EE UU pone 17.500 millones, frente a los 88 de la Comisión Europea. España tan sólo ha comprometido verbalmente 10 millones de euros.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Varios jornaleros recogen a mano los espárragos verdes en Fontanar, Guadalajara, durante el Estado de Alarma decretado por el Gobierno de España como consecuencia del coronavirus/Foto: Joaquin Corchero / Europa Press /Joaquin Corchero / Europa Press

La Comisión Europea ha anunciado medidas para apoyar a las producciones europeas con crisis de mercado por valor de 88,5 millones de euros (unos 100 millones de dólares). Mientras tanto, el Gobierno de Estados Unidos ha sacado toda su artillería y ha desplegado ya una operación masiva dotada con una financiación de 19.000 millones de dólares (17.500 millones de euros). De esta cantidad, 14.700 millones se destinarán a conceder ayudas directas a los agricultores y ganaderos de este país con el fin de que puedan hacer frente a la situación provocada por el coronavirus; los 2.800 millones de euros restantes se utilizaran para realizar compras masivas por parte de la Administración de leche y otros productos lácteos, frutas y carne, que se distribuirán posteriormente entre los más necesitados, según informó el secretario de Agricultura estadounidense.
Ayudas al almacenamiento
Las medidas anunciadas por la Comisión Europea, que todavía no están aprobadas definitivamente, y dotadas con 88,5 millones de euros, consisten en ayudas al almacenamiento privado de productos lácteos y de algunos tipos de carnes. En el caso del sector lácteo se activará este mecanismo previsto en la normativa comunitaria para almacenar 100.000 toneladas de quesos, 90.000 de leche en polvo y 140.000 de mantequilla durante un periodo comprendido entre los 2 y los 7 meses. En cuanto a las carnes se podrán retirar del mercado hasta 25.000 toneladas de vacuno y 36.000 de ovino y caprino, que son, por el momento, los sectores más afectados. El segundo tipo de medidas consiste en introducir más flexibilidad en la aplicación de los programas nacionales de apoyo al vino, las frutas y hortalizas y la apicultura; se trata de redistribuir fondos entre unas medidas y otras dentro de los mismos programas. Así, por ejemplo, en el caso del vino se podrá poner en marcha una destilación de crisis, pero sin que haya un incremento de los fondos. El último bloque de medidas consiste en derogar de forma excepcional las reglas europeas de la competencia, de forma que los operadores puedan llegar a acuerdos colectivos de auto regulación de la oferta en los sectores de leche, flores y patatas.
Mientras tanto, en España, el Gobierno todavía no ha aprobado medidas con ayudas directas. Tan solo se anunció hace tres semanas y media un Decreto para apoyar a los ganaderos de ovino y caprino con un montante de 10 millones de euros. Sin embargo, todavía no se ha aprobado esta norma, a pesar del tiempo que ha transcurrido.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas