Milagros Vélez quiere disfrutar de su café casero con leche en la mañana o en la tarde, pero ase­gura que tiene que organizar sus finanzas cada quince días para ver cómo, dónde y a cuánto comprará la leche en polvo pues asegura que por lo escasa que está su va­lor sobrepasó el sueldo mínimo.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

“Yo compré un kilo de leche en polvo en un abasto chino después del 15 de enero en 10 mil bolívares; fui hace menos de una semana y ya estaba en 25 mil bolívares, salí despavorida”, comentó.

Así de asustados y sin ganas de seguir viendo precios terminan guaros cuando van a un supermercado, abasto, minimarket, farmacia o tarantín en la calle para preguntar por la leche en polvo, un producto que hasta hace al menos cinco años era barato y se ve­ía en todas partes.

El precio del kilo de le­che varía de acuerdo a la presentación y al sitio en que lo venden; pues el kilo a granel en El Manteco puede costar máximo 8 mil bolívares, pero solamente en efectivo; mientras que La Campiña en un minimarket puede costar hasta 30 mil bolívares, sobrepasando por 10 mil 200 bolos al sueldo mínimo integral.

La opción de leche descremada en polvo tampoco es barata, pues la marca Svelty, distribuida principalmente en una red de farmacias es vendida a 21 mil 870 bolívares.

De acuerdo a un vendedor de una minimarket, son máximo tres empresas las que aún se mantienen produciendo y distribuyendo el preciado producto lácteo porque el resto de empresas cerraron.

“Es triste porque aquí llegaban hasta diez marcas distintas. Ahora de broma viene Mi Querencia y La Campiña y sus precios son cada vez más altos”, expresó el vendedor desde el anonimato.

“Ya uno no puede comprar más nunca la leche en polvo porque de verdad está muy cara, hay otros productos más importantes por comprar”, dice el señor Luis Rodríguez, padre de familia.

Rodríguez asegura que como en su casa no hay niños chiquitos, no se preocuparon más por la leche en polvo; asegurando que no han visto ni las que vienen dentro de las cajas o bolsas CLAP.

El no tener leche en polvo no sólo hizo que la tradición del café con leche desapareciera, sino también la de preparar el popular fororo.

Así lo dijo el señor Juan Juárez, quien admitió que desde que dejó de comprar leche en polvo, su hijo más nunca quiso hacer fororo.

“Yo me lo hago solamente con agua y con azúcar; pero a él le gusta es con leche y nosotros no tenemos dinero para gastar en eso”, lamentó el señor con mucho pesar.

Si bien la leche en polvo puede sustituirse con la leche líquida, consultados aseguran que no tiene las mismas propiedades y durabilidad que puede tener la leche en polvo.

Te puede interesar

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas

Cerrar
*
*