En plena tensión entre los ganaderos lácteos, la industria y la distribución por los precios de la leche en origen, Leche Río es el mayor grupo lácteo gallego y la empresa de referencia de la familia Lence, con intereses también en el sector de los carburantes o la hostelería.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La compañía, que comercializa las marcas Río o Leyma, cerró su último ejercicio con 1,5 millones en pérdidas, rebajando sustancialmente los números rojos de 13 millones registrados el año anterior. Sin embargo, el resultado de explotación ha pasado a cifras negativas de 1,9 millones, frente a los beneficios de casi un millón de euros del curso anterior, lo que le ha obligado a recurrir a los créditos ICO.

Es decir, el negocio de la transformación y venta de productos lácteos entró en pérdidas en este ejercicio, lo que la compañía achaca al descenso de facturación provocado por el Covid-19, según recoge Rubén Rodríguez en economiadigital.es.

Un año antes, las abultadas pérdidas del fabricante estuvieron provocadas por el deterioro de instrumentos financieros, aunque la actividad había arrojado un resultado positivo. En concreto, fue el deterioro de la participación en DIA, con un impacto de 17 millones, lo que empujó al grupo hacia las pérdidas.

En el pasado ejercicio, sin embargo, una caída del 2,05% de la facturación de Leche Río sacó de rentabilidad a la láctea, que acabó con una cifra de negocio de 139,3 millones. “La causa principal de tal situación ha sido la pandemia que ha afectado a los mercados nacionales e internacionales y que ha provocado un descenso acusado de la actividad”, explica Río en su informe de gestión. A pesar de ello, la empresa mantuvo los gastos de personal en los 4,7 millones, un ligero aumento; y el gasto en aprovisionamientos, que se elevó hasta los 115,8 millones (casi tres millones más).

Sostener estas magnitudes no es lo más favorable a la rentabilidad en un contexto de contracción de las ventas, pero es muy importante tanto para la plantilla como para las granjas que trabajan con la firma de la familia Lence, unas 435 explotaciones.

Leche Río destaca “la fortaleza económico-patrimonial” que muestra su balance, con un patrimonio neto de 46,3 millones, un fondo de maniobra positivo de casi 20 millones y 11 millones en caja a cierre de ejercicio, pese a tener que recurrir a los créditos ICO.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas