La industria láctea zamorana Leche Gaza ha completado una inversión total superior a los veinte millones de euros para culminar las obras de su nueva fábrica, situada en el término municipal de Coreses, a apenas unos kilómetros de Zamora capital.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Después de más de un año de trabajo, y gracias también al esfuerzo de los 80 socios que forman parte de la marca, las instalaciones funcionan ya a pleno rendimiento.

De este modo, Leche Gaza afronta una nueva etapa en la que refuerza su apuesta por crecer desde Zamora y Castilla y León, pero con la vista puesta en ampliar fronteras para tratar de impulsar un negocio que funciona desde hace más de medio siglo. Desde entonces, la central lechera lleva por bandera la calidad de sus productos y un trabajo de cercanía cuyos resultados se perciben y se valoran por parte de los clientes.

No en vano, a pesar de las dificultades propias del contexto mundial y del proceso de cambio al que se ha sometido la empresa para impulsar su crecimiento, Leche Gaza cerró el ejercicio 2020 con un nuevo incremento de la facturación que le permitió superar los 37 millones de euros. La expectativa es trabajar para continuar en esta línea de avance sostenido, sin perder los valores y la forma de trabajar que han conducido a la marca a todos sus éxitos.

Esa hoja de ruta es la que ha llevado también a la empresa a ampliar sus fronteras a lo largo de los últimos años y a lograr una expansión internacional cuyo refuerzo marcará los pasos en el futuro. La llegada de Leche Gaza a Sudamérica ha supuesto un espaldarazo, sin olvidar la implantación de la marca en otras zonas de Europa, en el mercado asiático y también en África.

En el ámbito más cercano, el objetivo de la central lechera zamorana es consolidarse como la primera marca de Castilla y León, desde la perspectiva de ofrecer a todos los ciudadanos de la comunidad autónoma los mejores productos extraídos del trabajo realizado sobre el terreno, de la mano de ganaderos de la zona y de un modelo que ha ido evolucionando sin perder la esencia de la proximidad.

En ese sentido, Leche Gaza también pretende continuar con su apoyo al medio rural y generar riqueza en el entorno donde se ubica, un plan que entronca con el hecho de que la base del éxito de la central lechera zamorana radica en el esfuerzo y el conocimiento de sus ganaderos. Ellos viven, invierten y se dejan la piel en los pueblos de la provincia de Zamora para llevar los mejores productos a la mesa de todos los clientes repartidos por la comunidad autónoma y por el resto del mundo.

Por otro lado, Leche Gaza mantiene intacto su compromiso férreo con el medio ambiente. De ahí la salida al mercado de los nuevos envases, más sostenibles, y que ya son una realidad para los clientes desde hace varios meses.

De este modo, Leche Gaza puede hacer un balance positivo del último año, y así lo han compartido los socios de la empresa durante la asamblea general celebrada en el Hotel Convento I de Coreses. Allí, el director gerente de la entidad, Ignacio Quintanilla, repasó los números del último ejercicio y comentó los planes de futuro antes de disfrutar de una comida en la que se han mantenido todas las medidas de seguridad sanitaria pertinentes. También ha sido así durante la visita posterior de los socios a las nuevas instalaciones, donde los ganaderos de Leche Gaza han podido ver “in situ” la fábrica ya a pleno rendimiento.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas