Argentina |5 diciembre, 2018

Leche | Los bemoles de la famosa leche kiwi

El modelo neocelandés de producción de leche, basado en el pastoreo, es muy estacional y va a contramano de la tendencia mundial.

El modelo neozelandés de producción de leche se desarrolló sobre la base de sus ventajas comparativas que le otorga la región. Lluvias concentradas en invierno y suelos con una abundante capa de materia orgánica aseguran una oferta de forraje (pastos naturales y pasturas implantadas) suficiente durante la primavera y el verano.

Todas las pariciones, es decir el comienzo de lactancia, se planifica para la segunda mitad del invierno. El pastoreo durante todo el año y un mínimo grado de suplementación en otoño, logran niveles de producción de leche altos al promediar la primavera (30% de la producción anual se produce en octubre y noviembre), llegando a su pico a mediados de octubre. A partir de aquí comienza a decrecer hasta llegar a los meses de abril y mayo en niveles relativamente bajos. Entrado el invierno, la mayoría de los establecimientos deja de ordeñar hasta que se inicien nuevamente las pariciones.

El modelo basado en el pastoreo con bajo uso de grano tiene costos operativos relativamente bajos, pero influye en los rendimientos productivos. El promedio de leche que entrega una vaca neozelandesa es apenas la mitad que el de una de Estados Unidos o de Canadá, países que han adoptado el sistema estabulado. Por eso no es casual que el 90% de la producción de leche del mundo se produzca en sistemas intensivos o mixtos.

Este modelo necesita de una gran infraestructura logística para recoger la producción de primavera y que luego permanecerá con una gran capacidad ociosa durante el resto de los meses en el año. La estacionalidad no permite a la industria elaborar productos de alto valor agregado, algo fundamental para mantenerse competitiva en un mercado global muy estrecho. Por eso se explica la creciente diferencia del precio en la leche entre primavera e invierno.

A esto se suma una cuestión ambiental. Aún con bajas producciones de leche, la bosta y la orina de las vacas contienen grandes concentraciones de nitrógeno. Los efluentes recogidos en la sala de ordeñe se disponen en los lotes de pasturas. Este método, mediante dosis controladas con bastante precisión cumple la doble función de fertilizar con materia orgánica y nitrógeno las pasturas y disponer de los efluentes de forma segura. Sin embargo, las heces de los animales en pastoreo son imposibles de medir. En primavera y verano esto no representa un problema. Pero algunos especialistas aseguran que en otoño la pastura no es capaz de absorber este nitrógeno lixiviándose a las napas. Con fuerte presencia en los medios, han iniciado una campaña para que las vacas queden encerradas durante estos meses.

DairyNz, una organización que nuclea a los productores más conservadores, sostiene que la competitividad de la lechería neozelandesa radica en sus bajos costos. Aseguran que ellos no disponen de la producción de granos como los países que han adoptado el sistema estabulado. Argumentan que cambiar el sistema les haría perder el estatus que ha hecho famosa a la leche kiwi. De ser producida solo con pasto.

Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

3 Comentarios

  • Nueva Zelanda, a diferencia de US y de la Unión Europea, no aplica subsidios a la producción de leche. Por lo tanto, los productores deben producir a bajo costo para ser rentables.
    En los países con modelos productivos de alto costo, los productores son rentables, sólo porque se subsidia el precio de la leche, con impuestos que alguien paga.
    No comprendo la insistencia del autor, en reiterados artículos, de poner en duda la eficiencia biológica y económica (productiva e industrial), del modelo de bajo costo neocelandéz (eficiencia documentada científicamente ).
    y en Argentina, ¿tenemos subsidios al precio de la leche? ¿nos convendrá un modelo de alto o bajo costo?

  • Los productores lecheros de Nueva Zelanda aplican un modelo de bajo costo, de alta eficiencia biológica y económica, porque en NZ no hay subsidios al precio de la leche.
    En cambio, US y Union Europea, los productores pueden ser rentables solamente porque se otorga un subsidio al precio de la leche.
    No comprendo la insistencia del autor, en reiterados artículos, de poner en duda la eficiencia biológica y económica del modelo productivo e industrial de NZ, de alta eficiencia biológica e industrial (documentada científicamente). Por otra parte, el compromiso práctico de Nueva Zelanda en la mitigación del impacto ambiental es de los más altos en el mundo.

  • Javier, no gastes balas donde no vale la pena, parafraseando, vos estás para discovery o history y esto es “intratables” o “indiscreciones”, sólo un lugar de puterios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas