La mala noticia de la semana está relacionada con el precio de la canasta básica, que según el INDEC aumentó mucho más que la inflación promedio (IPC) de febrero. Si bien los lácteos también se incrementaron, lo hicieron menos que el rubro general, incluso con algunos productos compensando atrasos de precios.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Esta semana se conoció que el nivel general del Índice de precios al consumidor (IPC) representativo del total de hogares del país, registró en febrero una variación de 4,7% con relación al mes anterior, 8,8% en el primer bimestre y del 52,3% en el interanual (inflación anualizada).

En tanto lo que más aumentó en febrero fue el rubro “alimentos y bebidas no alcohólicas” con un 7,5% en sólo un mes, acumulando 12,8% en el primer bimestre. Dentro de esta categoría lo que más influyó fue la suba de verduras, tubérculos y legumbres (en algunas regiones subiendo más del 20%) donde se destacó la suba del tomate, la lechuga y la cebolla. También sobresalió el alza de frutas, productos lácteos, huevos, pan y carne, pero en el caso de los lácteos en menor proporción comparado con el índice general del rubro. Esto es, 6,2% en el mes y 8,6% en el acumulado.

Claro que este relevamiento detalla una canasta de productos lácteos que INDEC mide en el Gran Buenos Aires, y que suele tener variaciones según cada región del país. Sin embargo, al ser Santa Fe epicentro de la cuenca lechera, se supone que estamos en consonancia con los parámetros competitivos de las grandes ciudades.

Según informó el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina “para el rubro “Leche, productos lácteos y huevos” de GBA, el INDEC mide una variación del 6,5% respecto al mes anterior, y + 69,1% en la variación interanual (este índice anual varía por región entre 55,1% y 71,1%)”.

Además, “en función de diferentes índices, los precios de los productos lácteos tuvieron una variación interanual del 67%, cuando la inflación minorista fue de 55%, los alimentos y bebidas no alcohólicas aumentaron un 56% en el año y el dólar oficial BCRA tuvo una variación interanual cercana al 20%, lo que indica que los últimos ajustes de precios llevaron los valores del mix de productos lácteos de mercado interno, igual o por encima de las variables mencionadas, incluso también por encima de la leche cruda (precio al productor) que experimentó un aumento interanual del 56%”.

“Como dato muy importante cabe mencionar que estos aumentos interanuales del orden del 67% de los productos lácteos son en su versión minorista (al consumidor); el día 22/03 se publicarán los precios mayoristas (salida de fábrica) y seguramente el índice interanual se encuentren 15 puntos por debajo de los índices minoristas (valores similares al IPC General)”, aclara el OCLA.

LECHE Y QUESO CUARTIROLO

Un análisis representativo del observatorio, donde se relevan productos básicos como la leche común entera de litro, el queso cuartirolo y el yogur bebible de litro, que se actualiza por el índice de precios al consumidor, “en la leche se observa que el precio de febrero de 2022, es 1,3% superior al mes anterior (+6,1% en moneda corriente), pero se encuentra 2% por debajo de igual mes del año anterior”. Siguiendo en el análisis a moneda constante, el precio luego de un año de caída ininterrumpida ha logrado incrementos en feb-jul, frenando ese crecimiento en agosto y disminuyendo en septiembre-diciembre (recordamos, en moneda constante); sube levemente en enero, algo más en febrero y se ubica 13% por debajo de la media de la serie y es 25,2% más bajo que el máximo alcanzado a mediados del 2019”, indica el OCLA.

En el caso del cuartirolo, tiene una situación bastante similar, ya que estuvo en descenso prácticamente dos años, con recupero en los primeros ocho meses del 2021, y en febrero 2022 está -7,5% que el promedio y 17,9% por debajo del máximo de mediados del 2019.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas