La transnacional francesa anunció hace un mes que “arreglaría sus activos de peor rendimiento” ante los rumores de una posible OPA de Lactalis
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Instalaciones de Danone en Salas. / Danone

El cierre de la factoría salense de Danone, anunciado el pasado viernes por la compañía francesa, no solo se llevará por delante cerca de 80 empleos directos y una treintena de indirectos, sino que añadirá un importante peso extra más en la ya pesada mochila del medio rural asturiano. Detrás de las 11000 toneladas que produce la planta están cerca de 40 ganaderos de la comarca que contemplan con mucha preocupación su futuro, pese a que la empresa se ha comprometido a continuar la recogida de la leche, al menos hasta el final de los contratos. En Hoy por Hoy Asturias hemos hablado con Diego Fernández, de la ganadería Manolón, en Paniceiros (Tineo). Lleva 12 años vendiendo la leche a Danone: “Este último año les hemos entregado 380.000 litros” afirma, mientras recuerda que hace solo un par de meses se felicitaba por haber firmado un nuevo contrato con la compañía que paliaba un poco el gran aumento de costes sufrido en los últimos tiempos. A pesar de tener contrato en vigor para seguir con el suministro y del anuncio de la empresa en el que esta se compromete a seguir recogiendo la leche, Diego desconfía: No me salen los números porque no creo que les salga a cuenta llevar la leche desde Asturias hasta Madrid, Barcelona o Valencia”.

De todos modos, en Casa Manolón, como en el resto de las granjas proveedoras de la firma francesa, el futuro se atisba bastante oscuro. Diego nos cuenta que ese último contrato firmado para el suministro de la leche termina en octubre: “después ya veremos porque resulta muy complicado ahora mismo encontrar en el mercado otra empresa láctea que asuma una producción como la nuestra”. De otra manera, dice, “habrá que cerrar y reinventarse”. Lo que sí es seguro, nos cuenta, es que muchos productores que, como él mismo, han venido realizando mejoras constantes en sus explotaciones para cumplir con las altas exigencias de calidad de la empresa y que tenían importantes y necesarias inversiones pendientes “van a tener que paralizarlas porque no se ve nada claro el futuro, esto nos ha pillado a traspiés y al final piensas que tanto trabajo no ha servido para nada”.

“Se veía venir”, responden algunos de estos ganaderos. Hacen referencia a los constantes rumores de cierre que vienen circulando sobre la factoría de Salas desde hace años. No en vano, su producción ha pasado, de más de 30000 toneladas hace varios ejercicios a las poco más de 11000 de la actualidad. Además, esta fábrica, la más pequeña de las cuatro de productos lácteos que Danone tiene en España, es la, probablemente, soporta los costes más altos, con malas comunicaciones, mal estado de las carreteras y explotaciones dispersas, lo que incide muy directamente en la rentabilidad de la planta salense.

Y aquí entraría en juego el propio futuro de la firma francesa. Desde hace un tiempo corren fundados rumores sobre la posibilidad de que Lactalis presente una OPA (oferta pública de adquisición) sobre una parte e incluso la totalidad de Danone. La dirección de esta última no lo ha confirmado pero sí que alguno sus altos ejecutivos, como su director financiero, Juergen Esser, ha llegado a afirmar que “trabajamos de manera muy activa en arreglar nuestros activos de peor rendimiento “. Sobre la posible venta, aún no hay noticias, pero parece que ya se ha comenzado a ‘sanear’ las partes de la empresa menos rentables. La primera de ellas en Salas. Otro golpe más para el campo en Asturias.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas