El Departamento de Agricultura ofrecerá incentivos a quienes trabajen por ese objetivo; la idea, ligada a la conferencia climática global que tuvo lugar en Glasgow, también generó críticas.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La agenda verde impulsada desde la conferencia de líderes mundiales en Glasgow, Escocia, tuvo repercusión casi inmediata en Estados Unidos: el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, dijo hoy que “ha llegado el momento” de que los agricultores estadounidenses reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero, entre los que se destaca el metano.

En esa línea, el Departamento de Agricultura (USDA) anunció esta semana una serie de programas basados ​​en incentivos para que los agricultores reduzcan las emisiones de ese potente gas de efecto invernadero. Entre los beneficios, que se suman a otros planes similares, aparecen préstamos y subvenciones para construir o mejorar digestores de estiércol, o hacer la transición a prácticas de gestión de estiércol con menos emisiones, como el compostaje.

Según consignó Reuters, los programas anunciados son parte de un plan más amplio de metano de la Casa Blanca, que fue dado a conocer este martes para coincidir con la conferencia climática global en Glasgow, Escocia. El plan pone el foco en nuevas y estrictas regulaciones propuestas por la Agencia de Protección Ambiental (EPA) para terminar con el metano de la industria del petróleo y el gas.

Ahora bien, ¿por qué la medida apunta a las granjas? La agricultura contribuye con el 9,6% de las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos, de acuerdo a datos de la EPA. Además, aproximadamente el 36% de las emisiones de metano son generadas principalmente por actividades relacionadas con el ganado.

En torno a la iniciativa, Vilsack señaló: “La agricultura responderá a esto porque históricamente han respondido a los incentivos financieros y de mercado”. A su vez, en una entrevista con Reuters, apuntó: “Aprecian que ha llegado el momento”.

Propuesta verde y críticas

No todos estuvieron de acuerdo con la idea del Departamento de Agricultura. Algunos grupos de defensa criticaron el enfoque del USDA y argumentaron que el dinero para los digestores, que capturan metano para producir electricidad o gas natural, es equivalente a un subsidio para los mayores contaminadores agrícolas.

El director de estrategias rurales y cambio climático del Instituto de Política Agrícola y Comercial, Ben Lilliston, afirmó que el plan crearía “incentivos perversos para producir más estiércol y más contaminación del agua y el aire para las comunidades rurales”.

Otros cuestionaron al USDA por proponer programas voluntarios en vez de implementar regulaciones reales como las reglas de la EPA, que rigen para la industria petrolera.

Por su parte, el gerente senior de programas de Friends of the Earth, Chloë Waterman, manifestó: “Si el presidente Biden se toma en serio la lucha contra el metano, debe tomarse en serio la regulación de la agricultura animal industrial”.

Una respuesta a los cuestionamientos

Vilsack recogió el guante y respondió a las críticas. En primera instancia precisó que la agencia está equilibrando la necesidad de reducir las emisiones de metano, mientras que también garantiza que los productores de carne y lácteos puedan satisfacer la demanda mundial de alimentos. En segundo lugar, explicó que la industria agrícola es menos receptiva a la regulación que otras industrias.

Sobre eso, detalló: “Se encuentra una gran renuencia a la regulación en la finca, pero una gran aceptación de los incentivos”.

Aparte de los beneficios, el USDA recopilará datos vinculados al metano de las granjas y llevará adelante investigaciones sobre estrategias de reducción de metano, como modificar la alimentación del ganado para reducir las emisiones de los animales. En paralelo, el departamento anunció una asociación de $ 4 mil millones con los Emiratos Árabes Unidos para estudiar la adaptación climática y una nueva colaboración con la Unión Europea.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas