En los últimos 20 años la leche de cabra ha sido considerada un alimento indispensable en la dieta de millones de personas por sus componentes nutritivos, lo que actualmente impulsa a diferentes mercados a nivel mundial a aumentar la producción y la comercialización de este lácteo de origen caprino.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En América Latina, en particular, los estudios registran que esta actividad se ha valorado por ser considerada una alternativa de negocios. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) por su parte, indica que la producción mundial de leche entera supera los 843 millones de toneladas, entre lo que se específica que el 81% del suministro se produce de la leche de vaca, seguido, de la de búfala (15%) y en el tercer lugar la leche de cabra (2%).

Según el Censo Nacional, en Colombia existe un inventario de cabra en las zonas de los Santanderes, Antioquia, Córdoba y Bogotá; sin embargo, es en La Guajira donde se encuentra la mayor relación de animales caprinos distribuidos entre las comunidades wayuu y las granjas dedicadas a la compra y venta de ganado ovino cabruno en pie para el mercado nacional e internacional.

Con respecto a estas dinámicas y al considerar las ventajas de la región, desde La Universidad de La Guajira sede Maicao y el grupo de Investigación Innovemos Gerencia y Tecnología se lleva a cabo el proyecto: Análisis de las características organolépticas de la leche de cabra en comunidades indígenas wayuu, el cual tiene un sustento teórico en la producción, composición y características físicas de la leche y del queso de cabras, cuyos principios parten de que estas se pueden apreciar de manera simple o a través de los sentidos.

Las muestras fueron seleccionadas en el municipio de Maicao, específicamente en la comunidad indígena Guisa, ubicada en la antigua vía a Uribia. Dentro de los hallazgos, se registra que los wayuu realizan culturalmente la explotación caprina de forma extensiva, y no cuentan con tecnologías, técnicas o herramientas para desarrollar eficientemente dicha producción.

“La evaluación realizada a la leche, su relación con hábitos saludables, el tipo de explotación de esta bebida entre otros factores, permitió documentar que existe una relación significativa entre las características sensoriales de la leche como: olor, sabor, color, textura y apariencia con las pruebas que hace la población wayuu al momento de ordeñar las cabras”, afirmó el investigador y docente Hernán Joaquín Carrillo Hernández.

Asimismo, los demás académicos involucrados en el estudio explican que las realidades evidenciadas tanto de los ejercicios de manejo y ordeño de las cabras, como de los sistemas de producción de las crías en los grupos indígenas, dejan ver como la extracción de la bebida caprina influyen en la eficacia y calidad de la leche y sus derivados.

Conviene mencionar que esta iniciativa se encuentra en etapa de ejecución, está financiada por la Universidad de la Guajira mediante una convocatoria institucional de proyectos de investigación y liderada por los docentes Hernan Joaquín Carrillo Hernandez, Hobber José Berrío Caballero y Sigilfredo Antonio Flórez Villa. Se espera entre los impactos, lograr dar respuestas a necesidades identificadas acerca de la calidad de vida de las poblaciones indígenas de la región.

Carolina Restrepo Mendoza

Periodista Uniguajira- Sede Maicao

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas