El Agrario dialogó con Emmanuel Zappa, técnico agropecuario y productor tambero, quien desde su experiencia nos contó cómo se vive la situación y el conflicto que involucra al sector tambero. Descontento con los precios máximos que impulsa el Gobierno, y situación crítica para los productores.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Hace tiempo que la situación de los tambos es compleja y los productores vienen expresando su malestar ya que ven afectada la rentabilidad y sostenibilidad del sector. El reclamo principal es el aumento del precio que reciben para evitar un retraso respecto a la inflación, porque de seguir con este ritmo muchos establecimientos podrían cerrar sus puertas.
Ahora, ¿Qué molesta tanto en el sector?
Tal como le contó a El Agrario, Emmanuel Zappa, técnico agropecuario y productor tambero, el primordial conflicto se da por la intervención del Gobierno en el mercado lácteo al establecer precios máximos y precios cuidados en algunos productos como la leche, la manteca, los quesos y otros. ¿Por qué? “Esto afecta tanto a la industria láctea como también al sector tambero (productor)”, manifestó Zappa explicando que, en este caso, “el precio de la leche en tranquera está retrasado un 25% y sin dudas, esta nueva medida de cuidar y congelar los precios de los lácteos hace que quedemos al borde del knock out”, remató.
Para ser más claro, el técnico remarcó que los productores tienen los insumos dolarizados, es decir, “pagamos a valor dólar, cuando vendemos la leche en pesos y a un precio muy desactualizado”, aclaró, y en tal sentido agregó que los insumos comprados en moneda extranjera “son esenciales para poder producir”, entre los que se encuentran los alimentos balanceados, que es la base de la dieta de los animales, los fertilizantes para poder implantar las pasturas y verdeos, los químicos para el lavado de las máquinas de ordeñe, herbicidas, repuestos de maquinarias, insumos veterinarios y otros.
¿Cuándo nació esta problemática para los tambos?
“El sector empezó a tambalear después del inicio de la pandemia” sentenció Emmanuel, argumentando que durante este tiempo se generó pérdidas en puestos de trabajos afectando en la demanda de los quesos y otros lácteos. Luego, “las subas incrementadas del dólar nos fue complicando aún más el panorama”, manifestó contando que se compraban insumos a un precio diferente semana tras semana, “cuando la leche en el mercado estuvo planchada durante meses”, remató.
Afirmando que el “escenario es bastante oscuro”, se mostró reflexivo y admitió que es “imposible poder proyectar a futuro”, y desde su experiencia manifestó que lo mejor sería que “el Gobierno desista sobre el tope de precios sobre los lácteos”. A la hora de proponer una solución, Zappa vio con buenos ojos el hecho de que Nación impulse a las industrias -chicas y grandes- a que exporten mayor cantidad de lácteos, ¿Qué aportaría esta alternativa? “Ayuda en épocas de fines de otoño y primavera donde la producción en los tambos empieza a incrementar por la mayor disponibilidad de pasto haciendo que las industrias colapsen y los precios se planchen”, recalcó.
Conclusiones
El productor de 32 años, oriundo de Nueve de Julio -provincia de Buenos Aires- le apuesta al tambo considerándolo un emprendimiento familiar, pero ante toda la situación vivida aceptó que si bien los precios máximos favorecen al consumidor, “afectan negativamente tanto a la industria como al tambo, que son los dos eslabones más importantes de la cadena”. Esta alternativa “nos lleva a la reducción masiva de personal y también al cierre de los establecimientos como está pasando en varias provincias”, recalcó. Finalizando, y describiendo a la situación como “incierta”, le pidió al Gobierno que se “dé cuenta de lo que está pasando y actúe rápido, antes de que la situación empeore”.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas