Mientras la industria local se achica, Luz Azul planea invertir $80 millones y su facturación proyectada, para este año, es de $1.200 millones.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Según los últimos reportes del sector, la industria láctea enfrenta un escenario complicado que impide el repunte de la mayoría de las empresas, con muchas pequeñas y medianas compañías que trabajan debajo de sus costos de producción. En este marco, un caso sobresale: el de la pyme argentina Luz Azul, que consolida su negocio en el mercado local y está invirtiendo en su expansión regional y capacitación.

En la actualidad, la firma bonaerense elabora más de 30 millones de litros de leche por año, cuenta con más de 500 colaboradores y 70 locales franquiciados en todo el país. En tanto, para 2021 y 2022 planea invertir $80 millones, mientras que proyecta una facturación anual de $1.200 millones.

“Mes a mes incrementamos las ventas en el orden del 3%, un porcentaje muy importante para nuestra industria. El mayor desafío que estamos enfrentando es conseguir mano de obra calificada para cubrir algunas posiciones. Por eso, este año, decidimos focalizarnos en la capacitación permanente de nuestros equipos”, reveló Gabriela Benac, directora de Lácteos Luz Azul.

Benac contó que la pyme realizó una gran inversión en la apertura de su Centro de Capacitación en la Ciudad de Buenos Aires y un nuevo Centro de distribución en Ezeiza, provincia de Buenos Aires. Este último comenzó a operar en junio, con el fin de llegar más eficientemente a cada una de las ciudades del país.

Además, en plena pandemia amplió su línea de productos: creó su propia línea de leche larga vida, lanzó leche chocolatada y queso cheddar. Y también incorporó la venta a través de Pedidos Ya y desarrolló su propia aplicación móvil. Además, lanzó un e-commerce dentro de su sitio web.

Crecer y ayudar a crecer

Benac explicó que el foco de Luz Azul hoy no está sólo en el crecimiento propio sino en las alianzas con diferentes empresas pymes. “Desde nuestro nacimiento, formamos parte de una red de pequeñas y medianas empresas nacionales. Queremos colaborar con ellas para que lleguen al consumidor final. Al mismo tiempo, vamos a concentrarnos en nuestras 70 franquicias para que se fortalezcan, crezcan y nuestra marca se afiance en cada barrio y en cada localidad del país. Con ese objetivo hemos abierto nuestro Centro de Capacitación Modelo”, señaló.

Ubicado en Cabildo 1612, Ciudad de Buenos Aires, este centro cuenta con un local para que los franquiciados puedan practicar y conocer los productos. Además, el edificio incluye salas de capacitación y hasta dormies para que puedan utilizar los asistentes que llegan desde diferentes provincias del país.

“Es un espacio para que todos se puedan capacitar para brindar un mejor servicio. Este año queremos dedicarnos a cuidar lo que ya hemos construido porque las empresas no solo crecen cuando incrementan sus ventas, sino también cuando se desarrollan. Ese es nuestro objetivo: invertir y dar apoyo a todas las franquicias”, reflexionó Benac.

La meta en los próximos años es lograr su expansión regional. En dos años Luz Azul piensa tener operaciones en Uruguay, Paraguay y Chile. Entre sus proyectos y próximo desafíos desembarcarían, en primer lugar, en Uruguay. Allí reactivarán una planta existente con la idea de desarrollar quesos “a la Argentina” y tomarlo como base para continuar su crecimiento en resto de Latinoamérica. “Queremos desarrollar, también, una cadena de franquicias en Uruguay”, adelantó la directora.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas