 60% de su producción total de leche a países como: Brasil, Chile, Paraguay, Bolivia, Perú (con dulce de leche y queso azul); México, Estados Unidos, Canadá, España, Italia, Reino Unido, Alemania, Suiza, Israel, Kuwait, Bahrain, Filipinas, Japón y Nueva Zelanda (con dulce de leche) y Rusia (con queso azul).

Estos negocios los han obligado a mantener estrictas condiciones de salubridad y seguridad en el establecimiento, que incluyen la sanidad del rodeo, los protocolos sanitarios al día, los protocolos para el descarte de desechos, la calidad de los tanques y el tipo de enfriamiento, los pisos de hormigón y paredes pintadas con pintura epoxi, entre muchas otras cuestiones.

“Creemos que el campo, además de ser revitalizante de las pymes locales, es uno de los sectores con las mejores capacidades competitivas de Argentina y con la mayor capacidad de reactivar rápidamente todo”, sostuvo el empresario.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas