Fernando Lugea integra actualmente la Directiva de la Sociedad de Productores de Leche de Florida (SPFL) y su familia tiene la particularidad de formar parte del gremialismo desde su comienzo. Realiza su producción lechera en la localidad de Mendoza y tiene en producción 100 vacas.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En entrevista con La Lechera, contó la historia del tambo, las características productivas y resaltó los servicios que brinda la gremial para el tambero.

¿Cómo surge su relación con la lechería?

Es una familia tambera históricamente, esto inició con mis bisabuelos, con María Pedroarena y José Lugea, quien fue el primer presidente de la ANPL. Ya desde finales del 1800, que iniciaron con una pequeña producción en Montevideo, después se instalaron aquí en Mendoza, donde seguimos hasta hoy.

Luego siguió mi abuelo, Miguel Lugea, quién después trabajó junto a mi padre Miguel, que está junto a nosotros hasta el momento trabajando, con mis hermanos Gabriela y Miguel Francisco. De toda la vida somos tamberos.

Si hablamos de la producción actual, ¿qué escala están manejando?

La idea nuestra es crecer todo lo que nos permita el predio que trabajamos actualmente, que son 150 hectáreas, donde un tercio es en propiedad de la familia y el resto es arrendado. El crecimiento se tiene que dar en vacas por hectárea para aumentar y mejorar los resultados.

¿La remisión como se viene comportando?

Tenemos unas 100 vacas en producción. Nuestra parición es continua todo el año, concentrando un poco más las vaquillonas al final del invierno para el aprovechamiento del pasto. De mayo a enero logramos producciones interesantes en base pastoril, siendo el otoño la estación que más desafíos nos plantea.

Tras varios años de crisis, ¿cómo están trabajando en inversiones para mejorar?

Es difícil, hay que hacerlo con mucho criterio y bien asesorado, y también en base a la intuición de uno, achicando el margen de error todo lo que sea posible. Hay que tratar de invertir y desarrollarse, sino si uno se queda en el tiempo y se termina achicando.

¿Qué puede destacar sobre los beneficios de ser socio de la SPLF?

Nosotros hemos sido socios de la SPLF desde que se formó. Por supuesto que es un respaldo muy grande y una ayuda para todos los productores porque con todos los servicios y financiación es un apoyo enorme, como tener una cantidad de técnicos y personas trabajando para uno y con la camiseta bien puesta.

Yo ahora que integro la Directiva, donde lo que hago es aprender porque son mis primeros años tras la invitación del presidente Fabián Hernández. Veo que es un apoyo enorme porque hay una cantidad de gente trabajando ahí adentro que realmente hacen que el productor se sienta defendido y respaldado, algo que puedo comprobar.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas