Los ganaderos andaluces han elevado este jueves el tono de sus protestas para reclamar precios justos para la leche y, en el transcurso de una concentración convocada a las puertas de la fábrica de Lactalis Puleva en Granada, han quemado neumáticos y lanzado purines para posteriormente derribar la verja de entrada e irrumpir en las instalaciones.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Protestas del sector de la leche en la fábrica Puleva de Granada. EP

Su presencia en el interior de la planta se ha prolongado durante unas dos horas en las que no se han registrado incidentes, por lo que no se han producido detenciones según han detallado a Europa Press fuentes del Cuerpo Nacional de la Policía, y la concentración se ha disuelto tras finalizar la reunión que han mantenido con los directivos de la empresa a fin de abordar esta problemática, aunque no se ha llegado a ningún acuerdo concreto, según han detallado fuentes de UPA Andalucía.

La protesta, convocada por las organizaciones agrarias representativas del sector lechero andaluz –Asaja, COAG, UPA, Cooperativas Agro-alimentarias y la Organización de Productores del Sur– ha arrancando a las 11,00 horas a las puertas de esta fábrica con la asistencia de cerca unas 800 personas además de tractores y otros vehículos, según los convocantes, y de medio millar según la Policía Nacional, que ha desplegado a los antidisturbios.

Frente a la fábrica los ganaderos han lanzado huevos y purines, y han quemado neumáticos. Posteriormente, una decena de ellos ha comenzado a empujar la verja de entrada hasta que un tractor la ha derribado y la gente se ha introducido en el interior sobre las 12,00 horas.

El secretario general de UPA Granada, Nicolás Chica, ha señalado a Europa Press que esta protesta visualiza la «indignación» del sector ante los precios «irrisorios» que recibe por un producto de primera necesidad como es la leche y que están provocando el cierre de numerosas explotaciones ganaderas por falta de rentabilidad.

Así, bajo el lema ‘Con la leche al cuello’, los ganaderos quieren poner de manifiesto la «asfixia total» que sufren porque reciben el mismo precio por la leche que hace un año en un escenario en el que se han encarecido especialmente los costes de producción con la subida de la luz y el gasoil.

Reclaman por tanto que se fije un precio mínimo por la leche de al menos 40 céntimos –los costes de producción están en unos 38 céntimos de media y el precio en origen a fecha de hoy en 33– pero «la industria no está dispuesta a pagar», ha lamentado Chica. Los ganaderos reclaman así al Gobierno que se cumpla la ley de la cadena alimentaria y advierten de que si las Administraciones no ponen solución a esta problemática las «movilizaciones van a seguir».

De hecho, en la reunión mantenida con los directivos de Lactalis Puleva, los productores han advertido de que si de aquí a final de año, fecha en la que se debe negociar el nuevo contrato, no se fija un precio que atienda a los costes de producción no entregarán leche a la compañía, según ha avanzado la secretaria de Ganadería de UPA Andalucía, Paqui Iglesias, quien advierte de que los productores están perdiendo 300 euros al día de media y de mantenerse esta situación la actividad acabará desapareciendo, con lo que al final «dependeremos de terceros países para abastecernos» también en el sector primario.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas