Pese a que Rusia y Ucrania no tienen un peso significativo en el PIB global, sí son proveedores clave en sectores industriales
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El conflicto entre Ucrania y Rusia podría marcar el comienzo de un hecho que puede desestabilizar el orden internacional y las diferentes industrias del país. Empresas como Nutresa, por ejemplo, ya advirtieron que habrá presión sobre las materias primas debido a la crisis y, en una conferencia con analistas, Carlos Ignacio Gallego, CEO de la compañía, recalcó que la presión está sobre los fertilizantes.

Lo anterior debido a que Ucrania y Rusia son grandes productores de insumos agroindustriales, lo que se reflejaría en un impacto sobre la actividad en la producción de alimentos en el campo nacional y global. En ese sentido, el directivo agregó que “es probable que se haga una moderación en volúmenes, esto por la disrupción que se está dando en el mundo en las cadenas de abastecimiento”.

Dentro de los abonos y fertilizantes, la mayor preocupación se encuentra en la urea, una de las principales fuentes de nitrógeno, cuyo precio internacional se correlaciona con el precio del gas natural, donde Rusia es importante productor.

Ante esto, Octavio González Murillo, director de investigación de Abonamos, explicó que “para la producción de fertilizantes, en especial los nitrogenados, se requiere un alto gasto energético representado en el consumo de gas y petróleo, por lo que al encarecerse se verá reflejado en un mayor precio de los fertilizantes en los mercados a nivel mundial”.

Por otra parte, el sector lechero también experimentaría cambios en su producción.
La Asociación Colombiana de Procesadores de la Leche (Asoleche), explicó que la urea, uno de los principales fertilizantes, se produce en gran medida con el gas natural y al ser el país ruso uno de los principales productores, podría encarecer su producción, dando como resultado un incremento en el precio de diferentes insumos necesarios para la producción de leche.

En el caso del petróleo, para Colombia parece ser un escenario positivo. Julio César Vera, presidente de XUA Energy, dijo que en una coyuntura favorable por los altos precios del petróleo, los cuales siguen estando por el nivel de US$100 por barril, significa mayores ingresos y utilidades a los operadores como tal en ventas al mercado.

“Las empresas que desarrollaron políticas contra cíclicas el año pasado y desarrollaron una mayor actividad, le pueden sacar un mayor provecho, porque pueden realizar mejor su producción para beneficio de sus operaciones ”, puntualizó Vera.

En cuanto al sector automotor, el alcance de esta afectación en la cadena de suministro aún no es muy clara. Gremios como Andemos indican que aún es temprano para saber el impacto real en la industria automotriz, pero no se descarta una posible afectación.

Sin embargo, según un informe del Grupo Bancolombia a raíz del conflicto, y la importancia que tiene Rusia en la producción de algunos elementos esenciales, se podrían generar presiones adicionales en los costos de fabricación que, de materializarse, serían transferidas en buena parte al precio que paga el consumidor final.

LOS CONTRASTES

Carlos Ignacio Gallego CEO de Nutresa

“Es probable que se haga una moderación en volúmenes debido a la disrupción que se está dando en el mundo en las diferentes cadenas de abastecimiento”.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas