La modernidad acabó con los lecheros que tocaban la puerta de casa en casa ofreciendo el lácteo del tipo bronco, incluso era común escuchar aquella canción "llegó el lechero, a como el litro", muchos de ellos ofrecían el lácteo que transportaban en burro con los botes llenos de leche donde diario dejaban la leche, aunque estos vendedores después se modernizaron y usaban bicicleta y terminaron trasladando su producto en motocicleta.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En platica con uno de los pocos lecheros que todavía reparten en la ciudad, Roberto Carlos García de la comunidad de Palmas, dijo que ya nadie compra la leche bronca, pues familias prefieren la leche pasteurizada, porque así se ahorran el tener que hervirla y más ahora que está tan caro el gas LP.

Recuerda don Roberto que en los ochentas entregaba 120 litros diarios de leche, pero a partir de 1995 se redujo la compra, porque las amas de casa se modernizaron para adquirir la leche pasteurizada, que fácilmente se consigue en la tiendita de la esquina.

Pese a estos cambios dice que todavía clientes que les gusta consumir la leche da bronca, reparte 10 litros a gente que no aceptan la leche pasteurizada, el entrego es cada tercer día, aunque el litro cuesta 15 pesos, más barata que la pasteurizada cuyo valor es arriba de los 20 pesos, por lo que la leche bronca es más barata y sabrosa, porque al cocerla forma una deliciosa nata.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas